Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
Genial

La historia del principal rompecorazones de Hollywood, que solo amó verdaderamente a una mujer, incluso después de su muerte

Uno de los actores más populares en toda la historia de Hollywood tenía reputación de ser un donjuán y el hombre más deseado de Norteamérica. Ninguna mujer que mirara a sus ojos, aunque fuera por un segundo, podía resistir su encanto. Clark Gable tuvo muchas parejas, se casó 5 veces, pero solo amó de verdad a una mujer: Carole Lombard. Es más, su corazón siguió perteneciéndole a ella incluso después de su trágica muerte.

Genial.guru te contará los detalles de la vida del rey de Hollywood, llena de amor, aventuras, dramas y pasiones, en la que podrían inspirase a filmar una serie completa o escribir un libro de varios volúmenes.

Después de la muerte de su madrastra, el futuro actor trabajó como vendedor de corbatas, leñador, operador de línea telefónica. Y luego consiguió un trabajo como obrero en un teatro, mientras soñaba con algún día subir al escenario. Su sueño se hizo realidad a los 20 años, cuando tuvo el primer papel de su vida: de una cocinera afroamericana. Pero al director no le gustó la interpretación de Clark, y ya no volvieron a invitarlo al escenario.

Una vez, Gable estuvo en Portland, donde conoció a la profesora de actuación Josephine Dillon. Ella vio el talento del joven y se sintió tan fascinada por él que decidió convertirlo en una estrella como fuera. Pagó por su tratamiento dental, le eligió un corte de cabello, le enseñó a controlar mejor su cuerpo y su postura. Juntos se dedicaron a su dicción y a su voz, la cual Clark incluso logró bajar de tono.

Josephine Dillon

Con el tiempo, entre ellos nacieron sentimientos románticos, y en 1924, después de mudarse a Los Ángeles, se casaron. Esto a pesar del hecho de que Josephine era 17 años mayor que Clark. Ella se convirtió en su manager, lo convenció de que dejara de usar su primer nombre (William) y le consiguió papeles menores en películas mudas. También le dio el apodo de “el rey de Hollywood”. Años después, realmente lo sería

Clark y Josephine vivieron juntos durante 6 años. Durante ese tiempo, él actuó en varias películas y comenzó a ganar algo de popularidad: a sus fanáticas les gustaba la poderosa voz del actor y su apariencia. Clark se divorció de Josephine en 1931 y se casó con María Langham, una mujer de alta sociedad, hija de un magnate petrolero. Curiosamente, ella también era 17 años mayor que Clark.

Clark con María Langham

María quería que su marido fuera una estrella de nivel mundial y, por lo tanto, comenzó a invertir mucho dinero en su promoción. Solo en 1931, actuó 12 películas. Y en 1934, Clark trabajó en la película Lo que sucedió aquella noche, que le trajo al actor la gloria nacional. Y lo más importante: recibió por el papel de Peter Warne el primer y único Óscar de su carrera.

Gable se convirtió en la personificación del hombre valiente y fuerte que todos los hombres estadounidenses querían ser. Es por eso que el actor le gustaba tanto a las mujeres. Él lo usaba a su favor y solía tener muchas relaciones. Su esposa soportó durante mucho tiempo las aventuras de Clark, pero al final, en 1939, decidieron divorciarse. María logró quedarse con la mitad del patrimonio de su ex esposo.

Gable no se afligió en absoluto, porque ya amaba a otra mujer. Un mes después del divorcio, se casó con la popular actriz Carole Lombard. Fue ella, como el propio actor admitió más tarde, quien se convirtió para él en el único amor que no olvidó hasta el final de sus días.

Se conocieron en 1932 en el set de una película y, al principio, no se gustaron. En 1936, se volvieron a encontrar en una fiesta social, y entonces ya encontraron un lenguaje común. Unos meses más tarde, volvieron a pasar un tiempo juntos en un club popular, y luego en un restaurante caro, después de lo que comenzó su inagotable amor.

En ese momento, el actor todavía estaba casado con María, por lo que los enamorados se veían en secreto. Pero un mes después del divorcio, durante una pausa en el rodaje de Lo que el viento se llevó, Clark Gable y Carole Lombard se casaron. La boda se realizó de una manera muy modesta, y luego la joven pareja comenzó una vida tranquila y común en su rancho cerca de Hollywood.

No vivían como otras celebridades de Hollywood: no tenían ni una cancha de tenis, ni una piscina, ni un cine privado. Carole criaba caballos y Clark criaba pollos, y también tenían toda una manada de perros y gatos. Salían a cazar y les encantaba pasar la noche en una tienda de campaña en el bosque. La pareja era verdaderamente feliz; a Gable no le interesaban otras mujeres. Se decían “Pa” y “Ma”, y planeaban tener hijos. Pero sus intentos no tuvieron éxito: Carole sufrió dos abortos involuntarios, y después de numerosas visitas a los médicos, quedó claro que ella nunca podría tener hijos. La actriz dejó de actuar en comedias y, a partir de entonces, prefirió interpretar papeles dramáticos.

Así vivieron juntos durante 5 años. Entonces, comenzó la Segunda Guerra Mundial. Cuando, a fines de 1941, los Estados Unidos se unió a ella, el gobierno les pidió a las celebridades que participaran en un programa de recaudación de fondos para las necesidades militares. Carole comenzó a realizar campañas, persuadiendo a su esposo para que fuera con ella. Pero Clark estaba limitado por su contrato con el estudio de cine y no podía ir a ninguna parte.

Un día, la actriz, junto con su madre y el agente de prensa Clark Otto Winkler, que era un amigo cercano de la familia, fue a su estado natal Indiana para otro mitin. Después del evento, se decidió llegar a casa en tren, ya que su madre y Otto tenían mucho miedo de volar. Pero Carole quería volver con su esposo lo antes posible y los persuadió para que volaran en un avión (propuso lanzar una moneda y, finalmente, ella ganó).

En la mañana del 16 de enero de 1942, abordaron un avión con destino a California. Llegó sano y salvo a Las Vegas para repostar. Pero después de la salida del aeropuerto, el piloto no pudo alcanzar la altura suficiente y se estrelló contra una montaña. Murieron las 22 personas que iban a bordo.

Cuando Gable se enteró de la tragedia, fue a Las Vegas inmediatamente y exigió que lo llevaran con el cuerpo de su esposa, su suegra y de Winkler. Pero a Clark, enloquecido de dolor, no se le permitió ir a la escena del accidente. Uno de sus amigos subió a las montañas con los rescatistas. Le trajo al actor los aretes de rubí que Gable le había regalado a Carole hacia muy poco tiempo. Pocos días después, la esposa del actor fue enterrada junto a su madre. Entonces, Gable decidió que él mismo quería ser enterrado junto a Carole.

Después de la muerte de su amada, el actor no dejó de actuar en las películas, pero “ya no era el mismo Clark Gable”, como dijo más tarde la actriz Esther Williams, “Estaba devastado por la muerte de Carole”. Comenzó a vivir una vida solitaria, bebía hasta la inconsciencia, no recibía visitas de nadie, se acostaba durante días en la almohada que aún olía al perfume de su amada. Ni siquiera permitía que la sirvienta quitara el polvo de la habitación de Carole. En un momento, Clark, delgado y envejecido, pareció haber decidido jugar con la muerte, y el 12 de agosto de 1942 se ofreció como voluntario para ir al frente de batalla, convirtiéndose en un piloto de combate.

Gable fue entrenado y asignado al grupo de bombarderos N° 351. Todo el año 1943 lo pasó en Inglaterra, haciendo vuelos periódicos, algunos a Alemania. Una vez, el avión del actor fue atacado, un miembro de la tripulación resultó herido y otros dos fueron asesinados. Una bala atravesó la bota de Gable. No había un piloto más intrépido y desesperado que Clark; todos sus compañeros decían que parecía estar buscando a propósito la misma muerte que tuvo su Carole.

Al enterarse de esto, el estudio MGM, con el que Clark aún estaba vinculado por contrato, hizo todo lo posible para que el actor volviera a casa con vida. En junio de 1944, dejó el servicio y regresó a su rancho. Nuevamente comenzó a beber y a conducir una motocicleta a gran velocidad, diciéndole a sus amigos que “no estaba buscando la muerte, sino que simplemente no quiere vivir”.

Al mismo tiempo, Gable continuó actuando en películas e iniciando relaciones nuevas, y hasta se casó con Sylvia Ashley, una modelo y actriz conocida por sus matrimonios con aristócratas y estrellas de cine. Clark y Sylvia no lograron amarse realmente, y en 1952, después de 3 años de matrimonio, se divorciaron.

Clark con Sylvia Ashley (izquierda) y con Kay Williams (derecha).

Luego, tuvo romances con Grace Kelly, Joan Crawford, Marion Davies, Lana Turner, Nancy Davis (la futura esposa de Ronald Reagan) y muchas otras. Y en 1955, Gable se casó por quinta vez, su elegida fue una joven llamada Kay Williams. Ella era muy parecida a Carole y fue por eso que Clark le propuso matrimonio. Pero no pudo encontrar la felicidad y el amor únicos que había sentido por su difunta esposa.

Como le corresponde a un verdadero “rey de Hollywood”, Gable murió de un ataque al corazón que lo alcanzó en 1960 durante el rodaje de la película Los inadaptados. Esta película, por cierto, también fue la última para Marilyn Monroe. Kay Williams enterró a su esposo donde su corazón estaba desde hacía mucho tiempo: junto a su tercera esposa, el verdadero y único amor de su vida: Carole Lombard. Y 4 meses después de la muerte de su esposo, Kay Williams dio a luz a un niño llamado John Clark Gable, el único hijo oficial del actor.

No hace mucho, se supo que Gable tuvo una hija llamada en Judy, nacida en 1935, producto de una relación extramarital con la actriz Loretta Young. Sin embargo, el actor nunca reconoció oficialmente a la niña y solo la vio una vez. La joven, a su vez, tampoco anunciaba su paternidad. Aunque cuando la niña creció, se parecía mucho a Gable. Ella misma supo la verdad sobre quién era su padre solo después de la muerte del actor. Y para todos los demás, esta información se hizo pública recién a fines de 2011, después de la muerte de Judy.

Judy Young (Lewis) con su mamá, Loretta Young.

¿Sabías que el rey de Hollywood tuvo un destino tan brillante y trágico a la vez?

Compartir este artículo