Científicos analizaron más de 240 estudios sobre atracción y descubrieron que los opuestos no se atraen

La idea de que los opuestos se atraen parece estar en la cultura colectiva de las personas, pero los humanos no son imanes, y, en nuestro caso, esa afirmación no funciona. Eso fue lo que descubrieron los psicólogos estadounidenses Matthew Montoya y Robert S. Horton al analizar más de 200 estudios sobre atracción.

Genial.guru te mostrará cómo llegaron a esta conclusión los científicos y qué es lo que realmente deberías buscar en una pareja.

Más de 60 años de estudios sobre atracción

Decenas de expertos estudiaron por más de 60 años cuál es la ciencia detrás de la atracción de las parejas. Algunos creen que las más duraderas son aquellas en las que las personas son más similares; otros piensan que el éxito de una relación depende de la diferencia de personalidades, y hay algunos que argumentan que los opuestos se atraen más.

Así que, para darle fin a esta discusión de décadas, los psicólogos Matthew Montoya y Robert Horton condujeron un meta-análisis en el que examinaron los resultados de más de 240 estudios sobre atracción. Esto fue lo que encontraron.

Nos atraen más las personas semejantes a nosotros

Los científicos descubrieron que las personas se sienten más interesadas por aquellos que son similares a ellas. De hecho, mientras más se parezca alguien a nosotros, más lo percibiremos como atractivo. Guardar los mismos valores, presentar los mismos rasgos de personalidad o incluso compartir intereses y pasatiempos son los secretos para que una relación se mantenga por muchos años.

Los científicos le llaman “emparejamiento selectivo”

En el mundo de la ciencia, este fenómeno tiene un nombre. Se le llama “emparejamiento selectivo”, y se emplea para explicar la unión de personas del mismo nivel educativo y socioeconómico, así como el de las que son similares.

Sin embargo, el mito tiene algo de verdad

Este mito es parte de nuestra cultura colectiva. De hecho, se ha internalizado tanto que investigaciones afirman que, aunque casi el 86 % de las personas en busca de pareja afirman que quieren encontrar a alguien distinto, cuando enumeran los rasgos que preferirían, usualmente describen a una mejor versión de ellas mismas. Pero el mito tiene algo de verdad cuando se refiere a que uno complementa al otro, aunque no en la manera en que muchos creerían.

La realidad sobre la complementariedad

Cuando entre las parejas se produce una complementariedad, es usual que su punto de partida sea un rasgo similar. Un ejemplo sería que los dos sean muy graciosos, pero que uno posea más esta cualidad que el otro. Con el tiempo, los dos se harán humorísticos en una medida incluso más parecida. Las personas insisten en decir que los opuestos se atraen, pero, en realidad, lo que sucede es que las parejas que son algo parecidas se tornan un poco más complementarias con el correr del tiempo.

¿Has podido experimentar esto con alguna pareja actual o del pasado? ¿Crees que el amor puede triunfar sobre las diferencias? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Compartir este artículo