Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Las razones por las cuales tu memoria recuerda ciertas cosas y olvida otras

Recuerdas a la perfección la primera vez que probaste una golosina, o cómo fue la pelea que tuviste con tu mejor amiga hace años. Puedes detallar cada momento, cómo te sentías, qué vestías, y describir minuciosamente la situación. Sin embargo, ¿por qué no puedes recordar el nombre de tu primo segundo o qué almorzaste hace dos días? Muchos científicos se preguntaron lo mismo y, gracias a sus diversos estudios, pudieron darnos una mano para comprender mejor los mecanismos de la memoria.

Genial.guru quiere contarte por qué el cerebro recuerda ciertas cosas y olvida tantas otras.

Nuestra mente no puede recordarlo todo

Tendemos a creer que nuestro cerebro tiene una capacidad de almacenamiento infinita, gigas y gigas para usar sin límite. Pero, muy por el contrario, la mente no puede clasificar y recordar cada cosa mínima que nos sucede, ya que sería demasiado. Llegaría un punto en el que no podríamos acumular más información, en el que no podríamos diferenciar entre un recuerdo importante y uno indiferente.

La memoria selectiva se queda con lo importante

A fin de cuentas, nuestro cerebro termina quedándose con lo que nos resulta significativo, con lo que tiene una carga emocional muy fuerte, más grande de lo que solemos pensar. En la mayoría de los casos, son nuestros 5 sentidos los que juegan un papel clave a la hora de modificar el recuerdo. Un aroma, un sabor o una prenda pueden ser figuras que influyen en el recuerdo y por ello lo hacen más recordable para nosotros.

Hay circunstancias que influencian a la memoria

La memoria seleccionará aquellos recuerdos que:

  • Hayan sido captados con atención por los sentidos.

  • Tengan un valor funcional, que sirvan de algo.

  • Sean positivos y alegres.

  • Tengan un valor emocional o se vieron atravesados por fuertes emociones.

  • Hayan sido repetidos forzosamente.

Reprimir los malos recuerdos puede hacerlos desaparecer

Un nuevo estudio realizado por la Universidad de Lund, en Suecia, determinó que somos capaces de controlar lo que olvidamos. En especial, si se trata de eventos traumáticos o situaciones negativas. Se tomaron varias pruebas en las cuales los voluntarios debían tratar de olvidar ciertas cosas. El director logró demostrar que, si nos esforzamos por reprimir recuerdos, podemos, al cabo de un tiempo, olvidarnos completamente de ellos. Esto resulta altamente útil para personas con depresión o grandes traumas psicológicos.

El cerebro prioriza los recuerdos positivos

Investigadores de la Universidad de California también descubrieron algo muy interesante sobre el funcionamiento de la memoria. Esta tiende a preferir los recuerdos positivos, gratificantes, por sobre otros, y por ello, mientras dormimos, la mente los refuerza y los repite para que no los olvidemos. Los voluntarios en las pruebas demostraron recordar mejor las situaciones si eran premiados por sus respuestas.

¿Te consideras una persona con buena memoria? ¿Crees que has sido capaz de olvidar algo por su carga negativa? Cuéntanos en la sección de comentarios.