4 Clases de regalos para criar niños sensibles y agradecidos

Psicología
hace 4 años

Los padres siempre desean lo mejor para sus hijos, pero algunas veces se piensa que cumplir los deseos de los niños es la mejor manera para hacerlos felices, y eso incluye una larga lista de regalos. Sin embargo, lo cierto es que los pequeños no necesitan demasiado, y en realidad reciben más de lo que su atención requiere; lo cual muchas veces tiene como consecuencia el llamado “síndrome del niño hiperregalado”. Esto quiere decir que, en lugar de recibir un regalo con expectativa y emoción, reciben los objetos materiales como si se tratara nada más de un requisito: sin ningún afecto.

Genial.guru te comparte la “regla de los cuatro regalos”, que puedes poner en práctica en cualquier momento (especialmente en el cumpleaños, el Día del Niño o en las fiestas de fin de año), para promover un sentimiento de agradecimiento y genuino interés en los más pequeños del hogar.

La regla de los 4 regalos

Esta regla propone generar sentimientos positivos en los niños, como la generosidad, la austeridad, el esfuerzo y el agradecimiento, a través de cuatro regalos únicos. Cada uno de ellos tiene una carga simbólica y aporta algo para su desarrollo personal, mental y físico.

1. Un regalo que puedan usar

Ya se trate de ropa, zapatos u otros accesorios, es importante regalar algo que los niños puedan llevar puesto; de ese modo aprenden la importancia de tener algo que vestir. Recordar que la prenda que usan ha sido un regalo elegido especialmente para la ocasión es un estímulo positivo que genera sentimientos de empatía y disminuye la ansiedad de recibir.

2. Un libro

La lectura estimula e incentiva el interés de conocimiento y la curiosidad nata; además de ser un elogio para la actividad intelectual. Los niños pueden sentirse atraídos por los libros siempre y cuando haya un adulto que lo encamine y lo guíe.

3. Un obsequio que realmente deseen

Para satisfacer las necesidades emocionales de los niños, es importante cumplir con un solo regalo, el que más deseen, y con esto enseñarles la paciencia y la tolerancia como virtudes esenciales.

4. Algo que realmente necesiten

Usualmente, los niños no distinguen totalmente cuándo algo es importante y cuándo algo es urgente, por lo que regalarles un objeto que sea de utilidad les ayudará a generar un sentido de responsabilidad indirectamente. De hecho, también es posible regalarles algo que no sea puramente un objeto, como una tarde de cine, un paseo en el parque, o un momento compartido en familia. Esto motiva y promueve la empatía.

¿Cuál es el propósito?

Algunos niños reciben más regalos de los que realmente pueden utilizar; esto provoca que su interés y emoción disminuyan. Los expertos en psicología infantil consideran que el exceso de obsequios puede causar problemas de ansiedad y estrés innecesarios para esta etapa de la vida.

Los niños más considerados, afectivos o solidarios son los que crecen con conceptos claros de reciprocidad y tolerancia. Generar en ellos la conciencia de que menos es más es tan importante como darles protección y amor.

Otros tips para dar el regalo perfecto

  • Escucha a los niños. Algunas veces los niños muestran verdadero interés por cosas o actividades que a veces damos por hecho, pero ¿te has dado cuenta de cómo es que tu hija pasa horas dibujando y cómo muestra gusto por las actividades artísticas?. ¿O qué tal cuando tu hijo memoriza los nombres de todos los planetas sin equivocarse? Los niños hablan todo el tiempo, solo hay que escucharlos.
  • Piensa en la edad. Algunas veces morimos de ganas de regalar algún obsequio antes de tiempo. Evidentemente un niño no se sentirá impulsado ni interesado por aquellos juegos o juguetes que no sean adecuados a su funcionalidad o madurez intelectual.
  • No te guíes por el precio, sino por la intención. Ya entrados en estándares de consumo, algunas veces solemos pensar que el precio está relacionado con el cariño, como si dar un obsequio muy costoso dijera lo mucho que alguien nos importa. Esto es totalmente falso pero, además, no funciona con los niños, pues ellos no suelen medir el mundo por bienes materiales. Lo mejor es preservar su lado desinteresado y promover su creatividad a través de regalos propositivos y sencillos.
  • Nunca animales. No regales mascotas, por muy pequeñas o “sencillas” que sean de cuidar. Los niños deben aprender que los seres vivos merecen respeto y una vida digna.

Si pensamos en los niños como personas pequeñas que también necesitan cuidado y afecto, por encima de los objetos, nos daremos cuenta de que ningún regalo podrá reemplazar la presencia y el cuidado que nosotros mismos podemos otorgarles. Sin embargo, los presentes materiales pueden estar inspirados por estos deseos y ser pensados por su calidad más que por su cantidad.

¿Ahora ya pensaste en los regalos ideales para los pequeños? ¿Quieres compartirnos tu idea? ¡Estamos deseosos de leer tus comentarios!

Comentarios

Los libros para mi son los mejores regalos, siempre que sean adecuados a su edad e interesantes.
-
-
Responder
Creo que ahora la mayoría de los niños están hiperregalados :(
-
-
Responder

Lecturas relacionadas