Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

10 Proyectos de uso de botellas de plástico que reducen la contaminación y ayudan a otras personas

Cada año, millones de toneladas de plástico terminan perdiéndose en el océano, afectando el medio ambiente y los animales que habitan allí. Pensando en lograr un cambio favorable para el planeta, muchas empresas u organizaciones han buscado las mejores estrategias para darle un uso distinto a los desechos de este material, transformándolos en productos que resultan convenientes para reducir la contaminación. En algunos casos, estas creaciones son hechas también para apoyar a personas de escasos recursos, lo que le da un sentido todavía más grande.

Genial.guru aplaude a todos aquellos que proponen alternativas para ayudar en la preservación del planeta. Por ello, te comparte algunos de los proyectos que aportan un granito de arena para el cambio, pues son un ejemplo inspirador al que todos deberíamos sumarnos.

1. Ecoboats, los botes de plástico para pescadores

Pensando en toda la contaminación que existe en la zona costera de Camerún y considerando el trabajo de muchos pescadores que tienen bajos recursos, Madiba & Nature recolecta los desechos plásticos a través de limpiezas en las playas para construir botes. Estos sirven a los hombres pues, a causa de lo mucho que afecta esta basura plástica, las actividades de pesca y turismo son desfavorecidas, obligando a los pescadores a abandonar su trabajo y orillando a los jóvenes a mudarse a otras ciudades.

Se recolectan hasta 3 toneladas de plástico al mes, lo que permite que la contaminación se reduzca de una manera significativa en algunas áreas. Al mismo tiempo, la creación de estos botes ha dado a muchas personas la oportunidad de adquirir un trabajo y un ingreso. La idea de este proyecto surgió cuando Ismaël Essome Ebone, fundador de esta organización, vio algunas botellas de plástico flotando en las inundaciones que había en medio de una tormenta. Después de eso, invirtió todos sus ahorros para emprender y así logró continuar con su idea de Ecoboats para favorecer al ecoturismo y a los pescadores.

2. Las primeras tablas de surf hechas con plásticos reciclados

Sustentabla, un equipo de profesionales ligados al deporte y al medio ambiente, se dieron a la tarea de reciclar el plástico para crear tablas de surf. Para hacerlo, recolectan plástico e invitan a las comunidades cercanas a que contribuyan con la recolección. Posteriormente, los desechos son transportados a Santiago, Chile, en donde se convierten en pellets reutilizables. Cuando todo está listo, los pellets son introducidos en los moldes para hacer las tablas. Después de que los compradores usan el producto, pueden devolverlo para que vuelva a reciclarse.

Esta organización promueve el valor de los residuos, demostrando que la creatividad, la innovación y la tecnología pueden hacer un cambio significativo para el planeta. Uno de sus objetivos es concientizar a las personas sobre las consecuencias que puede tener la contaminación. También buscan ser un gran ejemplo para que las futuras generaciones tengan la capacidad de aprender sobre el manejo sustentable de los residuos. Además de todo, su producto es 3 veces más duradero que las tablas convencionales.

3. Manteles, bolsas de mano y fundas para cojines

La corporación IKEA, dedicada a fabricar y vender artículos para el hogar y decoración, busca tener un impacto favorable en los océanos, participando en distintos proyectos para limpiarlos de todos los plásticos que los contaminan. Para lograrlo, lanzó MUSSELBLOMMA, una colección de manteles, bolsos y fundas para cojines hechos con desechos plásticos marinos. La intención es que, en un futuro, puedan convertir los plásticos en la materia prima para sus productos.

Esta colección está hecha con plástico reciclado que, en gran parte, es recogido por pescadores españoles. Después de recolectar el plástico, este se agrega en contenedores, es clasificado y pasa por un proceso de limpieza para ser reciclado de manera mecánica junto con botellas de PET para ser transformadas en hilo y tela. Además de esto, la corporación busca explorar distintas iniciativas para ampliar este trabajo y reducir la contaminación plástica en los océanos.

4. Tenis para correr, hechos de plástico

Hace algunos años, Adidas y Parley for the Oceans, una organización ambiental que busca crear conciencia sobre la fragilidad de los océanos, se aliaron para convertir el problema de la contaminación en una solución. Con su trabajo, lograron crear un calzado innovador con desechos plásticos para evitar que lleguen a los océanos y así evitar la destrucción de ecosistemas que habitan en ellos.

Para crear un par de estas zapatillas se requieren aproximadamente 11 botellas de plástico. Para lograr la producción, se organizan jornadas de limpieza y recolección de plástico en las playas, que posteriormente es enviado a Francia para que se continúe con el proceso. Así, cada tenis se convierte en una contribución importante y significativa para la preservación de los océanos.

5. Amortiguador de lluvia Beaulex

Beaulex es una bola de plástico con forma hueca está hecha con materiales reciclados. Estas bolas pueden ser arrojadas en los pozos de las construcciones sobre una capa de material geotextil haciendo que todo funcione como un sustrato para la superficie. Su diseño circular y hueco permite que cada metro cúbico con Beaulex sea realmente eficiente, logrando amortiguar hasta 800 litros de agua de lluvia. Otro de los beneficios es que, por su forma, puede expandirse y crear una superficie uniforme aprovechando al máximo el total del área.

Este sistema de amortiguación no necesita de un trabajo de construcción o de cálculos detallados. Una vez que este producto está bajo tierra, es 100% seguro para el medio ambiente y no es necesario que se le dé ningún tipo de mantenimiento, pues se diseñó para que dure para siempre. Sin embargo, si fuera necesario cambiar la infraestructura, cada una de las bolas puede ser recuperada y reciclada para crear una nueva. Además, estas esferas pueden ser producidas en cualquier parte del mundo para evitar la necesidad de transportarlas.

6. Ecotec, casas ecológicas

Andreas Froese, de nacionalidad alemana, inventó la técnica ECOTEC, la cual implementa el uso de botellas desechables, escombros y tierra como materia prima para la construcción de distintos espacios. Su iniciativa ha permitido que se construyan casas con la ayuda de los desechos plásticos, tierra y escombros, brindando una oportunidad a las personas de escasos recursos para tener un hogar. Sus proyectos se han llevado a cabo en Honduras, Bolivia, Colombia, México y Uganda, logrando construir más de 50 obras.

La construcción de una casa como estas reduce entre 40 % y 50 % todos los gastos con relación a lo tradicional. Después de que estas botellas son rellenadas de tierra u otros materiales para darles firmeza, están listas para convertirse en un tipo de ladrillo para construir. Por otro lado, este emprendedor también se encarga de capacitar a personas alrededor del mundo para que aprendan a usar las botellas de plástico para favorecer el medio ambiente a través del reciclaje y la construcción con este material. Pero también lo hace para que las comunidades se solidaricen y se ayuden unos a otros en la construcción de todas las casas.

7. Ecoist, los bolsos hechos con envolturas de plástico

Fundada en el 2004, Ecoist tiene el objetivo de fusionar el diseño con la conciencia social y ambiental. Como resultado, propone un producto original, duradero y hecho con materiales reciclados, orgánicos o ecológicos. La mayoría de sus bolsos están hechos con envolturas de dulces, paquetes de alimentos, etiquetas de refrescos, entre otras. Además de reutilizar el plástico, esta marca planta un árbol por cada uno de los bolsos que vende. Finalmente, su misión es que las personas sean ecologistas y modernas al mismo tiempo.

8. Camisetas con plástico reciclado para los futbolistas

Para generar un impacto menor en el medio ambiente, Nike reutiliza el plástico para crear algunas de las playeras deportivas que usan los futbolistas. El proceso consiste en derretir de 7 a 18 botellas para cada prenda y el plástico derretido es convertido en un hilo fino para la producción. Las primeras playeras creadas con botellas de PET fueron las que se diseñaron para el mundial del 2010 y ahora el 75 % de los productos de Nike son producidos con materiales reciclados. Desde el 2012, esta empresa ha desviado más de 5 mil millones de botellas de los vertederos para darles un mejor uso.

9. Estuches, carcasas, fundas para laptop y más...

La empresa mexicana Unda está comprometida y enfocada en crear cosas con materiales reciclados para apoyar a que el mundo sea un lugar mejor y el medio ambiente sea favorecido. Con el objetivo de fomentar la conciencia ecológica y de corresponsabilidad, también apoyan con sus productos a comunidades y grupos vulnerables. Su trabajo se basa en la reutilización, en el apoyo a la educación de los trabajadores que se encuentran en entornos de escasos recursos, en un diseño original y funcional y en generar emociones positivas a través de sus creaciones.

Entre los productos que ofrecen se encuentran estuches, monederos, mochilas, fundas para laptops y tabletas y carcasas para el celular. Gracias a su trabajo y a través de la fundación Construyendo y Creciendo, se busca el desarrollo de los trabajadores dentro de aulas establecidas dentro de las mismas instalaciones con la finalidad de proporcionarles distintas herramientas con las que puedan mejorar su calidad de vida.

10. Aulas para niños de África

Muchos de los niños que viven en Costa de Marfil no tienen la oportunidad de asistir a clases por falta de salones que les permitan estudiar. Pensando en ello, UNICEF se asoció con Conceptos Plásticos, una empresa social colombiana y, gracias a su unión, se comenzó la construcción de la primera fábrica en África que transformará los desechos de plástico en aulas de clases para los niños. Todos los plásticos serán convertidos en ladrillos económicos que pueden ensamblarse fácilmente. Con esto se construirán 500 salones para los estudiantes.

Además de ayudar al medio ambiente con la reutilización del plástico y mejorar la calidad de vida de los niños, se busca que este proyecto funcione como un ingreso para las familias más vulnerables. Se han construido 9 aulas y, una vez que la fábrica este en pleno funcionamiento, tendrá la capacidad de reciclar 9 600 toneladas de plástico al año, proporcionando también una oportunidad para las mujeres que viven en la pobreza y dándoles a los niños la oportunidad de crecer en un mundo mejor, con una educación de calidad y un medio ambiente menos contaminado.

¿Cuál es la iniciativa que más te gustó? ¿Qué otra manera de reciclar el plástico para ayudar el medio ambiente conoces? Cuéntanos en los comentarios.

Compartir este artículo