10 Venenos mortales que la ciencia utiliza como medicamentos para humanos, y algunos no los conocíamos

La simple idea de ingerir veneno por voluntad propia parece una locura, ya que cualquier persona sabe, al menos, que ciertos animales podrían quitarnos la vida con dicha sustancia. Sin embargo, desde hace varios años se practica la venómica, una especialidad que investiga el veneno animal para determinar sus componentes bioquímicos y convertirlos en medicamentos, logrando así nuevas alternativas terapéuticas para algunas patologías.

Genial.guru descubrió más sobre esta disciplina científica y te cuenta cuáles son los venenos que se extraen de los animales y para qué sirven.

La especialidad que transforma los venenos en medicamentos

La venómica, como explicábamos anteriormente, es un campo de trabajo que tiene mucha investigación y en el que colaboran especialistas en genética, proteínas y moléculas. Estos científicos buscan comprender los tipos de venenos, su potencial y cómo transformarlos en productos curativos o para suavizar los efectos del dolor. Aunque parece impresionante, hay fármacos en el mercado que tienen veneno animal y te los detallamos continuación.

1. Veneno de víbora contra la hipertensión

Las serpientes siempre han tenido mala fama por ser una especie venenosa y asesina. Sin embargo, la Bothrops jararaca beneficia la salud de muchas personas. Del veneno de la víbora, una especie endémica de Brasil, Argentina y Paraguay, se extraen moléculas que ayudan a prevenir la hipertensión y se puede encontrar en el medicamento Captopril. Además, desde 1976, más de 5 000 personas se han sometido a pruebas con el remedio y se han visto mejoras en ellas, sin efectos secundarios.

2. Saliva del monstruo de Gila para combatir la diabetes

Byetta es un medicamento con prescripción que ayuda a disminuir los niveles de glucosa en la sangre de pacientes con diabetes mellitus tipo II. Tal componente se obtiene de la saliva del monstruo de Gila, un lagarto propio de México y Estados Unidos, que gracias a sus aminoácidos está ayudando a muchas personas.

3. Veneno de caracol marino para alivio de dolores crónicos

Los caracoles son utilizados como fuente de proteínas y hay otras personas que extraen su aceite para venderlo dentro de la cocina gourmet. Sin embargo, la especie Conus magus se utiliza en el Ziconotide o Prialt, único medicamento, hasta ahora, derivado del veneno del caracol que actúa a nivel del sistema nervioso central, para el alivio de dolores crónicos severos.

4. Veneno de la serpiente de cascabel para problemas cardiovasculares

Esta serpiente originaria de Canadá, Estados Unidos y México también es muy temida, pero a diferencia de otras, su mordedura no es capaz de acabar con la vida de un ser humano. Su veneno sirve como fármaco anticoagulante, ayuda a prevenir problemas cardiovasculares y otros síndromes coronarios. Se encuentra en farmacias como Eptifibatida.

5. Veneno de araña para antibióticos

Australia es un país con muchas especies de animales; algunas de ellas muy peligrosas, como esta araña, que es considerada la más mortal del mundo. Sin embargo, lo que pocos saben es que, detrás de su potente veneno, que todavía está siendo estudiado, apareció una excelente cualidad: la gomesina. Además de funcionar como antibiótico, esta sustancia posee grandes efectos contra las células cancerígenas, más específicamente, el cáncer de piel.

6. Sanguijuela para cirugías e injertos

Desde hace muchos años se han utilizado las sanguijuelas con fines médicos, pues algunas sociedades creían que el exceso de sangre era la causa de los principales problemas de salud en la población. Actualmente, las sanguijuelas se utilizan en injertos de piel o cirugías, pero estos animalitos tienen más de 60 compuestos en su veneno que sirven como anestesia, anticoagulante y antiinflamatorio.

7. Veneno de murciélago para regular la presión arterial

El murciélago vampiro común se alimentan solo de sangre, es decir, produce un veneno que interrumpe la coagulación y para poder comer. Por eso, los científicos creen que dos toxinas de su poción sirven como anticoagulantes, pero también descubrieron algunas moléculas que servirían como regulador de la presión arterial.

8. Veneno de anémonas marinas para enfermedades autoinmunes

Estos animales marinos poseen tentáculos que inyectan veneno. Desde 1990, los científicos la han estudiado, pues sus toxinas actúan como inhibidores. Hasta la fecha, siguen trabajando en el medicamento capaz de combatir enfermedades autoinmunes como artritis reumatoides, enfermedades celiacas o lupus. Sin embargo, este proceso necesita de fondos económicos y tomaría entre 3 y 5 años crearla.

9. Veneno de víbora para el infarto al miocardio

Tirofiban es el nombre del medicamento para tratar infartos al miocardio y se produce con el veneno de la víbora de escamas de sierra de África. En 1998, expertos cardiovasculares encontraron que el medicamento reducía las muertes en un 32 %.

10. Veneno de escorpión azul para enfermedades malignas

Desde Cuba se llevan las investigaciones del veneno del escorpión azul como propiedad curativa de enfermedades malignas. El producto no es de acceso a todo público, ya que es endémico de la isla y requiere ser importado. Según los médicos cubanos, Escozul (nombre del producto) destruye células malignas y funciona como tratamiento complementario del cáncer.

Como podemos ver, gracias a la ciencia, sustancias que evitaríamos en la vida cotidiana pueden salvar vidas. ¿Qué piensas de que se utilicen venenos animales para crear medicinas? ¿Conoces a alguien que esté en algún tratamiento con este tipo de remedios? ¡Comparte tus comentarios!

Compartir este artículo