Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

17 Puentes que cumplen su función, pero de una manera muy rara

Normalmente, los puentes nos permiten trasladarnos desde un sitio hasta otro, y... nada más que eso. Pues, para eso fueron hechos, ¿no? Y, aunque algunos de ellos destaquen por ser bellezas arquitectónicas y hasta se hayan convertido en verdaderos íconos culturales, existen otros que también llaman nuestra atención, pero no por ser particularmente “bellos”, sino por ser muy raros y hacer que las personas que los atraviesan vivan una experiencia aún más extraña.

Genial.guru cree que, aún en la “rareza”, existe mucha belleza, y por eso quiere mostrarte 17 puentes que, ya sea por su diseño o materiales, pueden hacernos preguntarnos en qué estaban pensando los ingenieros cuando los construyeron.

1. Puente de Moisés

Aunque en la fotografía parezca solo una excavación, ese hueco que divide el agua en Holanda es el puente de Moisés, y no fue hecho por un milagro, como hace referencia su nombre, sino que es el resultado de una mezcla de ingenio y creatividad. La razón por la que está debajo del agua y no encima, como todos los puentes, tiene una explicación lógica.

Se construyó inicialmente en el siglo XVII para evitar invasiones bélicas, y fue muy útil, ya que, al no tener relieves, de lejos es invisible a la vista humana. Tras años en desuso, en 2010 se renovó con el objetivo de que la ruptura que provoca en el agua proporcione un efecto visual que maraville al espectador. Habrá sido muy difícil construirlo, pero valió la pena, ya que, en 2011, ganó el premio a la mejor construcción arquitectónica de los Países Bajos.

2. Puente rodante

Si se mira la primera foto solamente, podemos dudar que lo que estamos viendo sea un puente, pero no nos dejemos engañar, ¡realmente lo es! El Rolling Bridge es una construcción móvil que se inauguró en Londres en 2004, y tiene la particularidad de que puede enrollarse y desenrollarse para permitir el paso de los barcos.

3. Puente de Storseisundet

Si se mira desde algunos ángulos, pareciera que esta construcción no está terminada y que puede arrojarnos al vacío. Pero tranquilos, es el puente de Storseisundet, ubicado en Noruega, el cual, por su forma, provoca una ilusión óptica que hace parecer como si terminara en la mitad del camino.

4. Slauerhoffbrug

Si, esa “cosa” que tiene forma de letrero de señal de tránsito es un puente móvil que se levanta para permitir el paso de los barcos. Slauerhoffbrug se encuentra en Leeuwarden, en los Países Bajos, y aún con su apariencia es realmente muy eficiente, ya que es automático y veloz al levantarse y volver a bajar para permitir el tráfico acuático.

5. Puente del Milenio de Gateshead

Al igual que en el caso anterior, el puente del Milenio, también llamado “ojo parpadeante”, se eleva para permitir el paso de los barcos. Sin embargo, a diferencia del otro, no levanta solo una parte de él, sino que prácticamente eleva toda su senda. Se encuentra en el río Tyne, en Inglaterra, y seguramente debe ser muy fascinante verlo en acción.

6. Ponte Vecchio

Normalmente, las personas no pasan mucho tiempo sobre un puente. Si alguien se detiene en su trayecto sobre él, normalmente es para mirar el paisaje y tomarse una fotografía. Pero el Ponte Vecchio de Florencia tiene la particularidad de que no solamente permite llegar a otro sitio, sino que las personas pueden quedarse en él y hasta hacer compras, ya que está habitado por comerciantes de joyas y orfebres.

7. Puente Pulteney

Al igual que en el caso anterior, el puente Pulteney es una construcción ubicada en Irlanda que también está habitada. La experiencia de cruzar por él es muy similar a la de ir a un centro comercial, ya que el sitio está lleno de filas de tiendas en ambos lados del recorrido. Incluso tiene una cafetería para que tengas la oportunidad de degustar un café mientras miras el río. Fue construido en 1773. A su arquitecto se le pidió que diseñara un puente, y, en lugar de hacer una clásica construcción, se inspiró en el Ponte Vecchio y realizó una elegante estructura con comercios en su interior.

8. Puente Esplanade

Puedes llamarlo Esplanade o, por su nombre original, Vera Katz Eastbank Esplanade, ¡como te resulte más sencillo! Pero lo que más llama nuestra atención es que, en la fotografía, no hay nada de distancia entre el agua y el puente; y no es porque esté inundándose ni porque calcularon mal las medidas cuando lo construyeron, sino que, en realidad, es un puente flotante para peatones, y es el más largo en Estados Unidos.

9. Puente de la Reina Emma

El Puente de la Reina Emma se encuentra en Willemstad, en la isla de Curazao, y, como en el caso anterior, también es una construcción flotante. Si eso ya no es suficiente para llamar nuestra atención, también tiene la particularidad de ser articulado, por lo que puede girar desde su eje para permitir el tráfico de los barcos.

10. Murinsel

Este puente que se encuentra en la isla Mur fue construido en 2003, y, como si su forma no fuera ya un tanto extraña, en su interior tiene no solamente una cafetería, sino también un escenario con capacidad para 350 personas. Su apariencia se asimila a un caparazón abierto, lo que le aporta belleza al lugar y lo hace único.

11. Puente Leonardo da Vinci

¡Vaya! Tiene un estilo novedoso y moderno, pero lo cierto es que este puente construido en 2001 fue diseñado por Leonardo da Vinci en 1502, para el sultán Bayezid. Sin embargo, debido a que, para la época, la propuesta del artista era difícil de concretar, su creación tomó casi 500 años. Se encuentra en Noruega.

12. Puentes de raíces vivas

Un puente no necesariamente debe contar con gran tecnología y diseño hechos por expertos para ser increíble, ya que su sencillez puede hacer que caminar sobre él sea una experiencia única y original. Y, si no nos crees, mira esta obra arquitectónica de la naturaleza. Normalmente pueden verse puentes improvisados o casuales realizados con troncos de árboles caídos, pero estos que se encuentran en la India tienen la particularidad de estar hechos con las raíces del árbol Ficus elastica, las cuales crecen por mucho tiempo hasta que logran soportar el peso de una persona. Estos pueden durar cientos de años, siempre y cuando se cuide al árbol que provee sus raíces. Si la planta está saludable, estas serán más gruesas y le aportarán más solidez al puente.

13. Puente Dorado

Sí, es un puente, y sí, está aferrado a dos manos gigantes. Se encuentra en Vietnam, y permite esquivar las pendientes de las montañas y tener una mirada magnífica del paisaje en el proceso. Aunque es conocido como “Puente Dorado”, muchos suelen llamarlo por su atributo más notorio: “Manos de Dios”. ¿Cuál prefieres tú?

14. El puente del arcoíris

“¿Un puente peatonal con árboles? ¡Debe ser una fantasía!”. No, es muy real, y se encuentra en Long Beach. El puente arcoíris une un centro de convenciones y un centro de artes escénicas. Es una edificación peatonal que permite caminar por allí y disfrutar de la ambientación inspirada en una playa.

15. Puente de bambú

Si el detalle de que esta construcción está hecha enteramente de bambú no te sorprende lo suficiente, lo cierto es que, año tras año, este puente se destruye durante las temporadas de lluvias y es reconstruido por sus habitantes, muy pacientemente, en noviembre. Su realización necesita 50 000 cañas de bambú, y por él pueden caminar personas y hasta pasar vehículos, los cuales son muy pesados, sin dañar la construcción tan elaborada.

16. Puente del reloj de sol

“Parece un puente normal”, pensarán algunas personas, pero, en realidad, es mucho más complejo de lo que se ve a simple vista. Por empezar, esta construcción recibió un premio, pero no al “mejor puente”, sino al reloj de sol más grande del mundo. Lo que puede verse a la derecha de la foto es un reloj de sol gigante, que no solo puede dar la hora, sino que también sostiene al puente, ya que el mismo está suspendido y se mantiene en pie gracias a los cables que lo unen al reloj.

17. Puente acuífero

El puente de la fotografía se encuentra en Gran Bretaña. Se trata del Acueducto de Pontcysyllte, y con todas sus toneladas de hierro fundido es capaz de soportar el paso de los barcos que se trasladan al canal de Llangollen. Ciertamente, para las personas que les temen a las alturas y les marean los barcos, la experiencia debe ser similar a vivir una pesadilla viviente. Sin embargo, para muchos aventureros, puede ser muy divertida.

¿En tu país existe algún puente que llame la atención por su diseño? Cuéntanos cuál de estas construcciones te gustaría conocer, y, si ya lo has hecho, no dudes en compartirnos tu experiencia y fotografías en la sección de comentarios.