Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

20 Historias de personas cuya fiesta corporativa de Año Nuevo fue todo un éxito

La fiesta corporativa del Año Nuevo siempre genera un ambiente especial. Se prepara con mucho detalle, la esperan con ansias, el ambiente informal contribuye al hecho de que algunos colegas se permiten festejar a todo vapor. Luego, sobre lo que sucedió allí se habla durante todo el año, y se crean leyendas de oficina sobre las hazañas de los empleados especialmente distinguidos.

Genial.guru sabe con certeza: las fiestas terminarán, pero los colegas se quedarán, por lo que les deseamos divertidas fiestas laborales, recuerdos llenos de alegría y no de remordimientos tardíos.

  • Fui a mi primera fiesta corporativa en ese trabajo. Todos tenían peinados elegantes y estaban vestidos de traje. Empecé a pensar febrilmente cómo fusionarme con los presentes. No se me ocurrió nada inteligente, así que fui a perderme entre los que bailaban. Bailar después de varias copas es una idea dudosa. Recuerdo estar saltando con una canción de The Offspring. Recuerdo bailar rock and roll, agitando los brazos y las piernas frenéticamente, y alrededor mío, todos los jefes. Creo que estaba en medio de un círculo y ellos me animaban aplaudiendo. Nunca me sentí tan avergonzada como por la mañana siguiente. Fui a trabajar el lunes, escribiendo mentalmente una carta de renuncia. Sin embargo, nadie me señaló con el dedo ni susurró a mis espaldas. Más tarde, la asistente de mi jefe me transmitió sus palabras sobre el hecho de que yo era la única que sabía divertirse. © MadTillDead / pikabu

  • Estaba coqueteando con una mujer en una fiesta de la oficina y tratando de averiguar su número, cuando un colega se inclinó hacia mí y susurró: “Es la esposa del jefe”. © CutkoskyAnthony / twitter

  • Me puse un colorido suéter navideño, pantalones rojos a cuadritos y unos aretes de venados. Cuando llegué a la fiesta, todos estaban vestidos como siempre en el trabajo: de traje. Decir que llamé la atención es no decir nada. El código de vestimenta para el evento era Navidad, pero resultó que se referían a pequeños detalles agregados al atuendo habitual: corbatas rojas, alfileres con forma de muñeco de nieve o accesorios con forma de copos de nieve. Yo era la más “festiva” y divertí bastante a todo el mundo. © goblinish / reddit

  • En mi memoria, la más bizarra fue una fiesta corporativa conjunta de un jardín de infantes, un hospital psiquiátrico y una agencia funeraria. Las maestras del kinder bebieron hasta el desmayo, los empleados de la funeraria también, y los más activos comenzaron a quitarle el micrófono al presentador para contar unos chistes “negros” nada graciosos. El hospital psiquiátrico estuvo representado por varios hombres y un grupo de mujeres de edad avanzada que inmediatamente comenzaron a liquidar toda la comida. Los demás hombres, al ver eso, se deprimieron y comenzaron a hacer ojitos en nuestra dirección intensamente (en ese momento yo trabajaba en el departamento catastral), teníamos a las chicas más llamativas. Todo terminó con una pelea entre el delgado guardia de la agencia funeraria y otros dos guardias musculosos. Bueno, no sé si llamarlo pelea, solo fue sujetado por los brazos y las piernas, y arrojado a la calle. © Taella / pikabu

  • Nuestro jefe estaba bailando sobre una mesa y decidió hacer una “caída de la confianza”. Nadie lo atrapó. © allnet / twitter

  • Hace unos años fui a una fiesta corporativa de Año Nuevo. Y nuestro equipo es predominantemente femenino. Hubo un Santa Claus invitado. Se paró en el centro de la sala, golpeó el suelo con el bastón y dijo: “Quien quiera pedir un deseo que toque el bastón”. Bueno, las chicas corrieron hacia él, abarrotadas. Y entonces Santa Claus informó: “Quien esté aferrado a este bastón, el próximo año... tendrá un hijo”. Todas las chicas salieron corriendo entre gritos y chillidos. Y al año siguiente la mitad de las empleadas pidieron licencia por maternidad. No volvieron contratar a un Santa Claus para otras fiestas corporativas. © DELETED / pikabu

  • Llegó un nuevo empleado y paralizó por completo el proceso de trabajo. Nuestro equipo es mayormente de mujeres, y el tipo era guapo. Para las fiestas de Fin de Año se anunció el concurso interno “La voz”, para el que había que enviar un video de uno mismo cantando. El chico nuevo también envió uno, un poco avergonzado por los chillidos de admiración de sus nuevas fanáticas. Y había razón para avergonzarse: no daba en las notas y el ritmo, la única alegría era el firme torso balanceándose en una camisa ajustada y los ojos azules. Votaron, más que nada, a favor de eso, y lo hicieron tan activamente que el chico recibió el premio principal: una actuación en la fiesta corporativa de Año Nuevo para los jefes más importantes. Con un técnico de sonido profesional, cuerpo de ballet y en un lujoso salón. Y luego él desapareció.
    Cuando vino a recoger su taza de la oficina, le preguntaron qué había causado una partida tan brusca. “Es simple”, dijo, sonriendo distraídamente a sus fanáticas, “alguien me vio en la fiesta corporativa, me dedicaré al negocio del espectáculo. El sueño de toda mi vida”. Desde entonces, las chicas suspiran más silenciosamente y la velocidad del trabajo aumentó. © MadTillDead / pikabu

  • Un miembro del departamento de RH reservó una sala de conferencias de un hotel. Cuando llegamos a la fiesta corporativa, allí ya se celebraba la fiesta de alguien más, porque el hotel había decidido ir a lo seguro por si una de las compañías no aparecía. Así que, 300 personas estaban tratando de caber en un espacio diseñado para un máximo de 200. No había suficientes sillas y mesas. Comenzaron a traer comida: platos calentados en un microondas, hirviendo por fuera y congelados por dentro. Hubo que pedir pizza. Al año siguiente, la compañía reservó el mismo lugar, porque después de todo lo que había pasado, en el hotel hicieron un gran descuento y prometieron que esta vez sería mejor. No lo fue. © Shas_Erra / reddit

  • Lo que nos prometieron: saldremos del trabajo temprano, iremos a un restaurante de 5 estrellas, amablemente pagado por el jefe, y compartiremos los regalos que nos habían dado los clientes. Lo que obtuvimos: nos obligaron a trabajar horas extras, el jefe nos compró un paquete de donas rancias y tuvimos una “fiesta” en la oficina, donde nos vimos obligados a mirar videos musicales durante 3 horas. Ah, sí, el jefe se llevó todos los regalos a su casa. © coturnixxx / reddit

  • Mi colega se descontroló y nos informó que no le importaba que se hubiera casado recientemente. “¡Hurra!”, le gritamos, apoyándolo. Animado, gritó que se negaba a ser confinado a una sola mujer por el resto de su vida. Y luego se quitó el anillo de bodas y lo arrojó sobre su hombro en una cafetería llena de gente. Pasó el resto de la noche a cuatro patas, buscándolo. © Shawn Smith / quora

  • Una vez, en la víspera del Año Nuevo, en la fiesta de nuestra oficina pasó lo siguiente: frente a todos, pusieron sobre una mesa a una chica encantadora y repartieron dulces sobre ella. Después de eso, 3 voluntarios hombres fueron invitados a participar en la competencia. Los interesados ​​fueron encontrados rápidamente. Se les pidió que se vendaran los ojos y, sin ayuda de las manos, recogieran todos los dulces del cuerpo de la chica. Los hombres estaban encantados y se fueron a otra sala a que les vendaran los ojos. Y en este momento, sacaron a la chica de la mesa y pusieron a un hombre barbudo y peludo en su lugar, esparciendo dulces sobre él. La competencia tuvo lugar, y vaya que fue divertido... © umorist / pikabu

  • Fiesta corporativa de Año Nuevo 2014: derramé un cóctel sobre un millonario. Fiesta corporativa de Año Nuevo 2019: derramé un cóctel sobre un multimillonario. En realidad, este fue todo el crecimiento de mi carrera en 5 años. © Alexei Sekachev / twitter

  • La fiesta de Navidad comenzó con el tradicional: “Gracias, rompimos todos los récords”. Sin embargo, todo excepto el primer cóctel en esa fiesta corporativa fue a expensas de los empleados. Mientras esperaba al camarero, se acercó la esposa del gerente senior y noté que en en la esquina inferior de su identificación, junto al nombre, había un pequeño muñeco de nieve. Comencé a entender algo: todos los superiores tenían estas pequeñas etiquetas temáticas: Santa, dulces, ciervos. El camarero veía la identificación con una pegatina y les daba bebidas gratis. Regresé a mi mesa y les dije a todos lo que estaba sucediendo. Los colegas estaban furiosos: esto era discriminación pura, ¡y justo en la fiesta! Luego, una de las secretarias dijo que tenía una idea y salió corriendo a la calle. Unos minutos más tarde regresó con un rollo de pegatinas navideñas. Las pegamos en las identificaciones y atacamos la barra. Recuerdo que la pasamos muy bien. © Joseph Zimmerman / quora

  • Le presenté a mi hija de 6 años al jefe en una fiesta corporativa de Año Nuevo, ella me miró y preguntó: “¿Es ese mismo imbécil?” © Kevin L. Stone / twitter

  • Fui invitado a nuestra velada corporativa. El código de vestimenta es casual elegante, según entendí, era algo así como ropa casual, pero un poco más elegante de lo habitual. El día señalado, me puse unos jeans y un limpio suéter con venados, me afeité y limpié mis zapatos. Me miré en el espejo: elegante e informal. Cuando entré, me recibió el anfitrión en un esmoquin. Todos, absolutamente todos los que vi, estaban de traje. Yo, con mis jeans y mi suéter con ciervos, me puse a pensar en cómo escapar de allí silenciosamente, pero entonces, desde la oscuridad de un rincón, capté la mirada triste de alguien. ¡Sí! Era mi desafortunado compañero de desgracia. Víctima del casual elegante. Un sujeto en unos jeans y un suéter.
    “Una fiesta informal elegante”, dije, señalando mi atuendo.
    Cuando terminamos de reír, vimos otra cara desconcertada. También en elegante casual. Esa noche fuimos tres los pastores de renos... © Kaa1980 / pikabu

  • Una colega bebió de más y comenzó a masajear la calva de nuestro jefe, como si fuera una bola de cristal, y a predecir el destino de todos a su alrededor. © Scarlett / twitter

  • Mi jefe bebió en una fiesta y comenzó a rogarme que le presentara a “esa pequeña con un vestido verde”. Era un árbol del caucho... © ∂ebra-fa-ℓa-ℓa-ℓa-ℓa-ℓee / twitter

  • Hoy, tanto mi esposa como yo tenemos una fiesta corporativa. Trabajamos en diferentes lugares, pero coincidió. Ayer, mi esposa se probó diferentes atuendos hasta la una de la mañana; y yo trabajé de experto en belleza femenina hasta que mis ojos comenzaron a cerrarse. Hoy se llevó un enorme paquete de equipos con los que se podría equipar una pequeña peluquería.
    “También tengo una fiesta corporativa”, pensé, y me puse una corbata nueva...
    Esposa: “¡¿A quién estás pensando seducir allí?!” © PivBear / pikabu

  • Nos reunieron en un gran salón, unas 300 personas, tanto a los trabajadores como a las más altas autoridades de la sucursal. El anfitrión comenzó una encuesta sobre los logros de los presentes. Cada cual tenía lo suyo: uno perdió 20 kg, uno tuvo un hijo, otro fue ascendido. Llegó mi turno. “¿De qué estás orgulloso?”, me preguntó el anfitrión. “He armado un cubo de Rubik”, le dije. “Y a nivel profesional, ¿qué lograste?”, me preguntó y dije: “¡Lo hice en el trabajo!”. Los altos jefes de la sucursal abrieron las bocas, mi supervisor inmediato hizo facepalm, todos los demás se rieron. En resumen, no me creyeron, todavía trabajo allí. © deres / pikabu

  • Decidieron organizar una fiesta directamente en la oficina. Mis colegas y yo estábamos festejando activamente y decidimos que sería divertido entrar a la oficina del director general y tomarnos una selfie. Dicho y hecho. Entró cuando estábamos en el medio del proceso de tomarnos la selfie. Todos se congelaron, y luego no se nos ocurrió nada mejor que simplemente huir. Me di la vuelta al final del pasillo, y él estaba parado en la puerta riendo. © ALT_enveetee / reddit

  • La fiesta corporativa comenzó bien. Comíamos, bebíamos, conversábamos y bromeábamos. El CEO vino y pidió un momento de atención. Asumimos que simplemente nos desearía un feliz Año Nuevo y nosotros le desearíamos unas felices fiestas, pero en cambio anunció que no recibiríamos bonos y que habría despidos en un futuro cercano. Todos estaban furiosos, por lo que se tomó una decisión colectiva de “beber y comer” por el monto de los bonos de ese año. Entonces comenzó un verdadero espectáculo. Al día siguiente, la mitad de la empresa no fue a trabajar por resaca. Y los que sí fueron, luchaban por un lugar en el baño. © HorseMeatSandwich / reddit

  • Ayer, mi esposo vino de una fiesta corporativa con una mujer. Eran las 2:45 de la mañana, yo estaba sentada en la cocina en la oscuridad. Él entró silenciosamente, le dijo que se quitara los zapatos y no hiciera ruido, de lo contrario despertaría a la familia. “Qué atento”, pensé, “recuerda a su familia”. Decir que estaba en shock es no decir nada. Seguí sentada, esperando a ver qué sucedería a continuación. Fueron a la sala de estar, encendieron la luz, un par de minutos de silencio y luego lo escuché jadeando por el esfuerzo. Me acerqué silenciosamente hasta la puerta, miré por la abertura, y lo vi tambaleándose, levantando 2 pesas de 24 kg. Me reí como nunca antes en mi vida. Le había apostado a la empleada de RH que podía levantar las pesas 20 veces, pero ella no le creyó, y la trajo a casa para probárselo. Esa noche se ganó unas vacaciones en verano.
    — Hermoso.
    — Mañana haré lo mismo. © SandyBoy / pikabu

¿Y tu fiesta corporativa de Año Nuevo fue exitosa este año?

Imagen de portada SandyBoy / pikabu
Compartir este artículo