Cuánto tiempo vivirías en diferentes planetas

Curiosidades
hace 1 mes

Si aterrizaras en Mercurio, lo primero que notarías es lo cerca que está del Sol. Se trata del planeta más cercano a la gran bola de fuego, y también es el más pequeño. Pero no es el planeta más caliente. Venus se lleva ese título. La Tierra tarda 365 en darle la vuelta al Sol, y Mercurio necesita menos de 3 meses. Bueno, 88 días para ser exactos.

Los días son abrasadores, la temperatura supera los 425 °C. Pero, al otro lado del planeta, donde el Sol no llega, la temperatura cae a −180 °C. La atmósfera de Mercurio no puede conservar el calor por las noches, es como un desierto. Y estos desiertos no tienen atmósfera, lo que explica por qué no tienen humedad, nubes ni lluvia.

Si lograras ir de un extremo del planeta al otro e ingeniártelas para estar siempre en medio del calor destructor y el frío intenso, podrías sobrevivir. Pero el oxígeno no es amigo de la atmósfera de Mercurio, así que solo sobrevivirías en tanto puedas aguantar la respiración. Además, hay un campo magnético con vientos solares que crean tornados de plasma.

Venus puede calentarse casi hasta los 535 °C, aunque su gravedad es similar a la de la Tierra. Puedes ir a pasear a las montañas y hasta salir a correr, pero la temperatura te derretirá al instante, así que mejor olvida esa tarde de ejercicio. Además, la presión extrema te aplastaría como a una lata; es como estar 800 metros debajo del agua. En otras palabras, solo durarías unos segundos en Venus.

El planeta rojo es hogar de la montaña más alta del sistema solar, unas 3 veces más alta que el monte Everest. También es un volcán. A pesar de ser conocido como el planeta rojo, Marte es muy frío. Necesita un poco menos de 2 años para darle la vuelta al Sol, o 687 días para ser exactos. Y, de manera similar a la Tierra, sus días tienen 25 horas.

La atmósfera es muy fina, y respirar es imposible. Marte tiene toneladas de tormentas de polvo por toda su superficie y casquetes polares cubiertos de dióxido de carbono. No te congelarás instantáneamente, pero necesitarías ropa gruesa para conservar el calor. Es posible que sobrevivas mientras aguantes la respiración. Pero mira el lado Genial: tendrás una vista increíble. El planeta más grande del sistema solar es el imponente Júpiter. Si fuera del tamaño de un balón de baloncesto, la Tierra sería tan grande como una uva.

Solo necesita 10 horas para rotar en torno a su eje, mucho menos que la Tierra. Una de las mejores atracciones turísticas es la Gran Mancha Roja, una zona con tormentas tan intensas como huracanes que duraron más de 300 años. Oh, y este punto es dos veces más grande que la Tierra. Júpiter necesita unos 12 años terrestres (o 4307 días) para darle una vuelta completa al Sol, pero su gravedad es mucho más fuerte que la nuestra. Además de la falta de oxígeno y de los vientos que pueden dejarte suspendido por siempre en el aire, la inmensa presión te aplastaría. Una visita aquí no duraría más que un par de segundos.

Plutón es un explaneta y el más lejano al Sol en nuestro sistema. Actualmente se lo considera un planeta enano. Debido a esto, es uno de los lugares más fríos jamás: la temperatura puede alcanzar los −240 °C. Será mejor que lleves una chaqueta... o dos. El metano helado cubre las montañas, que alcanzan los 3000 metros. Plutón necesita 248 años para darle la vuelta al Sol. Técnicamente sigue rotando, a la espera de celebrar Año Nuevo. Pero solo necesita 6 días terrestres para completar una rotación.

Y... ¡sorpresa! l aire aquí tampoco se puede respirar. Además del metano que flota por todas partes, el nitrógeno también es bastante frecuente. La gravedad es débil, así que será mejor que aguantes la respiración mientras flotas en el aire antes de transformarte en un cubo de hielo. Al igual que antes, solo sobrevivirías un par de segundos. El planeta más ventoso de nuestro sistema solar es Neptuno. Su núcleo es similar al de la Tierra. Solo tienes unas 17 horas por día y, al igual que Plutón, necesita más de 150 años para darle la vuelta al Sol. Neptuno también es conocido como el planeta azul, debido a la absorción de luz roja del metano en su atmósfera de helio e hidrógeno.

Además de no poder respirar, la presión también podría aplastarte como en Júpiter. Nadie aguantaría más que un par de segundos aquí. El segundo planeta más grande es el viejo Saturno, rodeado de anillos. Desde lejos, parecen una gran masa de roca que gira en torno al planeta, pero en realidad están compuestos por muchas capas de roca y hielo que oscilan entre el tamaño de una piedrita y el de un autobús. Los anillos tienen esta forma como consecuencia de la gravedad de Saturno. Un día aquí dura solo 11 horas, y su atmósfera superior es muy ventosa. Además, al igual que Júpiter, Saturno tiene muchas lunas.

Otro punto en común es que la presión extrema te aplastaría antes de que puedas abrir los ojos, así que tampoco aguantarías más que un par de segundos. Titán es la luna más grande de Saturno y el segundo satélite más grande del sistema solar. Tiene las condiciones más similares a la Tierra en comparación con cualquier planeta o luna existentes, así que vivir aquí podría ser sencillo... aunque el clima frío te congelaría. Esta luna es el único lugar del sistema solar con ríos, océanos y lagos líquidos. Están cubiertos con metano y etano, y la atmósfera es muy similar a la de la Tierra. Incluso llueve en ciertas épocas.

Nuestra luna tampoco es muy amigable. Debido a la falta de oxígeno, durarás todo lo que puedas aguantar la respiración. Los rayos cósmicos del Sol también te afectarán, pero saltar por los cráteres de la Luna es bastante divertido. Si intentaras viajar al Sol, te evaporarías en un parpadeo. Las temperaturas pueden alcanzar unos 15 millones de grados centígrados, y esa es solo una estimación en un punto cercano al núcleo. Aún tienes que preocuparte por las capas externas, que también te transformarán en átomos. Tu mejor apuesta es pisar los frenos y tomar la próxima salida. Tiempo estimado en el Sol: menos de un segundo.

Nuestro pequeño planeta azul es el único lugar donde podemos vivir; aquí, el humano promedio alcanza los 80 años de vida. Nos hemos adaptado a muchas condiciones climáticas que no son una locura, y la gravedad es la adecuada para que no nos aplastemos. Podemos vivir en cualquier lugar, desde desiertos secos hasta picos helados. Es el único lugar con un equilibrio perfecto para que sobrevivamos. Los científicos tienen la esperanza de que algún día podamos vivir en planetas distintos al nuestro. Marte es el lugar más cercano que podría recibirnos, aunque tendríamos que construir un domo para vivir allí. Elon Musk planea usar robots de Tesla como la primera tripulación no humana para aterrizar allí y comenzar a construir nuestros futuros hogares.

Los robots pueden recibir información sobre el planeta e imitar la manera en que los humanos caminamos y nos comportamos, así que nos permitirán averiguar cuáles serán nuestras preocupaciones. En todos los casos, los humanos tendrán que estar preparados para acercarse a cualquier planeta. Nuestros cuerpos no están diseñados para enfrentar esas condiciones, a menos que evolucionemos naturalmente y nos adaptemos al nuevo medioambiente. Los tardígrados son los únicos animales en la Tierra capaces de vivir en las condiciones más extremas, desde los océanos más profundos hasta la cima de las montañas más altas.

Los científicos han enviado algunas de estas criaturas microscópicas fuera de la atmósfera, y descubrieron que pueden vivir hasta 10 días en el vacío del espacio y regresar sin problemas. Son la única criatura terrestre que podría vivir tanto tiempo en otro cuerpo celeste, con excepción del Sol. Los especialistas afirman que, si un asteroide de gran tamaño se estrellara contra la Tierra, los tardígrados sobrevivirían sin problemas. Pero los humanos no estamos diseñados para vivir fuera de nuestro planeta sin el equipamiento adecuado.

Comentarios

Lecturas relacionadas