Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Un ruso que se convirtió en un famoso luchador de sumo contó honestamente lo que pocos saben de este deporte

En Rusia vive un chico que se convirtió en el primer jugador profesional de sumo de origen ruso, así como el atleta más pesado en la historia de este deporte. El nombre del héroe es Anatoly Mikhakhanov, y en el mundo de la cultura japonesa es conocido como Orora Satoshi. Su carrera terminó en 2018. Ahora, el ex atleta está perdiendo peso activamente y les cuenta a todos los interesados sobre las tradiciones de la Tierra del Sol Naciente.

Genial.guru conversó con Anatoly y discutió con él algunas preguntas poco modestas sobre la vida de un sumoista profesional.

Qué es el sumo

El sumo es uno de los deportes más antiguos, por lo que las luchas van acompañadas de una gran cantidad de rituales. Por ejemplo, antes de ir a una pelea, el luchador debe enjuagarse la boca para limpiar sus malos pensamientos. Por lo general, le alcanza el agua un sumoista que ganó su última lucha. Se considera un mal presagio que se la dé alguien que haya perdido.

Un dato interesante: los luchadores profesionales de sumo se crían exclusivamente en Japón, en otros países este arte marcial es reconocido de aficionados.

El sumo ha sido históricamente clasificado como un arte marcial. La lucha tiene lugar en una plataforma de arcilla llamada doha. En la pelea participan 2 luchadores, cuya tarea es empujar al oponente fuera del círculo o hacerlo tocar el piso con cualquier parte del cuerpo, excepto los pies.

Cómo se puede llegar al sumo

Se admiten para participar en el en el deporte a los hombres que se han graduado de la escuela secundaria. El umbral de la edad más alta también es limitado: 23 años para los debutantes y 25 años para los aficionados. El peso de los principiantes suele ser de unos 100 kg, y luego aumentan de peso durante el proceso de entrenamiento. No hay restricciones de peso, ni tampoco de las categorías de peso: entre los campeones se conocen tanto atletas (menos de 100 kg) como pesos pesados ​​(más de 200 kg).

Anatoly, según su propia confesión, fue pesado desde la infancia: en el 1er grado pesaba 100 kg y, a los 16 años, alcanzaba un peso de 200 kg. Por un lado, esto lo ayudó a practicar el deporte profesionalmente y, por el otro, limitó un poco las posibilidades que tienen los atletas livianos. Un vívido ejemplo de esto es la batalla de Anatoly en 2012, cuando la victoria fue para su oponente, que pesaba solo 70 kg. La masa de los cuerpos difería en casi 4 veces.

La vida de un sumoista está llena de limitaciones

Los luchadores de sumo se consideran una especie de tesoro nacional en Japón y, por lo tanto, los protegen de posibles lesiones de todas las maneras posibles. Anatoly contó que, en 1985, se introdujo una prohibición sobre la conducción independiente cuando 2 luchadores resultaron heridos en un accidente de tráfico. Los atletas suelen viajar en taxi o en unos minibuses especiales.

La persona que viole la regla será descalificada para participar en 1 o 2 torneos. Esto le sucedió al ganador del torneo imperial en 2007, y otro atleta de la Major Sumo League en 2018 directamente tuvo que retirarse del deporte porque se convirtió en culpable de un accidente.

También se imparte un castigo por comportamiento indecente en la vida privada. Por ejemplo, el luchador Roho y su hermano Utah fueron descalificados de por vida en 2008 después de una prueba positiva de drogas livianas. Además, otro motivo de una descalificación puede ser un compromiso roto o una pelea en el bar. Así, a un famoso luchador le resultó muy difícil justificar ante la Asociación de Sumo el hecho de haber cancelado su boda con una popular actriz japonesa. Esta noticia no desapareció de las páginas de los medios locales durante mucho tiempo. Incluso hubo que organizar conferencias de prensa para explicar la situación.

Mawashi como signo de estatus

Durante la pelea, los luchadores de sumo usan un mawashi, un cinturón especial de 80 cm de ancho y 9 m de largo, que debe atarse sobre el atleta de una manera intrincada. Si el mawashi se suelta durante la pelea, el luchador será descalificado.

Los atletas de las ligas mayores usan cinturones de seda de color oscuro. Y los luchadores más jóvenes siempre están vestidos con uno gris.

Según Anatoly, el costo de un mawashi puede alcanzar los 30 000 USD y, a veces, el precio aumenta aún más.

A los luchadores de sumo novatos no se les paga

Los luchadores cobran de 12 a 60 mil USD por mes, dependiendo de la liga. Los patrocinadores y los premios por ganar torneos suman más dinero.

Sin embargo, no todo es tan color de rosa: los luchadores de la liga junior no reciben ningún dinero en absoluto, excepto el del premio por los torneos ganados. Su tarea principal es mejorar las habilidades profesionales. Usualmente toma entre 2 y 3 años después del comienzo de la carrera que el atleta comience a ganar algo.

Antes de convertirse en un estudiante del rango más alto o incluso en un maestro, los futuros luchadores viven en condiciones espartanas.

  • Realizan diariamente los ejercicios más difíciles, por ejemplo, deben estirar la pierna 500 veces paralelamente al piso desde una postura baja y sostenerla por un tiempo así.
  • Duermen sobre esteras y ponen una almohada rellena de frijoles debajo de sus cabezas.
  • Incluso en clima helado usan sandalias de madera y kimonos.

Los atletas están rodeados de chicas hermosas

Los luchadores de sumo son pretendientes atractivos para las mujeres japonesas. Según Anatoly, los deportistas tienen muchas admiradoras jóvenes y bonitas.

Pero incluso aquí hay dificultades: a los atletas de la liga junior se les niega el derecho a casarse e incluso a convivir con una mujer. Además, tienen prohibido el uso de teléfonos móviles. Un sumoista novato reside en la escuela y se dedica exclusivamente al entrenamiento. Durante el primer año de estudio, no tiene derecho a alejarse de la escuela e ir de visita a la casa de sus padres.

La prohibición se levanta cuando un luchador ingresa a la segunda liga. Lo más desagradable es que al bajar de rango, el atleta debe abandonar a su familia, si tiene una, y regresar a la escuela.

La carrera termina en poco tiempo

Los luchadores de sumo terminan su carrera alrededor de los 30-35 años. A esa edad, especialmente en las ligas pesadas, a menudo se producen lesiones y lleva mucho tiempo recuperarse. Los exatletas pueden convertirse en entrenadores si su estado lo permite, o incluso cambiar el campo de actividad. Casi todos pierden peso.

Le deseamos de todo corazón al joven ex sumoista que pronto encuentre una nueva vocación.

Imagen de portada a_mikhakhanov / instagram
Compartir este artículo