Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

15 Extrañas reglas que deben cumplir los niños de la realeza británica

Ser descendiente de un monarca no es poca cosa, pues todo lo que la persona haga puede repercutir en su próximo reinado o en la reputación de su familia. Es por eso por lo que los niños de las casas reales deben cumplir una serie de estrictas reglas desde el día en que nacen, aunque algunas pueden ser un poco disparatadas.

Genial.guru quiere contarte algunas extrañas obligaciones que los niños de la realeza británica deben cumplir.

1. Nada de apodos ni diminutivos

Tanto los adultos como los niños tienen prohibido llamarse por apodos o diminutivos tanto en público como en privado. Al ser personas influyentes para sus naciones, deben demostrar educación y elegancia. Por eso, “mami”, “papi” y cualquier otro apodo tierno están vetados.

2. Código de vestimenta apropiado

Los miembros de la realeza no pueden usar la ropa que quieran, y los niños no son la excepción. En el caso de los varones, deben vestir pantalones cortos hasta los 8 años, ya que el uso de pantalones largos en los pequeños, según la realeza, es característico de las clases medias y suburbanas. En cuanto a las niñas, tienen que usar vestidos apropiados a su edad, y pueden acompañarlos con chalecos o medias.

3. Sin selfis ni autógrafos

Aunque en esta época las autofotos son pan de cada día, para lo miembros de la realeza no son una posibilidad, ya que no pueden tomarse selfis solos ni con algún fanático que se los pida. Tampoco pueden firmar autógrafos para evitar que su firma sea falsificada y usada en su contra. Lamentablemente, nos quedaremos con las ganas de ver a los tiernos herederos usando los filtros de las historias de Instagram.

4. Prohibido jugar Monopoly

Una de las reglas más extrañas que tal vez hemos escuchado es que la familia real no puede jugar al popular juego de compra y venta de propiedades. La razón la explicó el príncipe Andrés en 2008, cuando tuvo que rechazar una invitación para jugar ya que, según la reina, es muy vicioso y genera conflictos en la familia, y eso es lo que más quieren evitar.

5. Los regalos de Navidad no se abren ese día

Al igual que todas las familias, los Windsor también tienen sus tradiciones para esta festividad. Una de ellas es que los regalos no se abren la mañana de Navidad, sino el día anterior, a la hora del té. A lo mejor, este sea uno de los beneficios más envidiados por los niños de muchos países que tienen que esperar a la mañana siguiente para descubrir qué les trajo Santa.

6. Deben hablar más de un idioma

En la adultez, las actividades reales hacen que sus miembros estén en contacto con personas de otros países. Por eso, desde pequeños se los prepara en el estudio de diferentes idiomas. Ese es el caso del príncipe George y la princesa Charlotte, quienes estudian español. El futuro rey ya sabe contar hasta diez en nuestra lengua.

7. Los niños son las estrellas en las bodas

Una de las tradiciones de las bodas reales (y tal vez la más tierna) es que los infantes deben ser damas de honor y pajes en las ceremonias religiosas. Acompañan a los novios en las fotos, y todos desempeñaron estos roles en algún momento. Incluso la reina Isabel lo hizo cuando era princesa.

8. Los herederos no pueden viajar juntos

Es una tradición desde el comienzo de la aviación, cuando estos transportes no eran lo suficientemente seguros. Si se cumple esta regla, de haber algún accidente que le cueste la vida al rey o reina, la línea de sucesión no se vería afectada y el primogénito podría ocupar el lugar del monarca.

Pero los tiempos han cambiado y las aeronaves actuales son muy seguras. Debido a esto, la reina ha aceptado en más de una ocasión que los futuros reyes viajen juntos.

9. Deben tener buen comportamiento

Aunque las rabietas son características de los más pequeños, los niños reales no pueden darse el lujo de hacer una. Desde temprana edad son instruidos con reglas de comportamiento y etiqueta para dar una buena impresión, aunque no siempre lo logran, porque, al fin y al cabo, los niños no dejan de ser niños.

10. Deben aceptar todos los regalos

Bueno, ¿a quién no le agrada esta idea? Todos los miembros de la familia real, incluidos los niños, siempre deben aceptar los regalos que les den, ya sea de parte de mandatarios o del público. Aunque en realidad no son propiedad de ellos, sino que son recibidos en nombre de la reina. Aun así, pueden usarlos, y aquellos que descartan son exhibidos en la Royal Collection Trust o donados si valen menos de 150 libras.

11. Incluso el bautismo tiene sus reglas

Al igual que en muchas religiones, a los bebés de la realeza se los bautiza en sus primeros meses. Para el acontecimiento, los protagonistas utilizaban la histórica túnica Honiton, un vestido de color crema que data de 1841, aunque desde 2008 se utiliza una réplica exacta. Los padrinos y madrinas no son solo dos, sino entre seis y ocho personas.

12. Nada de inclinar la espalda y sentarse mal

La manera de pararse también es importante a la hora de mostrarse, y es por eso por lo que los miembros de la realeza deben tener una postura apropiada. Los pies deben estar separados a la altura de los hombros, la columna derecha, el mentón ligeramente levantado y las manos nunca deben estar en los bolsillos. Al sentarse, las piernas deben estar cruzadas o derechas con los pies en el suelo.

13. La educación no termina en la escuela

Ser miembro de la realeza no es solo vivir en palacios y disfrutar de una vida privilegiada, sino que la persona también debe formarse lo suficiente para poder cumplir con sus deberes reales. Es por eso por lo que, además de recibir educación en las mejores escuelas y universidades privadas de Inglaterra, en la adolescencia se espera que los hombres sirvan en las fuerzas armadas.

Además, todos son instruidos en relaciones internacionales, discursos públicos, visitas de estado y sus implicancias socioeconómicas, culturales y políticas.

14. Las mujeres no pueden usar tiaras hasta que estén casadas

Las tiaras son una señal de estado civil, es decir, si portas una significa que estás casada. Es por eso por lo que las niñas no pueden usarlas hasta que contraigan matrimonio. Igualmente, las adultas las usan luego de las seis de la tarde, excepto en bodas.

15. La comida termina cuando la reina acaba su plato

Los protocolos están presentes incluso a la hora de comer, ya que a la monarca se le sirve primero, y solo después a sus invitados. Además, cuando ella termina, todos deben terminar, incluso si no han probado ni un bocado.

Esta es una tradición que viene desde la reina Victoria, pero esperamos que en privado, la abuela Isabel sea más considerada con sus nietos y bisnietos pequeños, quienes podrían tardar más tiempo en alimentarse.

¿Recuerdas alguna regla de tu infancia que te costaba cumplir?

Imagen de portada kesingtonroyal / Instagram