Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

9 Actrices de Hollywood cuya preparación para el papel merece un capítulo aparte

¿Cuánto tiempo lleva preparar a las actrices para papeles complejos que requieren fuerza física y resistencia? A juzgar por las entrevistas con las estrellas de Hollywood, el entrenamiento de 4 a 6 horas 5 a 6 veces por semana es bastante normal para una aspirante que quiere interpretar el papel de una soldado o guerrera. En caso de algunas estrellas de cine, el resultado se mide en masa muscular: por ejemplo, Tessa Thompson tuvo que ganar 6,8 kg.

Genial.guru admiró la perseverancia de las mujeres que decidieron convertirse en la imagen de las guerreras e hicieron todo lo posible para hacerlo de la mejor manera posible.

Emily Blunt, Al filo del mañana

El objetivo principal de los entrenamientos de Emily Blunt era la fuerza, la resistencia y... la flexibilidad de las articulaciones. La actriz tuvo que llevar un exoesqueleto que pesaba casi 30 kg y realizar trucos, evitando lesionarse. Cuando, después de varios meses de entrenamiento diario, Blunt se puso el disfraz de la sargento Rita Vrataski por primera vez, lo que pensó fue: “Oh Dios mío, voy a llorar”.

Alicia Vikander, Tomb Raider: Las aventuras de Lara Croft

Para ponerse en forma antes del rodaje de Lara Croft, la actriz tardó unos 7 meses. Su entrenador elaboró un plan especial para ella que simulaba el entrenamiento de atletas profesionales y se quedó encantado con su enfoque de trabajo. La disciplina adquirida por Vikander durante sus estudios en la escuela de ballet dio sus frutos y ayudó a soportar el régimen de entrenamiento: rutina de fuerza — 6 veces, montañismo — 2-3 veces, boxeo — 4 veces a la semana.

Zoe Saldaña, Star Trek: sin límites

Zoe Saldana dio a luz a gemelos en diciembre de 2014, y enseguida tuvo que ponerse en forma para el rodaje de la película Star Trek: sin límites. Casi todo el 2015, la actriz trabajó en su físico. Dado que Zoe no es una gran admiradora de las cintas de correr, su entrenadora ha elaborado un programa especial para ella con elementos de baile y boxeo.

Después de 9 meses de arduo trabajo, la actriz se quedó feliz por haber podido ponerse el disfraz de Gamora del año 2013: “No puedo creer que me haya puesto el disfraz viejo después de que nacieran los gemelos. Mamás del mundo, si yo lo hice, ¡entonces ustedes también sabrán hacerlo!”

Brie Larson, Capitana Marvel

A Brie Larson tampoco le gusta mucho el gimnasio y se perfecciona más intelectualmente que físicamente. Para obtener el cuerpo de una superhéroe, trabajó bajo la dirección de un entrenador experimentado 5 días a la semana durante 9 meses, aumentando gradualmente los pesos y la carga de trabajo. La rutina duraba hasta 4 horas al día. Como resultado, tiene suficiente fuerza que le permite hacer el puente con una barra que pesa 125 kg.

Gal Gadot, Mujer Maravilla

La belleza refinada de Rápidos y furiosos se transformó por completo para el papel de Diana Prince. El entrenamiento de Mujer Maravilla comenzó seis meses antes del inicio del rodaje y duraba 6 horas al día: “Me entrenaba 2 horas en el gimnasio, 2 horas aprendiendo coreografía y 2 más practicando equitación. Fue muy difícil”.

Charlize Theron, Atómica

La actriz se adaptó tan armoniosamente a la imagen del agente del MI6 que el guión de la película fue transformado durante su entrenamiento, y las escenas de peleas se hicieron más complicadas. El equipo de filmación estaba dispuesto a volver a rodar estas escenas tantas veces cuantas fuera necesario. Pero al ver la velocidad con que la actriz dominaba las técnicas de las artes marciales, entendieron que no habría necesidad de hacerlo: Theron realizaba los movimientos de tal forma que la segunda toma no fue necesaria.

A pesar de la presencia de los dobles de riesgo en el set de rodaje, Charlize realizó el 98% de todas las acrobacias por sí misma, excepto aquellas donde había que caer por la escalera y saltar desde cierta altura.

Daisy Ridley, Star Wars (episodios de 2015 y 2017)

El papel de Rey en Star Wars (El despertar de la FuerzaLos últimos Jedi) le dio un gran reconocimiento a Daisy Ridley: antes de eso, protagonizó varios programas de televisión y cortometrajes. Para esculpir el cuerpo de una guerrera, la actriz entrenó durante 5 horas al día, 5 días a la semana. Su rutina incluía escalada, kickboxing y levantamiento de pesas. Hasta el rodaje en Star Wars, la chica no solía practicar deportes.

Tessa Thompson, Thor: Ragnarok

Para convertirse en la Valquiria ideal, Tessa Thompson tuvo que ganar 6,8 kg de masa muscular, entrenando 6 días a la semana. Su entrenador incluso controlaba el trabajo de los cocineros durante el rodaje, de modo que Tessa tuviera la dieta adecuada: muchas verduras, suficientes carbohidratos y una cantidad moderada de proteínas.

Margot Robbie, Yo soy Tonya

Margot Robbie siempre ha mantenido un excelente estado físico, pero para el papel de la patinadora tuvo que pasar por uno de los regímenes de entrenamiento más intensos que jamás había tenido. 4 horas al día, 5 días a la semana durante varios meses, la actriz ganó masa muscular y aprendió a patinar bajo la supervisión de coreógrafos profesionales.

¿Cuál de las transformaciones te impresionó más y por qué? ¿Qué opinas, cuál de las actrices encajó con mayor armonía en su imagen?