11 Hechos inesperados sobre el circo que solo se cuentan entre bambalinas

Curiosidades
hace 1 año

Ir al circo es como sumergirse en un mundo de fantasía por un momento. Ya sea por las proezas que parecen superar la capacidad humana, o por la mezcla entre un acto teatral y un juego arriesgado que desafía las probabilidades, este es un lugar que cautiva al espectador. Sin embargo, a veces olvidamos que lo que vemos en escena no es ni la punta del iceberg que hay entre bambalinas.

En Genial.guru nos ganó la curiosidad y descubrimos algunas de las cosas que no podemos ver desde las butacas.

1. Un cabello sano es sinónimo de seguridad

¿Sabías que cada hebra de cabello puede soportar un peso de 100 gramos? Con esto en mente, las personas que hacen el acto de colgarse sostenidas por su pelo tienen que trenzarlo como si fuera una cuerda y asegurarse de mantenerlo sano y fuerte. Para ello, suelen usar acondicionador varias veces al día; por ejemplo, la artista Anastasia IV asegura que se lo aplica hasta cinco veces.

2. Los malabaristas desarrollan otras áreas del cerebro

Los malabaristas desarrollan mucho más que una coordinación impresionante. Estos artistas tienen mejores reflejos, visión periférica y fuerza en los músculos centrales. Además, se ha demostrado que esta práctica provoca un cambio en la estructura cerebral.

Según un estudio aplicado a un grupo de personas que practicaron malabares por tres meses, se evidenció un cambio en el procesamiento de movimientos visuales complejos, así como un aumento de la materia gris en el cerebro.

3. Tienen algunas supersticiones

Para algunas personas, levantarse con el pie izquierdo es sinónimo de mala suerte, pero para los artistas circenses, lo es entrar al escenario con este pie. También algunos consideran que silbar entre bambalinas e incluso llevar una pluma de pavo real a la carpa atraerá la malaventura. Siendo que algunos de ellos hacen actos riesgosos, no es de extrañarse que deseen tener toda la suerte de su lado.

4. Tienen que aprender a hacer la caída perfecta

Algo que no solemos ver los espectadores es la práctica que tienen los acróbatas de circo para caer correctamente. Quizá pensamos que entrenan para hacer todo a la perfección, de forma que no corran ningún riesgo. Aunque esto es cierto, también tienen que estar preparados para el peor de los escenarios.

No basta con tener una red debajo que los detenga, ya que, si no caen de forma apropiada, podrían lastimarse con esta e incluso rebotar fuera de ella.

5. Las palomitas fueron un snack de circo antes que del cine

Desde antaño, las palomitas han sido el snack por excelencia del circo. En 1848 se convirtieron en una botana popular que solía encontrarse en sitios de entretenimiento como los circos y las ferias. Curiosamente, no se consumía en el cine.

6. Hay dos tipos de contorsionistas

Los contorsionistas tienen una flexibilidad que parece sobrehumana. Pero, aunque parezca que pueden doblar su cuerpo como les plazca, en realidad, la mayoría solo puede hacerlo hacia una dirección. Existen dos tipos de contorsionistas: los que se flexionan hacia adelante y los que lo hacen hacia atrás, según en qué dirección su columna vertebral sea más flexible.

7. Su flexibilidad no siempre es cuestión de genética

Aunque parezca producto de una genética privilegiada, nadie nace siendo contorsionista. Si bien puede ayudar ser más flexible que el promedio, en realidad, toda contorsión es el resultado de una práctica exhaustiva a lo largo de los años.

8. El carro de payasos no es un coche normal

Un truco clásico es ver salir a un montón de payasos de un carro muy pequeño, pero eso de que manejan un auto normal es un invento de la televisión. Puede que parezca un misterio el cómo logran amontonarse para caber en ese espacio tan reducido, pero el truco es muy simple. Tan solo usan un carro especial que no tiene ningún componente dentro, para así lograr meter de 14 a 21 payasos en él.

9. Algunos son licenciados en circo

¿Te has preguntado qué se necesita para trabajar en el circo? Nosotros sí. Aunque no es necesario tener una educación formal para integrarse a este tipo de espectáculo, es posible hacer una Licenciatura en Artes Circenses. Además, existen escuelas de circo alrededor del mundo que entrenan a las personas desde temprana edad para que adquieran las habilidades necesarias.

10. La resistencia es la clave para no caer

Para evitar caer de una gran altura, los trapecistas de aro tienen que comprobar la integridad del aparato, así como estar conscientes de los movimientos que hacen allá arriba. Pero otra parte importante para mantener su seguridad es practicar la resistencia y la memoria corporal para lograr hacer su rutina completa sin detenerse y sin una caída que pueda causar lesiones.

Por ejemplo, la trapecista Grace Ramsey, después de calentar contorsión por dos horas, entrena su resistencia en sets de 25 minutos seguidos.

11. Utilizan un spray antideslizante

La danza aérea es una de las actuaciones más cautivantes del circo. Aunque existen diferentes formas de trepar y amarrarse en la tela para no caerse, algunos artistas utilizan ayuda extra. Suelen aplicar un spray o polvo de resina antideslizante en sus manos y pies, e incluso en su vestuario, para tener un mejor agarre.

¿Cuál es tu acto favorito del circo? ¿Qué es lo que te impresiona más al ver este tipo de espectáculo?

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas