14 Acertijos para incrementar tu atención al detalle

Curiosidades
hace 4 meses

El padre de Juan tiene tres hijos. Está Joaquín, un estudiante inteligente y tranquilo. Luego está Josué, un atleta popular. ¿Y quién es el tercer hijo? Es Juan. Su padre tiene tres hijos: Joaquín, Josué, y él, ¡Juan!

Un día, una profesora decidió tomarles un examen a sus alumnos, pero todos se negaron a hacerlo. Solo podía castigar por saltarse la prueba a un estudiante. Todos ellos conocían los nombres de los demás. Si un alumno sabía que iba a ser castigado, aceptaría hacer el examen. ¿Cómo podía la profesora hacer que todos los alumnos participaran? Les dijo que castigaría al alumno cuyo nombre fuera el primero por orden alfabético. Así, esta persona no se saltaría el examen. El siguiente en la lista tampoco lo haría, y así sucesivamente hasta el final.

Rafael estaba en casa sentado en su silla con un libro. De pronto, el jarrón supercaro de su hermana se cayó y se rompió en el salón. Corrió hacia allí a tiempo para ver a un desconocido saltar por la ventana y salir corriendo. Rafael intentó perseguirlo, pero sus lentes se empañaron por el frío, así que no vio a la persona. Cuando la policía llegó, supo de inmediato que estaba mintiendo: él mismo había roto el jarrón. ¿Cómo lo descubrieron? Las gafas no se empañan cuando se pasa de un cuarto cálido al frío del exterior. Es al revés. Michael Winston, a quien le disgustaba el arte moderno, se precipitó en la City Gallery y causó daños millonarios a varios cuadros. Aun así, el director de la galería agradeció al Sr. Winston sus acciones. ¿Por qué? Michael era bombero. El agua de su manguera dañó varias obras maestras, pero aun así consiguió extinguir el fuego y salvar muchas más obras expuestas.

Mira esta fila de gente en la caja de un supermercado. Son todo un grupo variopinto, pero uno de ellos está intentando sacar comida a escondidas de la tienda. ¿Puedes decir quién es con solo mirarlos de cerca? Podrías pensar que es la mujer embarazada por su barriga falsa, pero mira: lleva unos tenis cómodos sin cordones para poder ponérselos fácilmente. El tipo con una sudadera holgada parece sospechoso, pero no es comida lo que está escondiendo en su bolsillo, ¡sino un gatito! El verdadero culpable es el tipo que está detrás de él. Mira sus mangas: uno de sus brazos se ve mucho más grande que el otro. ¡Debe estar ocultando algo ahí!

Un hombre vestido de negro de pies a cabeza caminaba en medio de la calle. De repente, un enorme carro negro con los faros apagados apareció en la esquina y chilló para no atropellarlo. ¿Cómo diablos vio el conductor del auto al hombre de negro? Bueno, la única respuesta razonable es que todo sucedió a plena luz del día. Después de todo, nadie dijo que fuera de noche. Tres amigos de la universidad se reunieron después de un descanso de verano y estuvieron compartiendo historias sobre sus vacaciones. Liliana describió cómo ella y su novio habían ido a París y habían visto la ciudad desde lo alto de la torre Eiffel. Darío contó a sus amigos que había viajado a África con sus padres. Pero en su último día, hubo una enorme erupción volcánica, y no estropeó sus vacaciones solo porque volaron a casa ese día. Y Elena dijo que había visitado a su tío en Texas y que había aprendido a montar a caballo. Sin embargo, una de las historias era falsa. ¿Cuál? La historia de Darío es falsa. No pudo volar a casa el día de la erupción, porque cuando ocurre algo así, todos los vuelos se cancelan.

Marcos y Amanda quedaron varados en una pequeña isla deshabitada, llena de arena y rocas, pero no mucho más. No tenían radio ni teléfonos móviles, y allí no había árboles para hacer una señal de humo. De pronto, Amanda se dio cuenta de que un avión estaba dando vueltas en el cielo en busca de ellos. Se le ocurrió una brillante idea para hacer que se fijara en ellos. Poco después, el avión los recogió. ¿Cuál fue la idea de Amanda? Sugirió usar piedras para deletrear SOS en la arena.

Miguel estaba estudiando para un gran examen en la biblioteca de la escuela. Ya era tarde cuando terminó y, de pronto, oyó que alguien gritaba pidiendo ayuda. La voz venía de detrás de la puerta de un aula cerrada. Miguel se apresuró a abrirla. Dentro estaba su compañero de clase, Braulio. Le dijo a Miguel que había ido a comer algo a la cafetería, pero que ese día estaba cerrada. De repente, se desmayó, y lo siguiente que supo fue que estaba encerrado en el aula. Miguel prometió averiguar quién había hecho esto. Por la mañana, Miguel tenía 4 sospechosos en mente. Cuando empezaron las clases, los interrogó.

— Mateo le dijo que había estado haciendo los deberes en un aula.
— Emiliana dijo que había estado con Mateo, pero que después se había ido a casa.
— Olivia afirmó que había estado almorzando en la cafetería.
— Y Cristian explicó que había estado enfermo ese día.

Miguel no tardó en averiguar quién era el culpable. Era Olivia. Ella no pudo haber estado almorzando en la cafetería porque estaba cerrada ese día.

Clara estaba en su habitación de hotel cuando oyó que alguien llamaba a su puerta. Observó por la mirilla y vio a un hombre desconocido. Le dijo: “Hola, soy el gerente del hotel. Siento molestarle, pero nuestra base de datos ha colapsado. ¿Podría dejarme entrar para confirmar una información?”. Clara se apresuró de inmediato a tomar su teléfono y llamó a la seguridad del hotel. ¿Se puede saber por qué? La placa que llevaba el hombre en el pecho decía “Claudia Herrera”, y ese es un nombre de mujer. Ella sabía que el sujeto era un gerente falso.

La madre de Emma le pidió a la niña que fuera al súper y le dio una lista de compras y una tarjeta bancaria. Pero por si Emma olvidaba el PIN de la tarjeta, su madre también le dio una pequeña pista. Cuando la muchacha ya estaba en la caja, sacó la pista de su bolsillo e inmediatamente recordó el código. ¿Puedes decir qué número era si la pista era una hoja de papel con una mosca, un gato, una niña y una serpiente dibujados?

Campo Chico era un pequeño pueblo donde nunca pasaba nada. Pero un día, el Sr. Rodríguez, un rico granjero, llegó a la comisaría llorando, diciendo que dos de sus mejores vacas habían desaparecido. Había tres sospechosos, y cada uno de ellos tenía que responder a una sola pregunta: “¿Tomó los animales de su vecino?”. El Sr. Alvídrez dijo que él y el Sr. Rodríguez tenían un negocio en común, y que no arriesgaría su asociación. La Sra. Martínez declaró que llevaba viviendo en este pueblo desde que había nacido, y que no iba a estropear su reputación por culpa de unos animales. Y el Sr. Juárez explicó que su familia llevaba siglos criando cerdos, ¡y que no tenía ningún motivo para robar vacas! El policía descubrió quién era el delincuente, ¿y tú? El ladrón es el Sr. Juárez. ¿Cómo sabía él que lo robado eran vacas? ¡Nadie le había dicho la especie animal!

Una mujer estaba desayunando en un bonito restaurante. En un momento dado, se dio cuenta de que había una mosca en su café. Se indignó e hizo que el mesero le trajera otra taza. Cuando este volvió con una nueva taza de café, ella gritó: “¿Qué clase de servicio hay en este lugar? Me has traído la misma taza de café”. ¿Cómo lo descubrió? Ya había puesto azúcar en su anterior taza de café. Cuando probó la nueva, estaba dulce.

Hay un barril de agua en el patio. Miras dentro y dices que está más que medio lleno, pero tu amigo argumenta que está menos que medio lleno. ¿Cómo puedes averiguar quién tiene razón sin usar herramientas de medición ni sacar agua del barril? Inclina el barril para que el agua toque su borde. Si puedes ver el fondo, el barril está lleno hasta la mitad. Si el fondo todavía está cubierto de agua, tiene más.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas