16 Citas terribles que casi hicieron a la gente gritar “Gracias por nada”

Pareja
hace 10 meses

El amor. Casi nadie puede negar que, en algún punto de la vida, lo hemos buscado como un ciego busca sus lentes. Desgraciadamente, para encontrarlo, a menudo tenemos que conocer a varios candidatos que dejaron una impresión tan extraña que hacen desear no haberlos conocido nunca. De hecho, el internet está repleto de historias como estas, y hoy te compartimos algunas incómodas anécdotas de usuarios de internet.

  • Mi cita más extraña fue, probablemente, con un tipo que se amaba demasiado a sí mismo.
    Nos conocimos en línea, en un grupo de Facebook, sobre una discusión de negocios. Así que me invitó a salir en un mensaje privado. Su perfil indicaba que era rico. Todos los días había una foto de él en algún lugar lujoso. De todos modos, se veía lindo... y usaba lentes (¡mi debilidad!) así que dije que sí. Nos conocimos en un hermoso restaurante elegante. El tipo sí que era guapo y, al principio, parecía inteligente. Pero luego nos sentamos a la mesa. Miró a su alrededor y luego dijo: “¡Quiero tomarme una selfi aquí!”. Bueno, está bien... ¡Pasó los siguientes 15 o 20 minutos tomándose selfis! Yo estaba sentada y mirándolo mientras él estaba ocupado, “buscando el ángulo correcto”. Definitivamente fue raro. No es necesario decir que, cuando me pidió otra cita, le dije que no. © Anna Stepanova / Quora
  • En 2012, hice match con una chica muy bonita en Tinder. Nos pusimos a hablar sobre un montón de cosas, y como ambos estábamos libres ese domingo, quedamos en almorzar juntos.
    Ese día, ella llegó cinco minutos después que yo y la reconocí de inmediato. Era más bonita de lo que parecía en las fotos y llevaba una bolsa de laptop. Pensé que era mi día de suerte.
    Nos dimos la mano y nos acomodamos. Ordenamos la comida y, mientras la observaba, ella sacó la computadora de su bolsa y dijo: “Trabajas en la industria de TI, ¿verdad? Tengo un problema con esta. ¿Puedes checarla?”. “¿Cuál es el problema?”, dije, tomando la computadora. “La computadora está colgada y he perdido mucho trabajo”. Durante la próxima hora, traté de arreglar su laptop. Casi nos terminamos la comida y, de alguna manera, arreglé la computadora. “¡Ahí está! Todavía no está en las mejores condiciones, pero puedes trabajar en ello” —dije, sintiéndome feliz de poder ayudarla. Volvió a poner la computadora dentro de su bolso y dijo: “Muchas gracias. Tengo que irme ahora. Eres un amor”. Antes de que pudiera decir algo, salió corriendo por la puerta. ¡Fue realmente extraño! © Avishekh Das / Quora
  • En otra cita, con mi ahora esposa, todo iba genial. Ella se reía a carcajadas, pero en otra mesa estaba esta otra chica. Era linda, pero el problema era que me estaba mirando... con una mirada espeluznante. Bueno, mi cita se dio cuenta y, cuando la chica se levantó, imagino que para ir al baño, me preguntó si la conocía. No, para nada. La chica regresó y siguió mirándome.
    Yo no era feo y tenía muchas citas en ese entonces. ¡Pero NUNCA me habían mirado así!
    De todos modos, la chica de la otra mesa tuvo la gran idea de usar su teléfono para disimular. Entonces, ella comenzó a “hablar por teléfono”, hasta que ¡su teléfono empezó a sonar!
    Ella, absolutamente sorprendida, dejó caer el teléfono. Se metió debajo de la mesa, para recuperarlo, pero después de otros 10 minutos, seguía sentada allí con cara de vergüenza (no la culpo), luego se levantó y salió corriendo... Todo muy extraño jajaja. Realmente me pregunto de qué se trataba todo eso. © Eddie Monaghan / Quora
  • Conocí a una chica a la que llamaré Sonya. Pasamos juntos un par de horas un sábado y planeamos salir de nuevo el jueves. Empezó bastante normal. La recogí en su casa y nos fuimos a cenar. Durante la cena, ella mencionó casualmente que tiene un acosador y, realmente, no le presté mucha atención. Después de cenar, decidimos ir a su casa. Se nos pasó el tiempo, así que me quedé a dormir en su sofá y quedamos en desayunar por la mañana antes de ir al trabajo.
    Al día siguiente, mientras nos preparamos para irnos, ella volvió a mencionar a su acosador y mencionó que le había enviado un mensaje de texto diciendo que estaría allí en 5 minutos.
    No tenía idea de cómo reaccionar ante esto. ¿La gente acecha a las seis de la mañana? ¿Qué tipo de acosador envía mensajes de texto sobre su llegada? Tenía tantas preguntas. No obstante, seguimos preparándonos para salir a desayunar y, justo cuando iba a arrancar mi auto, una minivan se detuvo a mi lado y me bloqueó el paso. El conductor de la minivan bajó la ventanilla y gritó: “¡Pero dije que te amo!”. Después de un momento muy incómodo, tuvo que avanzar porque un carro detrás de él quería pasar.
    Sin embargo, después dio una vuelta en U y empezó a seguirnos. Cuando llegamos a un semáforo en rojo. Se detuvo junto a nosotros y le gritó a Sonya que abriera la ventana. Ella se negó. Le pregunté si él era peligroso, pero ella creía que no. Excelente. Aun así, mientras nos seguía, amenazó varias veces con chocar mi auto, así que Sonya llamó a la policía y, en ese momento, la policía nos aconsejó que nos detuviéramos y, cuando lo hicimos, la minivan simplemente continuó su paso.
    Después de esperar unos minutos, y sin señales de la minivan, fuimos a desayunar.
    Luego, la policía llamó a Sonya mientras desayunábamos y le dijeron que los recibiera en su casa, justo a tiempo para que yo la llevara y me fuera al trabajo. © Brandon Westf / Quora
  • Después de romper con mi novio de muchos años, acepté salir con Marc, a quien conocí a través de amigos en común en una fiesta. Marc era lindo, de una manera muy clásicamente nerd. Era bajo y delgado, con anteojos y un estilo sencillo e informal. Le gustaba el Star Trek original y compartíamos muchos de los mismos gustos en música y programas de comedia.
    Los modales de Marc eran los más correctos y caballerosos; en realidad, nadie más me ha tratado así desde entonces. Respetó mi deseo de ir despacio. Caminaba entre la acera y yo, me sostenía la puerta, incluso me dio una rosa. Se ocupaba de todo y hacía una cena deliciosa. Recuerdo no haber sentido una gran atracción física, pero me encantaba su compañía.
    Así que se pueden imaginar mi sorpresa cuando esa noche me di cuenta de que Marc era realmente Marcia. Era una lesbiana que prefería presentarse como hombre. No me extrañó, pero me reí y dije: “Bueno, ¡esto sin duda es una velada muy interesante!”. Eso ayudó a reducir la tensión. Definitivamente, es la cita más rara que he tenido. Y sigue siendo una de las mejores, también. Muchos hombres podrían aprender de sus modales. © Elizabeth Anne Stevens / Quora
  • Un día, el presidente de una pequeña empresa sacó todo su dinero y tarjetas de su billetera para mostrarme cuánto dinero tenía y qué vida viviría con él. Cuando llegó la cuenta, me la entregó y me dijo que dejaba que las chicas pagaran todo en la primera cita, ¡una especie de prueba para ver si estaba interesado en su dinero o no! ¡Pagué y nunca más hablé con él! © Luana Matei / Quora
  • Una vez, conocí a un tipo, tuvimos dos citas muy exitosas y estaba empezando a ilusionarme. Sugirió que la tercera cita fuera en su casa. Él iba a cocinar y podíamos pasar el rato. Desde que dijo eso, empecé a imaginar nuestra vida juntos y adoptando un montón de perros.
    Llegué a su puerta con un ramo de flores silvestres y con la cabeza llena de fantasías románticas.
    “¡Hola, Greg, bienvenido! Me gustaría que conozcas a mi compañero de vida, Jason. Jason, este es Greg”.
    Llámame quisquilloso, pero si estoy saliendo contigo y estás en pareja, creo que sería genial que me dijeras eso desde el principio. Si esto sucediera hoy, me marcharía. Pero yo tenía veinte. Por alguna razón, sentí que era necesario ocultar mi sorpresa y proceder como si nada estuviera mal.
    Charlé. Me reí. Después de algunas horas, salí de allí y, de camino a casa, compré una caja de mezcla para brownies y un galón de leche. No me molesté en hornearlo, simplemente lo bebí todo con una cuchara. © Greg Holley / Quora
  • Una vez, salí con una feminista autoproclamada que conocí en Tinder. Fue demasiado raro. Se ofendió porque sostuve la puerta para que ella pasara después de mí. Dijo que no necesitaba que yo le abriera la puerta porque las mujeres son perfectamente capaces de abrir puertas por sí mismas. Estaba aturdido. “Está bien”, dije, pero mi cabeza pensó: “¿Se supone que debo cerrarte la puerta en la cara justo después de salir?”. Estaba bastante seguro de que cualquier persona con modales habría sostenido la puerta para cualquiera detrás de ellos, sin importar el género.
    Pero eso no fue todo, también comentó sobre mis “acciones patriarcales” y demás (íbamos caminando por la calle y le dije que tuviera cuidado con un automóvil que venía por detrás).
    Tuvimos dos citas y eso fue todo. He decidido que los gatos son los mejores compañeros. © Timothy Soh / Quora
  • Me había enamorado de un chico con el que trabajé durante algún tiempo. Me invitó a salir un par de veces, pero se desanimó en el último minuto en ambas ocasiones. Básicamente, había decidido renunciar a él cuando me llamó y me preguntó si quería reunirme con él y su amigo en un bar. Fui a buscarlos y me preguntó si me gustaría acompañarlos a una fiesta. Sin embargo, él acababa de salir brevemente con una mujer que podría estar en la fiesta, ella estaba un poco obsesionada con él, etc. Me dijo que estaba bastante seguro de que ella estaba fuera de la ciudad y que no habría ningún problema. Accedí a ir y él se ofreció a llevarnos a los dos. Cuando llegamos, todos se detuvieron y nos miraron. Superincómodo. Entonces, mi cita comenzó a ignorarme y se volvió muy frío. Finalmente, simplemente desapareció. Salí, y su coche no estaba. No respondía llamadas ni mensajes. Luego, descubrí que la fiesta había sido organizada por la chica que estaba “obsesionada con él” en su casa. Por ella supe que habían estado saliendo durante varios meses y que, en realidad, se habían reunido ese mismo día. Afortunadamente, la chica fue muy amable y se dio cuenta de que yo no tenía ni idea de su existencia y ambas estuvimos de acuerdo en que el tipo era un idiota. Me fui de la fiesta y, obviamente, nunca volví a hablar con él. © Amanda Steinhauer / Quora

Si te quedan ganas de leer sobre citas embarazosas que se sacaron un 10 en incomodidad, checa estos artículos (1, 2, 3, 4, 5).

  • Hace mucho tiempo, en la universidad, cuando estaba pasando por una “fase desesperada por salir con alguien”, envié una solicitud de Facebook a una chica que solo tenía dos fotos de ella en su perfil. Ella aceptó mi solicitud y comenzamos a conversar. Seguimos chateando por Facebook durante un par de meses antes de decidir encontrarnos.
    Elegimos una hora y un lugar para encontrarnos y llegué 10 minutos tarde. La vi esperándome. De alguna manera, parecía un poco más baja que su foto de perfil y también era un poco más delgada (ten en cuenta que solo había visto dos fotos de ella en Facebook y en ese momento la calidad de las fotos no era tan buena como ahora). Me acerqué a ella y comenzó la charla con los habituales saludos.
    Durante la cita, sentí que algo andaba mal. No estaba muy interesada en hablar conmigo; además de eso, no podía recordar la mayoría de las cosas de las que solíamos hablar durante nuestras conversaciones y solo se concentraba en su comida. Además, estaba intencionalmente tratando de ser incivilizada, como eructar, masticar ruidosamente, rascarse el cuerpo continuamente. Eso me desanimó por completo. Terminamos el almuerzo y nos despedimos.
    Después de eso, nunca tuvimos una segunda cita y finalmente dejamos de hablar por completo.
    Un par de años más tarde, me había salido de la universidad y había comenzado a trabajar en mi primer empleo. Recibí un mensaje de Facebook de la misma chica. Fue una sorpresa total. Comenzamos a conversar sobre nuestro estado actual y nuestra vida. Durante la conversación, me sinceré y le dije que nuestra primera y única cita había sido un desastre total para mí, a lo que ella respondió: “En realidad, te escondí una cosa. Ese día, la chica que vino a conocerte no era yo, era mi hermana gemela. La mandé a ella en mi lugar porque quería ver cómo te comportarías”.
    Lecciones aprendidas:
    1. Siempre asegúrate de estar saliendo con el gemelo correcto (no, ella nunca mencionó durante esos chats que tenía una gemela)
    2. Asegúrate de ver una gran cantidad de imágenes en las redes sociales o tener una videollamada antes de tener una cita. © Aditya Chandu / Quora
  • Ahora estoy felizmente casada por muchos años, pero todavía recuerdo una cita desastrosa:
    descubrí que él se había divorciado recientemente (menos de un mes). Eso debió haber sido una advertencia, pero estaba interesada en el concierto al que íbamos. La cita consistió principalmente en música, así que hubo poca conversación, aparte de que cada vez que hablábamos, él se quejaba de su ex. Después del concierto, fuimos a un restaurante a tomar postre y café. En medio del postre, se excusó para ir al baño. Cuando no regresó en 20 minutos, me preocupé y le pedí a un mesero que fuera al baño de hombres a ver cómo estaba.
    Regresó, irritado porque había enviado al mesero. Resultó que no necesitaba ir al baño... ¡En cambio, había llamado a su ex y estaba peleando con ella por teléfono!
    Luego, comenzó a decirme lo mala que ella era. En ese momento, le dije que le hiciera un favor a otras mujeres y que no tratara de tener citas hasta que hubiera resuelto sus problemas, llamé a un taxi (esto fue antes de Uber) y me fui. © Judy Edmonds / Quora
  • Mi cita más extraña fue la última cita a ciegas que tuve. En los “viejos tiempos”, solía tener citas a ciegas con la ayuda de sitios de citas en línea. Como yo era una especie de caballero, llevaba a la mujer a cenar en la primera cita. La última vez que lo hice, recogí a una mujer en su departamento y la llevé a un restaurante cerca de su casa que resultó ser bastante caro.
    La mujer pidió cola de langosta, varios cócteles y un postre exótico. Desde el principio, mi cita me decepcionó, porque no se parecía a su foto. El costo de la comida fue alto y yo estaba con una mujer que no me atraía. Después de la cena, la llevé directamente a su departamento y le agradecí por salir conmigo. Estaba tan deprimido después de dejarla en casa que conduje hasta un bar y tomé un trago. En el bar, conocí a la mujer de mis sueños, que finalmente se mudó conmigo y fue una maravillosa compañera durante varios años. © Rodney Vessels / Quora

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas