20+ Personas que no solo saben servir la venganza fría, sino también con una cereza encima

Historias
hace 5 días

Las personas que afirman que vengarse está mal olvidan por completo que la impunidad no beneficia a nadie. Es justo poner en su lugar a los descarados y astutos que quieren aprovecharse de los demás, dándoles una cucharada de su propio chocolate. Solo es importante no pasarse y pagar con la misma moneda.

  • En mi infancia, unos bravucones se burlaban de mí. Una vez los vi en la playa, se fueron a nadar y yo tomé una bolsa de papas fritas y las desmenucé sobre sus toallas. A unas 50 gaviotas les tomó menos de cinco minutos encontrar ese lugar. © Any_Clue_1632 / Reddit
  • Desde el primer día que conocí a mi suegra, no me soporta. ¿Por qué? No lo sé, y tampoco tengo ganas de averiguarlo. Al principio, solo hacía pequeñas maldades y comentarios sarcásticos, pero luego se dio cuenta de que eso no me afectaba. Un día, cuando ella y mi suegro tenían que llevarme a mí y a mi hijo a la casa de campo, donde mi esposo ya estaba trabajando, llegaron, acomodé al niño dormido en el coche y entonces mi suegra me pidió que le trajera una sartén para hacer crepas, que supuestamente necesitaba mucho. Volví a la casa, y cuando salí, el coche ya no estaba. No pude comunicarme con ellos, y mi esposo tampoco contestaba el teléfono; en resumen, la conversación se dio solo cuando llegaron a la casa de campo y mi esposo se dio cuenta de que no estaba allí. Mi suegra se golpeaba el pecho y lloraba, diciendo que pensó que yo había cambiado de opinión sobre ir con ellos. Mi esposo le creyó. Bueno, le juré a esa mujer miserable que no pondría un pie en su casa de nuevo, y que no quería tener nada que ver con ella. Ella solo resopló con satisfacción. Un año después, se lamentaba: ni mi esposo ni mi hijo querían visitarla sin mí. Ahora tampoco recibe ayuda de mí en su huerto. Y en su cumpleaños, su hijo le regala lo que él considera apropiado, sin mis consejos. Este año, por ejemplo, le regaló un certificado para la depilación láser de bigote. Ahora yo simplemente disfruto de la paz y la tranquilidad.
  • Mi abuela se quejaba de los vecinos, diciendo que no cuidaban a sus gallinas y que estas se metían en nuestro jardín, caminaban por el huerto, se comían todo y destruían los brotes. ¡Mi abuela estaba harta de luchar contra ellas! La astucia de mi abuelo vino al rescate. Un día se levantó temprano y esparció huevos de gallina por nuestro huerto, y cuando los vecinos vinieron a recoger a sus gallinas, vieron a mi abuelo “cosechando” huevos. ¡Unos 20 huevos directamente del huerto! Los vecinos descarados nunca más dejaron que sus gallinas se acercaran a nuestro terreno.
  • Observé esta escena en mi patio. Un vecino, un joven con una pala, estaba limpiando un lugar para su coche, desenterrando una gran cantidad de nieve. Su coche estaba un poco más lejos. Limpió el lugar, dejó la pala en la nieve y se dirigió hacia su coche. En ese momento, otro conductor se estacionó en el lugar limpio, aunque había visto que el joven había estado quitando la nieve. A todas las quejas respondió: “¡Me da igual! Es un lugar público”. Esperando a que el segundo conductor se marchara a casa con una sensación de orgullo y superioridad, mi vecino llamó a sus amigos. Vinieron tres personas con palas y rápidamente amontonaron nieve sobre el coche, enterrándolo por completo. Nunca había visto un trabajo tan rápido.
  • Mi mamá a menudo se olvida de lavar su taza de café por la mañana porque se apresura al trabajo. A mi papá, por razones que no entiendo muy bien, eso le molesta mucho. Así que decidió “darle una lección” a mi mamá: puso la taza sucia en su almohada. Cuando mamá vio ese espectáculo y obtuvo una explicación de papá, lavó la taza y se disculpó. Luego recorrió la casa y recogió todo lo que papá había olvidado guardar: destornilladores, envoltorios, calcetines, sudaderas, platos, y los puso en su lado de la cama. Luego se sentó y le dijo a papá: “Ahora es tu turno”. Al final, papá estuvo organizando sus cosas hasta la una de la mañana para poder acostarse. Ahora ya no “le da lecciones” a mamá, simplemente lava su taza.
  • Voy al gimnasio. Tenemos una entrenadora que durante las sesiones disfruta haciendo “bromas” ofensivas sobre alguien y luego dice: “Solo estaba bromeando, jeje”. En una sesión, comenzó a burlarse de mí y luego se dirigió a una chica diciéndole algo como: “No necesitas mostrar tus abdominales aquí. ¡Aquí se necesitan músculos, no abdominales!” Después de eso, perdí las ganas de asistir a sus clases. Hay muchas sesiones, así que siempre se puede encontrar un reemplazo.
    Un tiempo después, estábamos esperando una clase con otro entrenador, y se nos acercó esta entrenadora diciendo: “Hoy los reemplazo. ¿Qué les parece?” Al parecer, esperaba escuchar cumplidos y lo felices que estábamos. Todos permanecieron callados, y sin querer, lo juro, se me escapó: “¡La aguantaremos!” Su expresión cambió por completo. Corrió a decirles a todos los que no habían escuchado: “¡Me dijeron que me aguantarán!” Entonces añadí, al estilo de ella: “Pero solo estaba bromeando”. Sin embargo, a ella no le pareció gracioso. Desde entonces, cada vez que nos encontramos en el pasillo, recibo de ella una mirada llena de odio.
  • Tengo una compañera de trabajo, una mujer de unos 45 años, que es increíblemente fastidiosa. Siempre se queja de cómo me visto o del color de mis uñas (¡dice que el rojo me hace ver gorda!). Un día, tuvo problemas con un programa y, después de intentar solucionarlo por su cuenta, me pidió ayuda en voz baja. ¡Yo aproveché la oportunidad! Dije en voz alta: “¿Qué? ¿No sabes en qué hiciste clic? ¡Vamos a verlo!” Hablé lo suficientemente fuerte como para que todo el departamento escuchara. Ella me pedía que bajara la voz, pero yo seguí. Le dije: “Me has dado un millón de consejos inútiles, ahora te daré una montaña de los míos”. Después de eso, nadie más me dio recomendaciones no solicitadas.
  • Tengo una amiga llamada Tania. Ella tenía un novio amable, cariñoso y atento. Recordaba todo: cuándo se conocieron, qué flores le gustaban, qué películas prefería, ¡todo! Compró un apartamento y vivían juntos, haciendo costosas remodelaciones. Un día, Tania regresó del trabajo y encontró sus maletas en el pasillo del edificio. El novio se había encerrado dentro y no respondía a sus llamadas. Tania, que venía de las afueras y no tenía mucho dinero con ella, vino a quedarse a mi casa. A la mañana siguiente, cuando él se fue al trabajo, Tania fue al apartamento a recoger algunas cosas que él había olvidado. Encontró una libreta bonita y descubrió que era un dossier de todas sus conquistas: nombres, apariencia, flores favoritas, fechas y lugares de sus últimos encuentros, y más. Tania descubrió que mientras ella trabajaba y arreglaba el apartamento, él estaba con otras mujeres. Había alrededor de 20 chicas registradas, con casi 40 páginas en total. Aunque Tania no es de las que buscan confrontaciones, no podía dejar esto sin castigo. Lloró unas horas y luego rompió la libreta, pegando cada hoja en sus preciosas paredes, en el costoso azulejo y en el linóleo, con un pegamento fuerte. Aunque él logró arrancar las hojas, el pegamento quedó para siempre. Tuvieron que rehacer la remodelación, gastando mucho dinero de nuevo. Esa noche, él la llamó, pero Tania, harta de escuchar sus quejas, colgó después de tres minutos. No es que se sintiera completamente mejor, pero sí mucho más aliviada.
  • Cuando era niña, tuve la osadía de cortarle el cabello a mi mamá mientras dormía. Me encantaba hacer travesuras, pero mi mamá siempre se lo tomaba con humor. Después de mi “jugarreta”, mi mamá se hizo un nuevo peinado que nunca antes habría considerado. Le quedaba genial y estaba muy contenta. Pero, ¿quién habría pensado que mi mamá era tan “vengativa”? Ayer me desperté con un corte de pelo estilo bob. Me gusta, pero no esperaba este giro de los acontecimientos. Diez años después, mi mamá cumplió su venganza y dijo: “Ahora estamos a mano. 1:1”.
  • Después de casarse, una amiga se mudó al apartamento de su esposo. El primer año fue bien, pero luego él dejó de trabajar. Primero porque lo despidieron, luego porque no encontraba trabajo. Esto se prolongó por un año. Mi amiga confiaba en él y mantenía su hogar con su dinero. Pero su paciencia llegó al límite y decidió divorciarse. Planeaba llevarse todo lo que había comprado, pero su esposo, astuto, se llevó todos los electrodomésticos a casa de sus padres. Sus padres, que lo adoraban, no quisieron colaborar. Mi amiga no se quedó de brazos cruzados. Mientras su esposo estaba fuera, fue al apartamento y desmontó todo: se llevó los revestimientos, los lavabos, los grifos, ¡incluso el inodoro! Básicamente, dejó el lugar como estaba cuando se mudaron, solo con las paredes en obra negra. Su esposo intentó quejarse, pero ella le dijo que solo había tomado lo que era suyo. No le convenía ir a la policía. Al final, él vendió lo que había escondido en casa de sus padres, pero no fue suficiente para restaurar el apartamento. Si desde el principio hubiera sido una persona decente, todo habría sido diferente.
  • Hace unos 10 años, estaba vendiendo el coche de mi suegra por 1 500 dólares. Vino un hombre, le gustó el coche y comenzó a regatear. Yo no quería bajar el precio (ya era bastante barato), pero mi suegra aceptó 1 400. El hombre compró el coche por 1 400, sin embargo, no le di el segundo juego de ruedas, diciéndole que no lo tenía. Las puse en venta por 150 dólares en internet, y el mismo hombre vino a comprarlas. Al principio se quejó, diciendo que esas ruedas eran del coche que compró. Le respondí: “Si hubieras comprado el coche por 1 500, te las habría dado gratis, pero por 1 400 no hay regalos”. Tuvo que comprar las ruedas por 100 dólares.
  • Mi compañera de cuarto es vegana, y yo no. Todo iba bien hasta que empezó a ser muy insistente con su ideología. Comenzó a fastidiarme con frases como: “Eres mala porque comes carne”. ¡Me molestaba mucho! Antes de mudarme, decidí vengarme. A ella le encantan las plantas y tiene muchas; incluso les habla y les pone nombres. Fui a una tienda de plantas y compré varios tipos de plantas carnívoras, colocándolas junto a sus macetas en la cocina. Estaba furiosa (por supuesto, plantas que comen seres vivos), pero no podía hacer nada. Y a mí, la verdad, me gustó cuidar de las plantas. © Sad-Combination-9471 / Reddit
  • Mi padre se ofendió cuando mi madre se cansó de tolerar sus infidelidades y pidió el divorcio (ella debía callarse y aguantar), por lo que no pagaba la manutención y, por principio, no participó en mi crianza. Vivir solo con el salario de mi madre no fue fácil, pero lo logramos. Después de la escuela, decidí ingresar a la universidad en otra ciudad y necesitaba dinero para vivir. Mi madre no tenía dinero. Desesperada, me dirigí a mi padre y le dije: “No pagaste la manutención, así que al menos ayúdame en esta situación”. Entonces, mirándome directamente a los ojos, respondió: “Primero, demuéstrame que darte dinero es una inversión que valga la pena. No veo un plan de desarrollo concreto, no dices cuándo me devolverás el dinero ni con qué intereses”. Me fui con las manos vacías. Me entristecí, encontré trabajo, trabajé durante un año y aún así ingresé a la universidad que quería. Me gradué y ahora trabajo. Un día, recibí un mensaje de mi padre: “Querida hija, estoy construyendo una casa, pero me estafaron. Necesito ayuda financiera, es muy urgente”. ¡Qué placer fue devolverle su propia frase, no se lo pueden imaginar!
  • Trabajo como maestro. Normalmente no tengo problemas con los niños, pero había un chico de 12 años con el que era muy difícil lidiar. A menudo interrumpía las clases, usaba malas palabras y era grosero, y después de clase salía corriendo del aula. Un día lo atrapé justo después del timbre y le dije que correr por los pasillos era peligroso. Como no podía caminar normalmente, como un adulto, lo llevaría al aula de la mano, como a un niño pequeño. Se notaba que se sentía muy incómodo, y sus amigos, al ver la escena, se echaron a reír. Después de eso, el chico se comportó muy bien en mis clases. © iaintentdead / Reddit
  • Mis padres tienen una casa de campo. Cada temporada de jardinería comenzaba igual: mi madre competía con la vecina sobre quién tenía el mejor huerto, los tomates más bonitos, quién cultivaba más calabacines. Para ser justos, todo esto lo empezó la vecina con sus comentarios sarcásticos como “Pues yo...” y “Pues mis...”. Pero mi madre es una persona competitiva, así que ambas se esforzaban mucho en el huerto, y mi madre siempre perdía. Este año, a mi madre le dolía la espalda, pero seguía queriendo superar a la vecina. Fue a pedir consejo a mi padre y ahora la vecina le tiene envidia. Todo porque ahora en nuestro terreno solo hay árboles frutales, bayas, flores y algunos vegetales solo por diversión. El resto del espacio lo ocupan el césped, tumbonas y una sombrilla. Mi madre toma el sol, bebe jugo, y mi padre finalmente puede ir a pescar tranquilamente. Mientras tanto, la vecina, trabajando arduamente en su huerto, nos mira con envidia.
  • Tenía un vecino que escuchaba rap a todo volumen, y la pared entre nuestros apartamentos era delgada. Tenía que escuchar su música por las noches. Le pedí que bajara el volumen, pero me mandó a callar, diciendo que no estaba violando ninguna norma y que si no me gustaba, podía taparme los oídos. Me molestó mucho. Sabía que dormía por las mañanas, así que me levantaba a las 6 y ponía mis óperas favoritas: “La Traviata”, “Carmen”, “Las bodas de Fígaro”, “Aida”, “Rigoletto”. Así que escuché toda la música clásica y también eduqué a mi vecino. Un mes después, él vino a mí y propuso hacer las paces y tratarnos con respeto, ya que estaba harto de los “aullidos”. Al final, me dijo: “Me gustó una canción, ¿me la puedes pasar?” Y tarareó “Habanera”. Se la pasé.
  • Trabajaba en una empresa donde se realizaban regularmente cursos de formación obligatorios. Normalmente, nos avisaban con antelación. Nos dividíamos en grupos de 5 personas para ir en un solo coche: era más divertido para nosotros y ahorrábamos dinero de la empresa (ellos pagaban la gasolina). Pero con el tiempo, la dirección cambió... Un viernes, nos informaron que habría cursos el sábado, sin importar nuestros planes. Así que decidimos que cada uno iría en su propio coche. Al final, llegaron 45 coches, y no había suficientes plazas de aparcamiento. El lunes, la dirección estaba furiosa por los gastos de gasolina. Además, aprendieron cuán costosa puede ser una formación obligatoria anunciada en el último momento. © MagicManicPanic / Reddit
  • Cuando era estudiante, iba a comprar a un almacén barato cerca de la residencia. Los vendedores solían ser groseros sin motivo alguno. Una vez, compré un pepino y una cebolla empaquetada. Pegué la etiqueta del precio del pepino en la bolsa de cebollas. La cajera empezó a gritar y a decir que debía haber puesto la etiqueta en el pepino, arrancó la etiqueta de la bolsa de cebollas (rompiéndola) y la intentó pegar en el pepino antes de cobrarme. Todo esto con los ojos en blanco y quejándose de lo tontos que eran todos. Llevé mis compras a casa, otro día volví a la tienda y llené una cesta con pepinos, poniendo una etiqueta en cada uno. Fui a la misma caja. Después de que ella cobró todo, me acerqué y le dije: “Oh, olvidé el dinero en casa”. En lugar de irme, esperé (su turno había terminado) mientras ella cancelaba todas las compras. Nunca la venganza fue tan dulce.
  • Nos visitó mi suegra. Caminaba por la casa, claramente irritada: las alfombras estaban limpias, la cocina y el baño relucían, no había polvo en ningún lado. De repente, se le ocurrió pasar la mano por la parte superior de la puerta, y encontró polvo. —¡Qué horror! ¿Es que no limpian nada? ¿Cómo llaman a esto?
    Con calma, le respondí: —Esto se llama “alguien siempre encuentra suciedad en todas partes”. ¡Hubieran visto cómo gritó!
  • Después de que tuvimos hijos, mi ahora exmarido decidió que todas las tareas del hogar eran mi responsabilidad porque yo era la mujer. Luego empezó a criticar mi trabajo, diciendo que no servía para nada, aunque yo era médica y aportaba el 40% de los ingresos familiares. Después, me reprochó que había ganado peso y me veía mal después del parto (pero cuidar de los niños para que yo pudiera ir al gimnasio, ¡eso no era tarea de un “rey” como él!). Insistía en que yo tenía suerte de estar con él, que nadie más me miraría. Nos divorciamos. No quería pagar la manutención ni dividir la casa, pero por orden judicial tuvo que hacerlo. Poco a poco, perdí peso, empecé a ganar más, pude permitirme un buen coche y comencé a tener citas. Ahora salgo con un chico guapísimo 15 años menor que yo; llevamos juntos dos años. Me veo y me siento genial, mientras que mi ex se ha descuidado. Me siento de maravilla. © Independent-Let-7688 / Reddit
  • Unos nuevos vecinos se mudaron al otro lado de la calle. Me di cuenta de que llevaban a su yorkshire terrier a nuestro jardín para que hiciera sus necesidades, y lo hacían cuando no estábamos, así que sabían que estaban haciendo algo mal. Hoy decidí vengarme. Llevé a mi husky a hacer sus necesidades en su jardín. ¿Por qué ellos sí pueden y yo no? Los vecinos salieron, los saludé y continué paseando por su jardín. Si no quieren que les hagan lo mismo, deberían comportarse adecuadamente. © AgirlnamedLilly / Reddit
  • Mi mamá es profesora. Un día, sus alumnos decidieron engañarla: todos afirmaban que ya habían presentado la tarea (debían inventar y representar diálogos en español) y que no era su culpa que ella no lo recordara. Mamá estaba desconcertada, hasta que uno de los chicos los delató. Entonces, encontró una solución elegante. Les dijo: “Chicos, debo disculparme con ustedes. Encontré mis anotaciones sobre sus presentaciones. No entiendo cómo pude olvidarlo”. Y comenzó a enumerar errores gramaticales que supuestamente habían cometido, que sus diálogos no eran lo suficientemente largos, que no incluían el vocabulario necesario, etc. Por supuesto, todo lo inventó. Pero ellos no podían contradecirla sin admitir que habían mentido. © a-dizzle-dizzle / Reddit
  • Una mujer se inscribió en nuestra autoescuela y, el primer día, tuvo una gran pelea con el instructor. Él, teniendo un pedal de embrague duplicado, comenzó a ayudarla discretamente cada vez que arrancaba el coche. La mujer estaba llena de orgullo: todos los demás sufrían, pero ella lo lograba fácilmente. Aprovechaba su situación en cada clase, sin dejar de burlarse de los demás, pero el instructor aguantaba. Así continuó hasta el día del examen. La mujer no pudo arrancar el coche. Salió corriendo, llorando, y el instructor entró a mi oficina, feliz, diciendo: “¡Oh, cómo me encanta servir la venganza en plato frío!”.

No siempre tenemos tiempo para poner en su lugar a los insolentes que se salen de control, pero cuando lo hacemos, es extremadamente satisfactorio.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas