Crearon un auto transparente, los aviones son los siguientes

Curiosidades
hace 5 meses

Ahí estás, a varios miles de metros por encima del suelo. A tu alrededor hay paredes, a pesar de que no parece. En este momento, estás dentro de un avión. Si miras abajo, verás el océano. Arriba, está el cielo, y a tus costados, las nubes. Así es: puedes ver a través de las paredes. No, no eres un superhéroe, pero ves más allá de estas paredes. ¡Eso es porque son transparentes! De todas maneras, puedes vislumbrar sus límites, lo que te recuerda constantemente que estás volando en un avión. No estás flotando ni cayendo a una altura de miles de metros.

Tienes todo el paisaje para ti, hasta puedes ver parte de la curvatura de la Tierra. Actualmente, ninguno de nuestros aviones es transparente, están hechos con el clásico aluminio. Esas paredes son confiables y ofrecen seguridad y firmeza. La experiencia de volar en un avión transparente nos llevaría a sentir que somos nosotros los que volamos, como águilas que atraviesan el cielo, sin la ayuda de ningún vehículo. Piensa en un avión normal: paredes de aluminio, alas grandes, una típica aeronave. ¿Ves esas ventanillas? Ampliémoslas un poco.

Muy bien, ya son tan grandes como las ventanillas de los trenes. Ahora puedes ver mucho más a través de ellas. Pero de momento quitemos todas las ventanillas. El avión se ha convertido en una enorme caja negra. Agreguemos un gran ventanal a un costado del avión, irá de arriba abajo y desde la cola hasta la cabina del piloto. Hagamos lo mismo al otro lado. Esto ya es suficiente para que tengas una enorme vista panorámica. De hecho, tal vez necesites lentes de sol para poder ver. Imagina que estás practicando paracaidismo. Si bien es aterrador, saltar de un avión te ofrecería un paisaje sin igual, ya que te encontrarías a una gran altura. Te pones la mochila con el paracaídas, unos lentes de seguridad para proteger tus ojos y la ropa adecuada para esta actividad. Ya estás listo. El paisaje que verías desde un avión transparente sería similar a este, pero sin ningún riesgo ni sensación de terror.

Además, al hacer paracaidismo, siempre estarás cayendo. En un avión transparente podrías ver el espectáculo desde la comodidad de tu asiento y a una altura constante. De acuerdo, no sería fácil crear una turbina transparente, tampoco unas alas. Cuentan con un sistema muy delicado con el que no se puede jugar. Pero supongamos que el cuerpo del avión, el lugar donde se encuentran los pasajeros, es transparente. Miras a tu alrededor y no ves ninguna pared. Te encuentras en el aeropuerto, listo para el viaje. El avión que estás por abordar es transparente.

Subes a un autobús, un autobús normal, y te lleva hacia el avión, que de por sí es impactante. Su cuerpo es transparente, pero las alas, la cola y la cabina del piloto son blancas. Antes de subir, te das cuenta de que puedes percibir su forma, y no solo a partir de las partes de colores. Eso se debe a que, si bien es transparente, desvía la luz que pasa a través de él. Es como este vaso de agua. Está sobre una mesa y puedes verlo sin problemas.

Sin embargo, en realidad solo estás viendo el fondo detrás del vaso lleno de agua. La razón se encuentra en la refracción de la luz. Tu cerebro es capaz de deducir la presencia y la forma del vidrio a causa de la distorsión, tal como sucede con el avión. Cuando entras, descubres que hasta los asientos son transparentes para no arruinar el espíritu del viaje. De todas maneras, para ayudar a las personas a verlos mejor, sus bordes están pintados de negro, al igual que todos los objetos importantes.

Si te dan miedo las alturas, este podría no ser un viaje divertido. El avión está a punto de despegar, las luchas por obtener un asiento con ventanilla o por echar un vistazo por la ventanilla de tu vecino se terminaron. Todo el avión es tu ventanilla. El despegue comienza. Puedes ver y sentir el movimiento. Miras abajo y sientes que la pista de aterrizaje se mueve cada vez más rápido. Pero no tiene nada que ver con la pista, el que se mueve es el avión. De pronto, te alejas del suelo. Tu corazón comienza a latir un poco más rápido, ¡estás entusiasmado! Te encuentras a varios miles de metros del suelo, ¡y puedes ver absolutamente todo!

Las aves que vuelan a la misma altura que los aviones podrían tener problemas para verlo. Y no solo las aves, también los demás pilotos. Si la mayor parte del avión es transparente, ¿cómo asegurar que los pilotos lo distingan en medio del aire y a tanta distancia? Dependen del sistema de comunicación y los radares; más trabajo para las personas en las torres de control aéreo. ¿Qué tal si, en lugar de paredes completamente transparentes o traslúcidas, hubiera pantallas que reemplacen las paredes de aluminio y las ventanillas?

En primer lugar, el avión pesaría menos que un avión normal, así que necesitaría menos combustible para moverse. Es inevitable preguntarse si podría soportar la presión; harían falta unos cuantos adelantos tecnológicos para construirlo. Tal vez sea un poco más aerodinámico, ya que cualquier interrupción en la superficie genera resistencia. Con pantallas en lugar de ventanillas, podrías volar sobre cualquier destino, pero con la posibilidad de elegir el lugar en el que prefieras estar.

Imagina que estás volando sobre el océano en tu avión privado durante el mediodía. Es una vista hermosa, pero ya la has visto decenas de veces; no es tu primer paseo en un avión transparente. Te gustaría estar en París, y como el avión es tuyo, tú decides. Presionas un interruptor, eliges un destino, y de pronto estás en el centro de París, con una vista hacia la torre Eiffel. Genial, pero ahora quieres mirar tu programa favorito. Puedes tomar tu control remoto y presionar “Reproducir”. Ahora, tus ventanas son como una gran pantalla LCD que sintoniza lo que tú quieras.

Como son pantallas, tu avión incluso podría contar con un software que te permita hacer lo que normalmente harías con una computadora. Subiste a tu avión a la 1 de la tarde, pero tienes una reunión importante a las 2. En este avión, eso no es problema: simplemente puedes abrir la aplicación de llamadas en las pantallas de tu pared, elegir un fondo de aspecto profesional y listo. Y con un buen par de auriculares, casi no notarías el ruido del avión al volar. ¡Es como si estuvieras en una oficina! Una oficina a miles de metros de altura que se mueve a velocidades increíbles.

Quién sabe, tal vez en el futuro distante estos aviones transparentes se vuelvan una realidad, y hasta puede que nos permitan elegir si queremos que sean visibles o no con solo presionar un botón. ¿Y qué hay de los autos transparentes? Esos ya pueden hacerse: una empresa fabricó un auto de acrílico. Lo hicieron para exhibir algunas de las medidas de seguridad dentro del auto, y funcionó a la perfección. El exterior era completamente transparente. El motor, los sistemas de seguridad, los airbags, los asientos y el resto de los componentes podían apreciarse sin problemas.

Si alquilaras una casa de cristal en medio de la naturaleza, pensada para que las personas se sientan parte de la vida silvestre, podrías ser testigo de un paisaje tan hermoso como el de un avión transparente. En algunos de esos lugares, las vistas del cielo nocturno son únicas. También se camuflarían con sus alrededores, por lo que prácticamente no alterarían el paisaje. ¿Has visto esos lagos transparentes, como el lago Moraine, en Canadá? ¿Y qué me dices del lago Azul de Nueva Zelanda? Por cierto, este último es el lago más transparente del mundo, parte de un paisaje que te dejaría sin aliento. Un paseo en kayak por cualquiera de ellos suena más que interesante. Pero ¿qué me dices de un kayak transparente? Ya son una realidad. Si tuvieras uno, podrías ver todo lo que hay debajo de ti. Con solo bajar la mirada, te darías cuenta de cuán transparente es en verdad el agua. Serías capaz de captar cualquier pequeño detalle; verías cada pez, cada piedra y cada grano de arena con claridad.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas