El misterioso día oscuro de 1938: sin sol, sin señales de radio

Curiosidades
hace 4 meses

Los “días oscuros” son fenómenos naturales misteriosos que han ocurrido solo unas pocas veces en la historia de la humanidad. Podríamos pensar que se debieron a los eclipses o “solo algunos eventos climáticos”, pero, en realidad, son muy espeluznantes y no tenemos idea de por qué suceden. Entonces, ¿qué son estos “días oscuros”? ¿Qué tienen de extraño? Intentemos averiguarlo. “El sol está apagado. ¿Qué vamos a hacer?”. Eso fue lo que los habitantes de Yamal, Siberia, les preguntaron a los meteorólogos el 18 de septiembre de 1938. Por la mañana, en lugar de ir a trabajar, todos se reunieron en la estación meteorológica. Estaban esperando respuestas. Todo porque ese día observaron algo inexplicable. Un “eclipse”, al que luego apodaron “el día negro”. Y ni los astrónomos ni los meteorólogos pueden explicar lo que sucedió entonces.

Así es como uno de ellos describió este evento: “A las 8:30 a. m., notamos una disminución en la luz. Al mismo tiempo, el color de las nubes comenzó a adquirir un tono marrón amarillento, a veces marrón rojizo. A las 9 a. m., la iluminación había cambiado drásticamente. Era como si estuvieras mirando el mundo a través de un filtro de luz oscura. Los tonos marrones de las nubes se intensificaron. A las 10.30 a.m., el cielo y la Tierra no diferían entre sí en iluminación y color. Todo parecía homogéneo, negro, absolutamente desprovisto de luz”. Bastante espeluznante, ¿verdad? Y eso no es todo. La ciudad también se sumió en un completo silencio de radio. Los meteorólogos ni siquiera pudieron contactar a las autoridades, y los residentes locales no pudieron sintonizar ninguna estación de radio. Todos estaban en la oscuridad, tanto literal como figurativamente. Los meteorólogos decidieron lanzar varias bengalas que se elevaron en el aire hacia las pesadas nubes oscuras que se cernían sobre la ciudad... y desaparecieron. Las nubes eran tan densas que las llamaradas eran completamente invisibles.

Al mismo tiempo, el clima estaba perfectamente bien. Todo estaba en silencio. Y este silencio negro duró alrededor de una hora. Después de eso, el “día negro” terminó tan inesperadamente como había comenzado. Lo que fue aún más desconcertante era que esas extrañas nubes literalmente no dejaron rastro. Ni lluvia, ni polvo, nada. Después de ese evento, los investigadores descubrieron que el “día negro” había abarcado unos 200 a 250 km a la redonda. También supieron que la banda oscura se movía de oeste a este. Después de pasar por la parte sur de la península de Yamal, avanzó durante un tiempo y luego desapareció por completo. Yamal no es el único lugar donde ocurrió este fenómeno. De hecho, “eclipses” similares han estado ocurriendo en diferentes partes de la Tierra durante muchos años. Por ejemplo, en Nueva Inglaterra. El 19 de mayo de 1780, la gente allí fue testigo de un evento que más tarde se denominó “Día oscuro de Nueva Inglaterra”. Pero no duró un solo día sino varios.

Unos días antes de este evento, el cielo se volvió amarillo. Y el 19 de mayo, a plena luz del día, de repente se volvió negro. Esto es lo que uno de los testigos, Joseph Plumb Martin, dijo más tarde a la prensa: “Estaba muy oscuro. La gente tenía que encender velas en sus casas para llevar a cabo sus actividades habituales. El día era tan inusualmente oscuro como la noche”. El olor a hollín reinaba en el aire. Los ríos cercanos estaban cubiertos con una fina capa de ceniza. Cuando llegó la verdadera noche, la gente notó a través de las nubes que la Luna se había vuelto de color rojo oscuro. Solo un par de días después, la gente finalmente pudo ver las estrellas a través del velo de nubes. Y luego, de repente, todo volvió a la normalidad. Nadie tenía idea de lo que había sucedido.

22 años después, el 2 de junio de 1802, una goleta llamada “El Dorado” surcó el Océano Pacífico. De repente, fue alcanzada por la oscuridad total. No hubo tormenta, y el océano estaba completamente en calma. Pero todo el cielo estaba cubierto de nubes negras. Estas nubes se disiparon después de media hora y no dejaron rastro. Y de nuevo, 74 años después. Una de las “olas oscuras” ocurrió en Wisconsin el 19 de marzo de 1886. Eran las 3 p. m., y esta vez la ola fue muy corta: duró solo de 5 a 10 minutos. Una noche repentina cayó sobre la ciudad. Los caballos asustados relinchaban y la gente aterrorizada corría de un lado a otro, tratando de encontrar un lugar para esconderse.

Cuando todo se calmó, los periódicos locales informaron que la ola pasó de oeste a este. No hubo eclipse solar, ni vientos ni huracanes... Nada que pudiera provocar la oscuridad sobre la ciudad. Y finalmente, una vez más, sucedió el 2 de diciembre de 1904 en Menfis. O más bien eso es lo que afirman los rumores, ya que casi no hay evidencia científica de este evento. Era un amanecer claro y frío sobre Bluff City. La gente estaba haciendo sus tareas habituales de los viernes por la mañana. Entonces, alrededor de las nueve horas, sin previo aviso, el Sol desapareció repentinamente del cielo. Solo tomó un minuto para que el brillante día soleado se convirtiera en oscuridad total. La gente interrumpió su trabajo y los niños en las escuelas estaban completamente aterrorizados. Todos comenzaron a encender lámparas de gas y aceite. Y, como en casos anteriores, el clima estaba perfectamente tranquilo.

Duró alrededor de media hora y luego terminó de repente. Un poco más tarde, tras el misterioso “eclipse”, una feroz tormenta azotó la ciudad. Entonces... ¿Qué pasó? Todos estos casos extraños seguramente se pueden explicar científicamente, ¿verdad? Bueno... En realidad, los científicos no tienen una respuesta definitiva. Todos estos eventos son muy similares, pero no tenemos una sola explicación que pueda abarcarlos todos. Echemos un vistazo a algunas teorías. El primer pensamiento que me viene a la mente: “probablemente sea un eclipse parcial o total”. Pero no, este no es el caso. No hubo eclipses en esos días. E incluso si consideramos esta teoría, antes de cualquier eclipse, el cielo se oscurece gradualmente. Los eclipses duran solo un par de minutos; ciertamente no unas horas o incluso días. Además, a diferencia de los eclipses, estos eventos fueron locales en ciudades específicas.

Bueno, ¿tal vez sea algún otro evento astronómico? Algunos científicos creían que durante el evento de Yamal, una banda de polvo cósmico tocó la Tierra. Pero más tarde, descubrieron que ningún cuerpo astronómico se había acercado al planeta ese día. Muy bien, ¿alguna otra idea? Los incendios forestales podrían ser la razón. Cuando una gran área de bosque se está quemando al mismo tiempo, una columna de aire puede elevarse a grandes alturas, como de 4 a 6 km. Estos flujos de aire transportan cenizas y otras cosas quemadas a diferentes lugares. Y, dado que todas estas cosas están tan altas en el cielo, simplemente se congelan allí y se convierten en algo parecido a nubes negras. Ese fue probablemente el caso de Nueva Inglaterra: en ese momento, estalló una ola de incendios forestales en Canadá. Podrían extenderse fácilmente al norte de los EE. UU. Además, basta con mirar esta descripción: cielo amarillento, olor a hollín, ceniza en el agua...

Todo suena lógico. Pero esta teoría de los incendios solo funciona para el evento en Nueva Inglaterra. ¿Qué pasa con los otros casos? ¿Dónde encontrarías un incendio forestal en medio del Océano Pacífico, por ejemplo? Muy bien, sigamos. Los científicos trataron de explicar la historia de Memphis diciendo que podría tratarse de un huracán. Pero la nube negra había tapado la ciudad ANTES de la tormenta, no durante ni después. Y no era una especie de nube de tormenta típica, era oscuridad nocturna en toda regla. Entonces, ¿qué pasó realmente? Ahora, los meteorólogos llaman a este fenómeno una “disminución local de la transparencia de la atmósfera”. A diferencia de los eclipses solares, esta oscuridad es “más densa”. También cubre sólo un área pequeña. La “transparencia de la atmósfera” es su capacidad para dejar pasar la radiación y la luz. Es básicamente, “¿Qué tan bien puedo ver objetos distantes?”. Todo puede volverse oscuro y borroso, por ejemplo, debido al polvo en el aire, erupciones volcánicas, nieblas, etc.

Entonces, según esta teoría, los “días oscuros” son solo una caída extrema en la transparencia de la atmósfera. Pero sigue siendo extraño. Si ese es el caso, ¿no debería haber estado todo cubierto con una espesa niebla o algo así? Sí, estaba muy oscuro. Pero cuando la gente encendía las lámparas, la visibilidad era bastante buena. Nada bloqueaba la vista excepto las nubes negras que cubrían el Sol. En otras palabras, este fenómeno es muy difícil de explicar. Hasta donde sabemos, ha sucedido solo 5 o 6 veces en la historia de la humanidad. Si hubo otros casos, no fueron documentados. Este fenómeno es imposible de predecir y nadie sabe cómo funciona, ni tampoco dónde y cuándo sucederá la próxima vez.

Y aunque hay muchas hipótesis, ninguna de ellas se puede verificar. Tal vez si estos eventos vuelven a ocurrir en el futuro, podremos estudiarlos mejor. Pero desafortunadamente, por el momento, los “días oscuros” siguen siendo un misterio. ¿Tienes alguna teoría o idea sobre esto? Si es así, escríbelas en los comentarios.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas