En un futuro cercano, viajaremos en trenes que se transformarán en aviones

Curiosidades
hace 6 meses

Viajas en tren y escuchas el golpe de las ruedas contra las vías. Pero de repente, el tren sube y gana altura. Ninguno de los pasajeros grita de pánico porque esto es algo normal ahora. Bueno, tal vez todavía no, ¡pero podría convertirse en nuestra realidad pronto! La empresa Akka Technologies está desarrollando un proyecto de este tipo. Su objetivo es reducir el tiempo de viaje y hacer que estos sean más cómodos. Para viajar hoy, debes llegar al aeropuerto, pasar unas horas allí en el check-in y el control de seguridad. Y solo después de eso podrás abordar el avión. Cuando el avión aterriza, debes volver a pasar por los procedimientos estándar del aeropuerto y luego llegar a la ciudad. Solo después de esto, tu viaje termina. Significa que utilizas al menos tres tipos diferentes de transporte.

Pero con Link & Fly de Akka Technologies, puedes llegar a tu destino sin transferencias. Este es un tren del tamaño de un Airbus A320. Es tan largo como 4 autobuses escolares y tiene capacidad para alrededor de 162 pasajeros. Como es un tren, puede circular por las vías del metro hasta el centro de la ciudad. Entonces, cuando comiences un viaje, solo necesitas llegar a la estación de metro más cercana. Una vez que estés en el tren, te llevará al aeropuerto más cercano. Y aquí comienza la parte divertida. El tren hace una parada rápida para conectar las alas y los motores a reacción. Entonces, ahora, tu tren tiene una envergadura tan ancha como un campo de fútbol. Los motores arrancan, el tren acelera y despega.

Después de que aterriza el tren volador, las alas se desprenden nuevamente. Y estás en camino al centro y a tu destino, sin transferencias. Sin tener que esperar un taxi. Y nuevamente, puedes bajarte en cualquier estación de metro. Los aviones transformados que pueden circular por la ciudad son un futuro lejano. Por ahora, esta empresa está desarrollando una solución más sencilla para reducir la sobrecarga de los aeropuertos. En lugar de tener un avión estacionado justo al lado de la puerta, los pasajeros abordarán el avión desde dentro del edificio del aeropuerto. Luego, el fuselaje saldrá a la pista y se unirán las alas con los motores, así como la cabina con los pilotos. Aquí tienes, el avión está listo para despegar. Este sistema hará que el embarque y el despegue sean 30 minutos más rápidos que antes.

La empresa tiene previsto fabricar distintos tipos de fuselajes desmontables. Para vuelos cortos, tendrán una capacidad de unas 160 personas. Habrá cabinas de dos pisos para vuelos de larga distancia y de mayor capacidad. Las cabinas VIP se pueden personalizar como en un jet privado. Y si se quitan todos los asientos, la cabina se puede utilizar como avión de carga. Link & Fly tiene un sistema de seguridad especial en caso de que la cabina se separe de las alas durante el vuelo. Tres paracaídas en la parte delantera y tres en la parte trasera de la cabina se desplegarán automáticamente. También hay cohetes de frenado que pueden ayudar a reducir rápidamente la velocidad. De esta forma, el fuselaje descenderá de forma lenta y segura. Unos segundos antes de tocar el suelo, la cabina lanzará airbags adheridos a la parte inferior del fuselaje para un aterrizaje lo más suave posible.

Otra opción para viajar más rápido es el Airbus Pop Up. Es una especie de taxi que puede viajar por carretera y por aire. En el futuro, simplemente debes pedir un taxi de este tipo desde tu tableta, teléfono o incluso gafas inteligentes y esperar a que llegue el vehículo. El automóvil en sí consiste en una cabina para pasajeros que es la mitad del tamaño de un sedán moderno. Tiene capacidad para dos personas y tiene un diseño e interfaz futuristas. La segunda parte es el módulo de tierra. Es el chasis y las ruedas para circular por carreteras convencionales. Entras en la cápsula y, después de eso, la inteligencia artificial hace todo el trabajo por ti. Dirige el automóvil de manera segura y te lleva a tu destino. Cuando sales de la cabina, el módulo de tierra va a la estación de carga más cercana. Para mayor comodidad, las estaciones de carga estarán ubicadas en toda la ciudad, por lo que no tendrás que esperar mucho para un taxi.

Pero si tu destino está lejos, te espera un viaje más interesante. Como en el primer caso, te subes a un módulo sobre ruedas. El módulo de tierra te lleva al lugar de despegue más cercano. Allí, la cápsula se une al módulo de aire. Esta cosa parece un dron gigante. Engancha la cápsula del pasajero y se eleva, separando la cápsula del módulo de tierra. Ahora es un taxi volador. Puedes disfrutar de la belleza de la ciudad desde arriba. Luego aterrizas en una plataforma especial. La cápsula se vuelve a conectar con el módulo de tierra y te lleva a tu destino mientras el módulo aéreo se carga para el próximo viaje.

Los cohetes podrían ser otra revolución en los viajes de larga distancia. Por ahora, solo los usamos para volar al espacio. Pero en el futuro, podrían reemplazar completamente a los aviones. Digamos que vas de Nueva York a Shanghái, que está al otro lado del planeta. La plataforma de lanzamiento del cohete puede estar en el agua, en algún lugar de Lower Bay. Abordarás un ferry que te llevará al cohete. Una vez que lo alcanzas, tomas asiento junto con otros pasajeros. Cuenta regresiva ... ¡encendido! El cohete despega y llega al espacio. Ahora viaja a unos 27 031 km/h. Cuando está en órbita, el vehículo de lanzamiento se desacopla del cohete de pasajeros y regresa a la estación de aterrizaje. Allí, repostará y se preparará para el próximo lanzamiento.

En este momento, el cohete con los pasajeros utilizará su propio motor para volar alrededor de la Tierra. Vuelve a entrar en la atmósfera y aterriza en una plataforma sobre el agua cerca de Shanghái. Este vuelo dura solo 39 minutos, en comparación con las 15 horas que necesita un avión convencional. Pero hay una desventaja en esos viajes. Un cohete hace mucho más ruido, por lo que las plataformas de aterrizaje deben estar lejos de las ciudades. Esto aumentará el tiempo de viaje. El otro problema es la fuerza g. De pie en el suelo, sientes 1 G. Cuando despegas en un avión normal, sientes alrededor de 1,5 G. Pero cuando viajas en cohete, la fuerza g que experimentarás será el doble de fuerte. Y si llegas a 5 G, te desmayarás.

De vuelta al suelo. En 2010, la cantidad de automóviles en el mundo superó los mil millones. Y para 2030, se espera que este número se duplique. Por lo tanto, debemos luchar contra los constantes atascos de tráfico en las carreteras. El autobús elevado podría ser una gran solución para eso. En realidad, esta cosa no parece un autobús. Tiene dos carriles de ancho y puede constar de varios vagones. Dicho “autobús” podrá transportar hasta 1200 pasajeros a su capacidad máxima. Y viajará por carreteras regulares. Tendremos que equipar las carreteras a lo largo de su recorrido con rieles en ambos lados. El autobús elevado en sí se moverá a unos 2 metros sobre la carretera. Esto es comparable a viajar en el segundo piso de un autobús de dos pisos de Londres.

Y no interferirá con el tráfico en la carretera. Los autos regulares aún podrán transitar por allí. El autobús elevado será totalmente eléctrico y estará impulsado por piloto automático. Su techo tendrá una gran superficie totalmente cubierta por paneles solares. En días nublados, se alimentará directamente desde los rieles. El embarque de pasajeros se llevará a cabo en estaciones especiales ubicadas sobre el suelo. Para emergencias, habrá una rampa inflable justo en el medio del autobús. De esta forma, los pasajeros podrán bajar de forma segura. Algunos conceptos de un autobús de este tipo incluso sugieren que los bastidores con las ruedas deberían poder elevarse, por ejemplo, para sortear un obstáculo. Si un automóvil se descompone justo en el camino del autobús elevado, levantará una parrilla, avanzará y bajará las ruedas sobre los rieles. Luego hará lo mismo con la rejilla trasera. De esta manera, el autobús podrá moverse por la ciudad a aproximadamente 59,5 km/h. Es más rápido que conducir en un atasco.

Otra opción para evitar el tráfico son los túneles. Podrías viajar a través de ellos en tu propio auto. Un hipotético sistema de túneles debajo de las grandes ciudades tendría múltiples puntos de entrada. Conducirías tu auto hasta una plataforma especial. Y luego la plataforma bajaría. Acelerarías en el túnel a 200 km/h. Podrías llegar al otro extremo de la ciudad en solo unos minutos. La plataforma luego levantaría tu automóvil de regreso a la superficie y seguirías conduciendo hasta tu destino final. Los túneles también pueden ser el futuro de los viajes entre ciudades. Primero, tendrías que llegar a una especie de estación de tren. Allí, subirías a una cápsula de pasajeros. Estas cápsulas albergarían de 4 a 6 pasajeros. Luego pasarían al túnel, se acoplarían un grupo de cápsulas y se conectarían con la cápsula transportadora.

Bombas especiales succionarían el aire del túnel y la cápsula transportadora se movería en un vacío casi completo. Teóricamente, este tren podría alcanzar velocidades más rápidas que las de los aviones comerciales e incluso más rápidas que la velocidad del sonido. Por lo tanto, podrías llegar de la ciudad de Nueva York a Los Ángeles en solo 3,5 horas, en comparación con las 6 horas en un vuelo convencional. Después de llegar a tu destino, la cápsula transportadora se abriría y las cápsulas de pasajeros llegarían a la estación. En el futuro, estas cápsulas podrían viajar incluso por carreteras convencionales. Por lo tanto, solo necesitarías pedir una cápsula de pasajeros de este tipo a tu hogar, como un taxi. De esta manera, tendrías la oportunidad de cruzar los Estados Unidos de costa a costa sin ningún transbordo.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas