La isla más aislada del mundo que todavía puedes visitar

Curiosidades
hace 6 meses

Haces las maletas y te diriges a la isla más remota del mundo. No puedes dejar de saltar de alegría al saber que tendrás una para ti solo. El destino: Bouvet, el lugar más solitario de la Tierra. No hay aeropuerto en el sitio, así que todos los que tienen miedo a volar pueden relajarse. Esta solitaria isla se encuentra en el océano Atlántico, entre Sudáfrica y la Antártida, y está completamente helada. Se encuentra deshabitada, así que no hay humanos en al menos 2250 km desde aquí. Y aunque no encontrarás cafeterías ni teatros, la isla alberga un buen número de animales como focas, aves y pingüinos. Y no, no hay bosques ni selvas, pero puedes encontrar algo de musgo y liquen.

En este momento, estás en un barco con una chaqueta gruesa y tomando té caliente. Han pasado días desde que dejaste la costa de Sudáfrica. Finalmente ves la isla a lo lejos. La rodean muchos acantilados helados, por lo que es muy difícil escalarla. Tal vez un helicóptero podría hacer el truco. El lugar fue bastante popular en su día, y recibió tres nombres desde su descubrimiento. Pero ni el trozo de tierra más pequeño se queda sin hogar durante mucho tiempo, así que Noruega decidió quedárselo. Incluso le dieron su propio dominio de internet, .bv, pero nadie ha creado aún ningún sitio web bajo él. Por ahora, el lugar es utilizado principalmente por los científicos para estudiar la migración de las ballenas.

Tristán de Acuña es una pequeña isla volcánica en el Atlántico. También es bastante solitaria, pero esta vez se pueden encontrar algunos pobladores. Sus vecinos más cercanos son Buenos Aires, en Argentina, y Ciudad del Cabo, en Sudáfrica, ambos a más de mil kilómetros de distancia. Al igual que Bouvet, este lugar no tiene aeropuerto. En su lugar, puedes tomar un barco desde Ciudad del Cabo para un viaje de 7 días que te costará entre 800 y 1 500 dólares. Prepárate para una visita larga: estos barcos no van y vienen todos los días. Es posible que te encuentres reservando un lugar durante todo un mes antes de volver a casa.

No hay que confundir este sitio con su gigantesco cono volcánico de 2 km que entró en erupción en los años 60. Por suerte, pudieron evacuar a todos a una isla vecina a tiempo. En este pequeño pedazo de tierra viven no más de 280 personas, y tiene su propia y decente economía para sostenerse. A unos 2000 km al sur se encuentra Santa Elena, una isla más animada y moderna porque, adivina qué, ¡tiene un aeropuerto!

Los aviones llegan desde Sudáfrica una vez a la semana, pero hay un truco: los pilotos tienen que estar especialmente entrenados para aterrizar en el aeropuerto de la cima de la montaña. El país es más chico que Rhode Island, el estado más pequeño de Estados Unidos. Pero lo que le falta en bienes raíces, lo compensa con su rica historia. Napoleón pasó sus últimos años en la isla, y también es el hogar de la tortuga más antigua del mundo. Su población no supera los 5000 habitantes, a los cuales les encanta disfrutar de la playa y los increíbles paisajes de las tierras altas.

En 1790, un grupo de marineros británicos y tahitianos llegó a una cadena de islas del Pacífico Sur, en medio de la nada. Viendo que estaban atrapados y amando el aislamiento, decidieron crear un asentamiento en una de ellas. Más tarde, estos puntos de tierra se llamarían islas Pitcairn, y aun así solo quedaría una habitada. La población: 50 personas. Se puede encontrar una mezcla de culturas entre británicos, polinesios y otros isleños del Pacífico prosperando y viviendo la vida al máximo. Y por qué no lo harían, las 4 islas tienen increíbles climas subtropicales y un rico suelo volcánico para los cultivos y la vegetación. En el 2016, fue catalogada como la segunda mayor área marina protegida del mundo.

Prepárate para un largo camino por mar si piensas hacer una pequeña visita. Puedes tomar un viaje en un barco de abastecimiento que alberga a 12 pasajeros cada vez. A 4000 km de África, en el sur del océano Índico, se encuentra la isla de Ámsterdam. No, la capital de los Países Bajos no se levantó y se fue navegando. Este remoto sitio alberga un volcán extinto que se eleva a 1 km. Y el lugar en sí es tan grande como un centro comercial. No hay residentes permanentes, pero acoge a científicos en un centro de investigación: unas 30 personas.

Al norte se encuentra el archipiélago noruego de Svalbard. Parece tranquilo y pacífico, con gente disfrutando de sus días. Excepto, espera, vuelve a entrar. Este lugar es conocido como la isla del Oso, donde la población de estos supera a la humana. Se puede llegar en avión o en barco, pero en cualquier caso, se obtendrá una vista impresionante de las montañas nevadas y los bonitos edificios de colores. A pesar de los curiosos osos, la gente ha sido capaz de mantener una vida estable ahí, y la isla es en realidad el hogar de muchas nacionalidades de más de 50 países diferentes. Svalbard acoge a cualquiera para que se quede a vivir sin visado, siempre que tenga un lugar donde alojarse y un trabajo para ganarse la vida.

Se encuentra a unos 800 km al norte de Noruega, en el océano Ártico, pero “dónde” no es la única pregunta difícil. También lo es “cuándo” ir. Si no eres un tipo nocturno, considera la posibilidad de ir ahí en la mitad luminosa del año, donde podrías experimentar la luz del sol casi todo el día, todos los días. Porque durante la otra mitad, la oscuridad es total. Pero podrás presenciar hermosas auroras boreales justo encima de ti durante un buen rato.

Svalbard se considera el asentamiento más al norte del mundo, y de hecho tiene la universidad más septentrional también. Debido al permafrost, la vida no es fácil aquí, lo que significa que consiguen la mayoría de sus cosas en barcos desde el extranjero. Pero eso no impidió que los habitantes tuvieran el Banco Mundial de Semillas para albergar casi 1 millón de semillas de todo el planeta como reserva en caso de que los cultivos no puedan crecer más. Frente a la costa de Chile se encuentra la presencia más oriental de la cultura polinesia. A 3700 km al oeste de Sudamérica, y a 1900 km de las islas Pitcairn. Los habitantes más famosos de la isla son conocidos en todo el mundo por sus enormes cabezas. Sí, esas cabezas. Hay más de 600 esparcidas por la Isla de Pascua, pero los arqueólogos cavaron más profundo y descubrieron que sus cuerpos están enterrados bajo la tierra.

La isla también se conoce como Rapa Nui o la Rapa grande. No tiene playas de arena blanca, pero los lugares secos y soleados y los asombrosos acantilados con ceniza fueron formados por la lava de los volcanes. La isla Sentinel del Norte es un hermoso paraíso con un solo problema: no se permite entrar en ella. Ahí vive una tribu nativa que no ha sido tocada por ninguna civilización exterior, y todos han decidido mantenerla así. En los últimos 200 años, varias docenas de personas pudieron conocer de cerca a los isleños, pero digamos que no terminó bien. Incluso está completamente alejada de cualquier ruta marítima para evitar el contacto.

Hace 10 años, un estudio indicó que podría haber entre 80 y 150 personas en el lugar. Pero realmente no hay forma de saberlo, ya que ese número podría ser tan bajo como 15 o incluso superar las 500 personas. Están tan aislados que los habitantes de las islas abiertas vecinas no entienden el idioma sentinelés. Algunos investigadores pudieron recoger pequeños fragmentos de su estilo de vida. Viven en chozas con techos inclinados y pozos para hacer fuego encarados. Llevan una dieta saludable a base de mariscos y viven de las frutas que crecen en la isla. No hay puerto, pero sí playas de arena suave hasta donde alcanza la vista. Lástima que no podamos entrar.

Tuvalu es un joven país insular del Pacífico centro-oeste formado por nueve pequeñas islas de coral colocadas en forma de cadena. La principal solo tiene unos pocos kilómetros de largo y es tan estrecha a veces que se puede ir en moto con las olas del mar golpeando a ambos lados. También es bastante raro ver autos por ahí. Los lugareños son en su mayoría de ascendencia polinesia y hablan tuvaluano, pero es fácil desenvolverse con el inglés. El país cuenta con un aeropuerto, pero cuando no hay vuelos, toda la pista de aterrizaje se convierte en un campo de fútbol y un patio de juego para el disfrute de todos. A pesar de no tener muchos turistas, Tuvalu es conocida en todo el mundo por su propio dominio web, .tv, que rentó a una empresa de televisión canadiense. Para mí tiene sentido.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas