Las 9 peores cosas que puedes comer si tienes mucha hambre

Curiosidades
hace 5 meses

Todos tienen sus propios rituales matutinos para activar el cuerpo después de descansar. Además del ejercicio y las duchas calientes, el primer alimento que te metes en la barriga puede definir el resto de tu día. Por eso es bueno saber qué alimentos no deben comerse con el estómago vacío.

Bueno, al menos tenemos las bananas. Esta fruta es una gran elección para un desayuno sencillo, ¿verdad? ¡Equivocado! Por muy frescas y sanas que sean, las bananas crudas pueden desatar un caos en tu estómago si las comes en el momento equivocado. Esta fruta es rica en magnesio, lo que puede provocar problemas digestivos. Además, en algunos casos, puede traer fluctuaciones en la tensión arterial. Si sigues empeñado en comerlas, prueba mezclarlas con copos de avena: crean un revestimiento en el estómago que evita la irritación causada por el ácido clorhídrico, el cual se produce de forma natural. Las bananas combinan bien con otros alimentos saludables, como las gachas, la mantequilla de maní, los frutos secos o las nueces aptas para ser comidas a primera hora de la mañana.

¿Qué mejor que un cruasán fresco y crujiente para el desayuno? De hecho, muchas cosas... Los pasteles, la pizza y otros productos de panadería suelen contener levadura, que puede dañar el revestimiento estomacal si se comen con el estómago vacío. Además, podrían provocar flatulencias, así que no son el alimento que querrás comer a primera hora de la mañana. Puedes reemplazar los productos de harina de levadura blanca por pan integral de masa madre. De hecho, es una de las mejores opciones alimentarias justo después de despertar. Este pan es rico en carbohidratos muy importantes para una dieta equilibrada y para mantener felices a tus bacterias intestinales.

Un vaso de jugo de cítricos frescos parece ideal para Instagram cuando está sobre una elegante bandeja de desayuno. Lamentablemente, las cosas no son tan glamorosas dentro de tu estómago. Los batidos y los jugos de frutas son demasiado ricos en fructosa, lo que puede alterar y sobrecargar tu páncreas y tu hígado adormecidos.

Si bien son estupendos a cualquier hora del día, por la mañana los cítricos deben ser consumidos después de haber comido otra cosa. De lo contrario, pueden provocar grandes daños en el organismo. Su alto contenido en fructosa y fibra puede hacer que tu metabolismo trabaje peor durante el día. Además, los expertos no recomiendan comer más de 2 naranjas al día para evitar huracanes en la barriga. ¡Si no puedes imaginar tu mañana sin frutas, apuesta por la papaya o la sandía! Te ayudarán a eliminar las toxinas de tu cuerpo y harán que te sientas más ligero durante el día.

Las ensaladas frescas son muy buenas en la mayoría de los casos. Sin embargo, los expertos desaconsejan comer vegetales crudos con el estómago vacío. Después de un ayuno de varias horas, a tu estómago podría resultarle demasiado difícil digerir las fibras gruesas. Si no quieres sufrir dolor y malestar, deja la ensalada para más tarde.

Hablemos de la tendencia del agua caliente por la mañana. De seguro has visto muchas de sus variantes. Los blogueros sugieren mezclarla con todo tipo de cosas, desde jugo de limón y semillas de chía hasta bicarbonato de sodio. Por supuesto, cada una de estas pociones mágicas requiere investigación y aprobación científica por separado, pero la mayoría de los expertos coinciden en que un vaso de agua tibia pura por la mañana es una gran herramienta para activar tu movimiento intestinal y prepararlo para el día. Por otro lado, no se aconseja tomar bebidas frías con el estómago vacío, ya que pueden dañar la mucosa. Esto puede hacer que tu sistema digestivo trabaje de manera más perezosa. En algunos casos, podría traer molestias y malestar estomacal.

Cuando hablamos del café de la mañana, la regla es sencilla: si quieres estar sano, nunca tomes café con el estómago vacío. Al hacerlo, estimulas la secreción de ácido clorhídrico, que es perjudicial para tu sistema digestivo. No solo puede provocar gastritis de vez en cuando, sino que además podrías desarrollar muchos problemas de salud a largo plazo. Además, el café aumenta el nivel de cortisol, la hormona que controla nuestro reloj biológico. Como su efecto es muy rápido, el cuerpo necesita hacer un esfuerzo extra para equilibrar las cosas y volver a un estado normal. Por eso, los expertos recomiendan tomar café una hora después de despertar. Pero debes comer algo antes, aunque sea una pequeña rebanada de pan.

Si te gusta desayunar yogur con granola o cualquier otro producto lácteo fermentado, asegúrate de comer algo antes. Lo ideal es esperar una hora. De lo contrario, los lácteos pueden dañar las bacterias buenas de tu estómago y provocar el efecto contrario al que realmente tienen. Pero esta recomendación no se aplica a los quesos. Si quieres que tu sistema digestivo te lo agradezca, elige el queso feta o el requesón. Estas “grasas buenas” son perfectas para las mañanas. El queso de cabra también es una buena idea: es más suave y picante que la mayoría de los quesos de vaca. Además, suele tener un contenido ligeramente superior de grasas y minerales, así como un nivel más bajo de lactosa.

Mucha gente desayuna chocolate o barras de proteínas. Sin embargo, el azúcar procesado es el campeón entre las peores opciones para el desayuno. Debes evitar cualquier alimento o bebida con alto contenido en azúcar justo después de levantarte por la mañana. Pero no tienes por qué despedirte del chocolate: puede ayudar a ahuyentar la melancolía matutina y mejorar tu estado de ánimo durante el día. El chocolate es capaz de traer sentimientos positivos, ya que estimula la producción de las hormonas responsables de nuestro buen humor. Por eso, una cantidad razonable de chocolate de alta calidad después del desayuno puede ser beneficiosa para tu bienestar y ayudarte a pasar al modo de trabajo.

Ten en cuenta que el chocolate más negro contiene más cafeína, mientras que el blanco no tiene nada. Si quieres mantenerte alerta, opta por el chocolate negro al 70 %. No solo te ayudará a mantenerte despierto, sino que también es un tesoro de componentes útiles, como el calcio, el cobre, el potasio, los antioxidantes y el magnesio.

El chile con jalapeños puede saber delicioso, pero no es la mejor opción para el desayuno. Esta es la razón. Cuando comes comida picante con el estómago vacío, irrita tu vulnerable revestimiento y hace que tu barriga se ponga muy triste. Si no quieres arriesgarte a tener el estómago irritado todo el día, será mejor que dejes el chile para la cena. Tal vez parezca que todos los alimentos son malos con el estómago vacío, pero no es así. De hecho, tenemos varias opciones seguras y saludables para el desayuno que te ayudarán a mejorar el funcionamiento de tu organismo.

Por ejemplo, ¡los frutos secos! Estos pequeños bancos de energía son ricos en vitaminas, minerales, proteínas y ácidos grasos omega-3 buenos. Comerlos a primera hora de la mañana puede ser muy nutritivo: te mantendrán con energía durante el día y te ayudarán a combatir los hábitos de comer en exceso. Además, el consumo de frutos secos puede ayudar a mantener el equilibrio del pH en el estómago. Por supuesto, la moderación es crucial aquí, ya que los frutos secos son muy grasos. Los expertos aconsejan comer solo un puñado al día, el equivalente a unas 2 cucharadas soperas. Algunos recomiendan remojarlos en agua durante la noche para que sean aún más beneficiosos y fáciles de digerir. La misma técnica sirve para los dátiles, las pasas y otros frutos secos.

Si te preocupan tanto tu peso como tu salud, la opción perfecta para el desayuno son los huevos. Pueden darte una sensación de saciedad sin pesadez, lo que ayuda a controlar el apetito durante el día. ¡Además, son ricos en proteínas y bajos en calorías! Solo un par de cucharadas de germen de trigo antes del desayuno te aportarán muchas vitaminas y ácido fólico. Este superalimento contiene fibra dietética que ayuda a que tu sistema digestivo funcione sin problemas, y también se le atribuyen propiedades antienvejecimiento.

He aquí otro superalimento muy conocido que puede proporcionarte buen humor y una mejor digestión: ¡las semillas de chía! Son aún más beneficiosas cuando se consumen con el estómago vacío. Depende de ti comerlas directamente o con agua. Si comes miel después de despertarte, puede agregar un poco de “inspiración” a un intestino perezoso. Además, potencia la producción de serotonina, lo que te ayudará a sentirte bien durante el día. ¡Pero antes de comerla, asegúrate de no ser alérgico!

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas