Me gasté el dinero que mis hijos ganaron en la lotería y mi esposa piensa que lo «robé»

Historias
hace 1 mes

A veces una simple decisión puede cambiarlo todo. Imagina salir a comprar y regresar con un boleto de lotería que transformará el destino de toda una familia. Esta es la increíble historia de una visita a la gasolinera que desencadenó una serie de eventos extraordinarios.

“Tengo una esposa, Wilhelma, de 40 años, y dos hijos, Sam, de 17 años, y Scott, de 16 años. Hace seis años, fui a la gasolinera a comprar. Decidí comprar un boleto de lotería para todos, solo por diversión. Fue emocionante. Pasamos toda la noche hablando sobre qué haríamos con nuestras ganancias, adónde iríamos, etc. Quiero decir, ¿todo era fantasía de todos modos, verdad? Pero les dije específicamente a mis hijos que tendrían que compartir sus ganancias y guardarlas para la universidad en primer lugar.

¿Adivinen qué? El boleto ganó. Por supuesto, en realidad es MI boleto, y tuve que reclamarlo. No ganamos el premio mayor, pero después de impuestos, nos llevamos $60,000. Los senté a ambos y les expliqué que iba a guardar todo para la universidad, pero podríamos celebrar un poco. Definitivamente, querían un sistema de juegos, y Wilhelma insistió en unas vacaciones familiares que eran muy necesarias. Estuvimos de acuerdo en esto y en guardar el resto.”

«Compré el sistema de juegos y un montón de juegos por alrededor de 1000 dólares. Wilhelma se encargó de las vacaciones e insistió en un viaje a Disney World. A los chicos ni siquiera les gusta Disney, pero siempre fue el sueño de Wilhelma ir, así que fuimos. Gastamos otros 5000 dólares. El año pasado, Sam quería un auto. Wilhelma estaba bastante cansada de llevarlos de un lado a otro, así que estuve de acuerdo y gasté ’sus’ 4000 dólares en un auto. Pago el seguro, la matrícula y el mantenimiento bajo el acuerdo de que él se encargue de llevar a Scott a sus cosas también. Wilhelma no tuvo quejas sobre ninguna de estas compras.»

«Desde el primer día, he invertido todas las ganancias y nunca he tocado nada. Siempre he gastado mi propio dinero en todo esto. He invertido mejor que el promedio, y esos 60 000 ahora son 100 000 dólares, Wilhelma sabe que siempre he invertido nuestro dinero, pero siempre fueron cantidades pequeñas, ya que somos pobres. Ella sabe que también estaba invirtiendo las ganancias de la lotería. Siempre le he contado sobre el buen desempeño del dinero, pero supongo que nunca dije explícitamente qué tan bien. Tampoco lo ha preguntado, puesto que ha dejado nuestras finanzas completamente en mis manos.»

«Sam comenzará la universidad en unas semanas, y hemos ideado un plan para estirar sus 30 000 dólares durante los cuatro años. Mientras mirábamos la cartera de inversiones, Wilhelma notó que eran 100 000 dólares y preguntó cómo. Le dije que invertí los 60 000 dólares y los hice crecer a 100 000 dólares. Luego preguntó por qué solo estamos dando 30 000 dólares a Sam cuando deberían ser 50 000 dólares. Le dije que no, los otros 40 000 dólares son míos. Yo administro esta cuenta, hice las inversiones, hice todo el trabajo. Además, pagué todas esas otras cosas con nuestros otros ahorros. Los 40 000 dólares se quedan, y seguiré invirtiéndolos. Si los chicos NECESITAN el dinero, está allí, pero si no, eventualmente me jubilaré un poco antes con él. Ella piensa que estoy robando ’su’ dinero, ya que no hubiera podido invertirlo si no lo hubiera tenido para empezar. Yo digo que siempre ha sido un poco mi dinero, y todavía le estoy dando los 30 000 dólares que le prometí desde el principio.»

Sabemos que ganar el premio de la lotería es difícil y también sabemos que los temas económicos y de dinero entre miembros de la familia, pueden resultar en grandes conflictos. Eso le pasó a este padre que se ha visto en serios apuros y por eso, en Genial.guru, hemos querido darle algunos consejos para afrontar esta situación:

  • Gestiona las expectativas: Asegúrate de que todos en la familia comprendan las implicaciones financieras de posibles ganancias y tengan expectativas realistas sobre cómo se utilizarán esos fondos.
  • Prioriza los objetivos: Al planificar cómo utilizar las ganancias, considera las necesidades y deseos de cada miembro de la familia y establece prioridades claras para maximizar el beneficio para todos.
  • Sé transparente: Mantén una comunicación abierta y honesta sobre la gestión de las finanzas familiares, incluidos los ahorros y las inversiones, para construir confianza y comprensión mutua dentro de la familia.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas