Mujer de 24 años desata polémica al querer tener hijos con su esposo de 85

Pareja
hace 2 meses

La afirmación de que para el amor no hay edad encuentra ejemplos concretos en parejas que desafían la norma social a pesar de las críticas. Un caso destacado es el de una mujer de 24 años y su esposo de 85 años, quienes buscan tener hijos juntos.

Miracle Poque, residente de Misisipi, Estados Unidos, contrajo matrimonio con Charles, un hombre nacido en 1937 y actualmente de 85 años. Aunque a menudo enfrentan fuertes críticas, su conexión va más allá de proclamar su amor; Miracle también aspira a expandir su familia y tener hijos con su esposo, a pesar de las limitadas posibilidades.

En una entrevista, Miracle expresó su deseo de que Charles tenga otra generación y reveló su intención de explorar opciones en una clínica de fertilización in vitro (FIV). Aunque sus comentarios han sido objeto de burlas en la comunidad en línea, Miracle no se ve afectada y está decidida a permanecer junto a Charles tanto como sea posible, reconociendo que nadie tiene la vida asegurada.

Según la joven esposa, todo comenzó en 2019 mientras trabajaba en una lavandería, cuando surgió una conexión especial durante sus charlas informales. Para ella, la edad nunca fue un motivo de preocupación, ya que sostiene que no le importa si su esposo tiene 60 o 100 años.

“Me enteré en una conversación cuando nos preguntamos nuestra fecha de nacimiento, y él dijo que nació en 1937. Ni siquiera pregunté su edad, solo queríamos ver cómo iba. No me importa si tiene 100 o 55 años, me gusta por ser él. Pensé que tal vez tenía 60 o 70 años porque se ve muy bien”.

A pesar de la conexión instantánea, la relación fue motivo de conflicto con el padre de Miracle, quien se oponía y se negaba a aceptarlo, especialmente cuando Charles le propuso matrimonio a Miracle y buscaban la aprobación paterna en el camino hacia el altar.

“Mi papá estaba completamente en contra, ’diablos, no, señora, para nada’. Tomó mucho tiempo persuadirlo. Si no hubiera asistido a mi boda, me habría perdido para siempre. Le dije que necesitaba su apoyo y que me acompañara al altar. Una vez que conoció a Charles y conversó con él, lo llegó a querer”.

En cambio, su madre Tamika Phillips, de 45 años, y su abuelo Joe Brown, de 72, respaldaron este importante paso en la vida de la mujer. Ella decidió compartir su vida con Charles, un hombre jubilado en el negocio de bienes raíces.

Charles es consciente de su edad, y a menudo discuten sobre lo que podría suceder en cualquier momento, pero ella mantiene una actitud optimista. “Nos preparamos para las eventualidades, y él dice que podría no estar aquí en cinco años. Le digo que lo hará y que nos sobrevivirá a todos”.

En sus redes sociales, comparte videos que muestran su vida junto a Charles, quien financió su educación, le compró una casa, la ayudó a establecer un emprendimiento de lencería, le regaló autos de lujo y ahora exploran juntos el mundo viajando.

A veces, las parejas con diferencias de edad tan notables desafían las expectativas y nos enseñan que la conexión genuina no tiene fecha de caducidad. Entonces, ya sea bailando al ritmo de dos generaciones distintas o planeando juntos un futuro inesperado, estas relaciones nos recuerdan que el corazón no entiende de números.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas