¿Por qué los aviones no tienen llaves?

Curiosidades
hace 5 meses

¡Parece extraño que un jet comercial no tenga llaves para encenderlo! Pero es un poco más complicado que simplemente girar una llave. En lugar de ella, hay una serie de botones y diales en el tablero de control que inician el complicado proceso. Una batería que se carga a través de un pequeño generador eléctrico dentro de la cola del avión proporciona energía a la aeronave. El flujo de aire entra y se mueve hacia los motores del jet para mantenerlos frescos. Luego, una fuente de energía de reserva calienta las turbinas, haciéndolas girar lentamente hasta que comienzan a hacerlo a la velocidad necesaria. Luego, los motores se pueden encender, uno a la vez. ¡Con hasta 4 motores en un avión comercial, todo este proceso puede llevar hasta 90 minutos!

Los aviones tampoco tienen llaves para cerrar las puertas. Pero cuando están inactivos, tienen guardias de seguridad que los vigilan constantemente. E incluso si alguien lograra esquivarlos, ¡no, no se saldría con la suya! Cuando ingresa al avión, el capitán vigila de cerca el proceso de embarque. No solo está al mando de la cabina de vuelo, sino también de la cabina de pasajeros. Para convertirte en piloto comercial, debes tener una visión lejana de al menos 20/20. Pero dependiendo de la aerolínea, a veces se considera aceptable el uso de anteojos.

Es hora de encontrar un asiento en el avión. Te registraste tarde, y ya tuviste una experiencia desagradable en la que no lograste subir a tu vuelo por esa razón en el pasado. Esto se debe a que las aerolíneas deliberadamente sobrevenden los vuelos, en caso de que no se presenten viajeros o cancelen. Entonces, no pudiste elegir tu lugar esta vez. Pasas por delante de los asientos delanteros con celos. Estos son los que siempre se llenan más rápido, porque todo el mundo quiere salir del avión lo antes posible después de que aterriza. Pero si eliges la seguridad en lugar de una salida rápida, la parte de atrás es el lugar perfecto. Se estima que se está un 40 % más seguro en la parte trasera de un avión.

¿Tal vez prefieras conducir en lugar de volar? Las posibilidades de que le suceda algo peligroso a un avión durante un vuelo son de 1 en 11 millones. ¡Compáralo con la probabilidad de un accidente automovilístico, que es de 1 en 5 mil! Te han colocado en la salida de emergencia, excelente, ¡más espacio para las piernas! Durante los últimos 30 años, el espacio para las piernas ha disminuido más y más, ¡hasta 12 cm en algunas aerolíneas! No, no te has hecho más alto. La razón detrás de esto es que cuantas más personas puedan entrar, más dinero gana la aerolínea. Estas empresas no construyen sus propios aviones ni utilizan las aeronaves como vienen de fábrica. Después de adquirirlas, cada aerolínea determina su propia configuración de asientos. Esta es también la razón por la que estos no están alineados con las ventanas.

Pero no importa; ¡tienes el mejor asiento! Aunque siempre es un poco preocupante estar sentado al lado de una puerta de emergencia. ¿Qué pasa si accidentalmente la golpeas dormido y la abres? Relájate, en realidad es imposible abrir estas puertas mientras estás en vuelo. La presión del aire en el interior empuja cada centímetro cuadrado de la cabina. En la puerta, esta presión es de 150 kilos por cada cm cuadrado. Pero incluso si de alguna manera desarrollaras una fuerza como la de Hulk mientras duermes, aún así no podrías abrirla, ya que hay una serie de dispositivos eléctricos y mecánicos que la cierran. Las medidas adicionales son importantes, ya que en el momento en que se abre la puerta, la temperatura de toda la cabina baja rápidamente. Y el cambio drástico en la presión debilitaría la estructura del avión.

Es hora de despegar y te han pedido que apagues tu teléfono. Deberías, ¿verdad? ¡El 10 % de las personas ha admitido que no apagan los suyos y ni siquiera los colocan en modo avión! Los teléfonos celulares pueden causar problemas, pero no interrumpen la electrónica del avión como podrías creer. La preocupación es que mientras vuelas, tu teléfono puede recibir señales de varias torres en tierra, lo que crea fuertes distracciones para los pilotos. Entonces, hagamos su trabajo un poco más fácil y apaguémoslo. El avión ha alcanzado los 12 000 metros, tus oídos se han destapado y la señal del cinturón de seguridad está apagada. La azafata camina por el pasillo con los brazos recogidos. Dentro de un pasillo tan delgado, caminan de esta manera ya que les ayuda a mantener el equilibrio. Intentan evitar molestar a los pasajeros, por lo que no tocan el reposacabezas de los asientos. Y en caso de turbulencias repentinas, hay puntos de agarre especiales debajo del compartimento superior para equipaje.

Se estima que medio millón de personas están volando en todo momento. Bueno, en este instante, eres parte de ese grupo especial del 0,1 % de la población mundial. Miras por la ventana y notas las alas blancas. Los aviones están pintados de blanco y de otros colores claros para ayudar a reflejar la radiación solar. Esto evita el daño provocado por el sol, al reducir la cantidad de calor que recibe el avión. Pero a lo lejos, se divisan nubes oscuras, ¡la aeronave se dirige hacia una tormenta eléctrica! Como está hecho de metal, tiene que ser un gran conductor eléctrico, ¿no? Afortunadamente, los aviones están equipados con una carcasa de aluminio que conduce muy bien la electricidad. ¡El interior de la cabina está completamente protegido de los rayos, protegiendo los sistemas eléctricos y manteniéndonos ilesos a nosotros, los mamíferos basados ​​en carbono! Un avión está muy perfectamente construido para las tormentas eléctricas, y, de hecho, es uno de los lugares más seguros en los cuales estar durante una. ¡No ha habido ningún incidente importante debido a una tormenta desde la década de 1960!

¡Tienes sed y sabes que deberías haber traído tu propia agua! Cuando los aviones aterrizan en cada lugar, rellenan sus suministros. La calidad del agua en un avión depende de dónde la recojan. Muchas cosas contribuyen a la calidad del agua de cada aeropuerto; gabinetes, camiones, carros y mangueras que pueden ser de diferentes estándares. En 2019, un estudio sobre el agua de las aerolíneas descubrió que la mayoría de las empresas no proporcionaban agua limpia. Entonces, la recomendación general es beber solo de una botella sellada y evitar incluso el té. ¡Pero la comida está perfectamente bien!

Cuando te vuelves a sentar, notas que la cabina está fría, superfría, para ser honesto. Está intencionalmente configurada a 22 grados centígrados por una buena razón. Las personas que son propensas a desmayarse, lo son debido a que no reciben suficiente oxígeno. Y cuando hay aire caliente mezclado con alta presión en la cabina, los desmayos se vuelven muy comunes. Entonces, el aire frío ayuda a quienes lo necesitan, y a ti se te ha entregado una manta para que estés más cómodo.

Abrigado con la manta, notas que el aire seco entra por tu nariz y te deshidrata los labios y los ojos. Pero no te preocupes, el aire es completamente seguro y muy limpio. El 40 % del aire se recicla y pasa por un sistema de limpieza profunda para eliminar todo el polvo y las bacterias. Y el otro 60 % viene del exterior. Los niveles de humedad en el aire son muy bajos, y es por eso por lo que sientes esa incomodidad. Ahora está oscuro cuando el avión comienza a descender para aterrizar, y las luces se atenúan. Las luces tenues no son para los pilotos, la tripulación o los operarios del aeropuerto. ¡Son para ti! Si algo sale mal al aterrizar y está oscuro, tendrán que iniciar un procedimiento de emergencia. Las luces tenues ayudan a que tus ojos se ajusten y puedas dirigirte hacia la salida en la oscuridad más fácilmente. Pero por suerte, hoy no será necesario, ya que tu viaje ha llegado a su fin. ¡Genial!

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas