Qué pasaría si construyéramos una ciudad dentro del monte Everest

Curiosidades
hace 6 meses

¡Bienvenido a EverCity! Es una megalópolis construida dentro de una montaña relativamente joven. El Everest tiene solo unos 55 millones de años, pero ya es el pico más alto del mundo: ¡mide 8850 m! Piensa en la Estatua de la Libertad. Ahora imagina que tuviera 83 hermanos y hermanas... ¡y que cada uno se parara sobre el otro! Si hubieras querido escalarlo en el pasado, habrías tenido que superar pruebas intensas de estado físico, entrenar durante meses, tener una salud perfecta y gastar mucho dinero. Oh, y estar un poco loco. Ahora que el monte Everest se ha transformado en una ciudad, no necesitas ninguna de estas cosas. Bueno, excepto dinero, ¡los departamentos no son baratos!

Recorrer EverCity es sencillo. Básicamente se compone de 6 círculos. Parece un dedo con seis anillos. El círculo inferior y más grande es la zona residencial. El más alto y pequeño, cerca de la cima, es el lugar donde vive la gente más rica. Debajo se encuentra el círculo de meditación, después el círculo de los hoteles y dos círculos de puro entretenimiento. EverCity no está construida como una ciudad común y corriente. No encontrarás casas altas o autopistas de 6 carriles aquí. Casi todos los edificios están construidos dentro de la montaña. Al principio, las personas construyeron casas comunes y corrientes, ¡pero los fuertes vientos helados y las avalanchas las derribaban constantemente! Por eso, los ingenieros decidieron construir las casas dentro de la montaña y conectarlas con túneles subterráneos.

Desde adentro, la montaña parece un sistema de laberintos. La entrada a EverCity se encuentra al pie de la montaña. Todos los días, cientos de miles de autos entran y abandonan la ciudad. Aquí dentro no hay fábricas ni plantas de energía. Electricidad, combustible, comida... Todo proviene del mundo exterior. Por esa razón, todas las cosas en EverCity son ridículamente caras. Las personas quieren mantener la montaña cubierta de nieve, y esa es otra razón por la que no hay fábricas ni nada similar.

Casi no hay calefacción en los hogares. Las personas viven aquí como vivirían en esos hoteles de hielo. Pero no hace falta que uses muchas capas de ropa: los diseñadores han creado pantalones, calcetines y camisetas térmicas especiales que puedes usar debajo de la ropa normal. Todo eso, además de unos jeans y una camiseta, es suficiente para no pasar frío. Y, para mantener tu cara fresca, han desarrollado una crema especial. Calienta y humecta la piel, y tiene un factor de protección solar de 100, que es lo que necesitarías si quisieras caminar por la cima del Everest.

¿Quieres pasar por una cafetería y más tarde comer una hamburguesa doble con una porción de tarta de queso? ¡Eso te costará unos 500 dólares! Un boleto de cine cuesta al menos cien dólares, e internet es tan caro que tendrías que pagar cerca de un dólar solo para ver este video. Aún así, más y más personas se mudan a EverCity cada año. Es un lugar tranquilo y pacífico, te sientes en unidad y armonía con la naturaleza. También hay un centro de meditación mundialmente famoso con su propio círculo especial. Los turistas vienen de todas partes a armonizar cuerpo y mente.

Pero la mejor ventaja es que puedes visitar la cima cuando quieras, como si salieras a pasear por el parque. Antes de EverCity, conquistar esta montaña era extremadamente peligroso. Aquí arriba hay tres veces menos oxígeno que en casi cualquier otra ciudad. Si tu cuerpo no recibe la cantidad que necesita, podrías tener serios problemas. Los alpinistas solían llevar tanques de oxígeno, lo que los hacía más lentos y complicaba todo. ¡Es difícil apartarte del camino de una avalancha con unos enormes cilindros de metal en la espalda!

El nuevo camino hacia la cima está iluminado y lleno de letreros para que nunca te pierdas. El único problema es el tráfico. Todos los días, miles de personas quieren visitar el punto más alto del planeta. Tal vez tengas que pasar varias horas en la fila. No te preocupes: todas las cápsulas de EverCity están equipadas con Internet de alta velocidad, una pantalla 8K y consolas de videojuegos. Y si tienes hambre, siempre puedes ordenar comida, entregada por los modernos vehículos de nieve con inteligencia artificial. Has llegado. Busca un lugar donde estacionar, deja tu cápsula y sube al remonte que te llevará directamente a la cima. ¡Ahora, lo único que tienes que hacer es ponerte una máscara de oxígeno y disfrutar la vista!

Mientras estás ahí arriba, ves un anuncio que te invita a cenar en el restaurante más elevado del mundo, a solo unos cuantos metros debajo de la cima. Te costará unos 10 000 dólares. Tentador, pero no tienes hambre. “¡Siéntete el rey del mundo! Cena con nosotros en EveRestaurante”. Son buenos anuncios, ¡pero ya te sientes el rey del mundo! Gritas lleno de alegría y... Lamentablemente no puedes quedarte aquí por siempre. No hay mucho espacio en la cima, así que solo te dan cerca de un minuto para disfrutar la vista. Pero no hay problema, puedes regresar mañana.

Hay dos maneras de bajar de la montaña. Puedes entrar a tu cápsula y conducir a casa o tomar una tabla de nieve. Antes de que puedas rentar unos esquís o una tabla, tienes que mostrar tu licencia de conducir del Everest, que indica que has superado la prueba especial de esquí y snowboard. Eliges una tabla y bajas por un camino iluminado. Pasas por el techo de algunas casas que asoman justo debajo de la cima; es ahí donde viven las personas más adineradas. Ellas pueden salir por la puerta principal y tomar un elevador especial para llegar arriba. Tendrías que ser multimillonario para comprar una de esas casas. Solo hay unas 2000 en este momento; cerca de la mitad pertenecen a los EE. UU. y China.

Lamentablemente, tu vives mucho más abajo. ¡Pero tiene sus ventajas! Mientras más abajo vives, menos debes pagar por la comida, el entretenimiento y la electricidad. Entras un momento al centro de meditación. Un sistema de ventilación especial envía aire directamente desde la cima de la montaña y le agrega oxígeno. Respiras y sientes una armonía pura. Los 6 anillos de EverCity tienen vistas de 360 grados. Desde aquí arriba, puedes ver cómo las pacíficas montañas nevadas tocan las nubes espesas. Después de meditar, bajas a los anillos de entretenimiento. Lo tienen todo: cafeterías, cualquier comida que quieras, shows, bolos, juegos... Y hasta una pista de patinaje sobre hielo con una mitad dentro y otra mitad fuera de la montaña.

Hay diferentes gimnasios, pero todos tienen una cosa en común: baños de sol. Te acuestas en una hamaca o una cama y unas cortinas se abren sobre tu cabeza. El sol brilla a través de las ventanas selladas y recibes una dosis del sol más puro de la Tierra. Con solo 5 minutos, ya te sientes listo para el resto del día. Si no quieres salir, puedes regresar a casa a través de unos túneles. No son fríos y oscuros, si eso es lo que pensabas. Los túneles de EverCity parecen cuevas de hielo iluminadas por cientos de luces. Es como un cuento de hadas helado. Tras una corta caminata, regresas a tu departamento. Es pequeño pero acogedor. Para ahorrar dinero en electricidad, prefieres no usar refrigerador. No es un problema, ¡guardas tu comida en una bolsa afuera de tu ventana! La nieve la mantiene fría.

Con la ayuda del sistema de calefacción y filtrado, recibes toda el agua que necesitas desde millones de toneladas de nieve en el Everest. ¡Es el agua más limpia que existe! A la noche bajas y miras una película. Hay un cine al aire libre al pie de la montaña. A esta hora, una enorme máquina proyecta películas directamente en la superficie nevada del Everest. Miras la película en cápsulas, ya sea solo o en grupos... Es similar a un autocine. ¿Qué esperas? ¡Visita EverCity en cualquier momento del año!

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas