Qué pasaría si el Titanic se encontrara con el megalodón en el Triángulo de las Bermudas

Curiosidades
hace 6 meses

10 de abril de 1912. Estás en la costa del océano Atlántico, en una pequeña ciudad portuaria. Cientos de personas, y tú entre ellas, van a embarcar en el enorme y majestuoso barco. Es tres veces más largo que la altura de la Estatua de la Libertad. El navío está considerado como la embarcación más avanzada e insumergible de su tiempo. Se pueden ver cientos de ventanas de camarotes de lujo en su cubierta, y la inscripción “Titanic” en el magnífico casco de hierro.

Este día, el famoso transatlántico partió en su primer y último viaje desde Southampton a Nueva York. Pero ahora, verás una historia alternativa. Puedes escuchar a un miembro de la tripulación anunciando el inicio del viaje del Titanic. El barco navega desde África hasta las Bermudas. Y la causa de su catástrofe no será en absoluto un iceberg.

Durante 4 días, el Titanic navega por aguas del Atlántico Norte. El sol calienta tanto el navío que durante el día todos los pasajeros se sientan dentro del barco. Por la tarde, cuando una brisa fresca desciende sobre el océano, toda la gente sube a cubierta para contemplar el hermoso rojo atardecer.

Medianoche, 15 de abril. Estás sentado en tu camarote leyendo un libro. Normalmente estás dormido a esta hora, pero ahora mismo estás hojeando una página tras otra. Cierras el libro y miras alrededor de la cabina. Sientes que alguien te observa.

Te levantas y empiezas a sudar frío. Una inexplicable sensación de ansiedad impregna tu cuerpo y te pone la piel de gallina. Miras por la ventana del camarote, donde el rocío del mar golpea el cristal, pero no puedes ver nada. Hay una espesa niebla en el exterior.

Sales de la cabina. Además de ti, varios pasajeros también han abandonado sus camas por la sensación de peligro. Te saludan y te preguntan qué pasa. Pero nadie lo sabe. Te diriges a las escaleras para salir a la cubierta y ver la situación. En ese momento, el suelo se desprende de tus pies. Un fuerte empujón te hace caer. Un estruendo retumba en el Titanic. Te levantas y ves que cada vez más gente sale de sus camarotes.

Subes corriendo las escaleras y te encuentras con un miembro de la tripulación. No te dice nada, pero sus ojos están muy abiertos por el miedo. Subes a cubierta y difícilmente puedes ver algo. Una niebla espesa y húmeda se ha instalado en el barco. Varios pasajeros se agarran la cabeza como si les doliera.

Ves al capitán y le preguntas qué ha pasado. Él, admite que no tiene ni idea de dónde estás. Ves una brújula en su mano. La flecha gira en diferentes direcciones. Es imposible determinar dónde está exactamente el barco ahora. Curiosamente, el “Triángulo de las Bermudas” no existía antes de 1964, pero los primeros informes sobre embarcaciones desaparecidas en esta zona se remontan a mediados del siglo XIX.

Otro empujón. Esta vez has conseguido mantenerte en pie. Parece que algo grande acaba de golpear el barco. Corres hacia la barandilla del borde de la cubierta y miras por ahí. A través de la niebla blanca, notas una enorme aleta de tiburón. No has visto el tamaño completo del animal, pero por lo que has observado, debe ser tan largo como un vagón de tren.

El tiburón se aleja nadando, pero al cabo de unos segundos vuelves a ver su aleta. Se acerca rápidamente al barco y agarra el casco de hierro con sus enormes mandíbulas. La cubierta tiembla. Se oye el rechinar del metal. Parece que este enorme depredador acaba de hacer un agujero en el casco. Solo una criatura en el planeta puede hacer esto. El megalodón.

Es un antiguo depredador marino que medía casi 20 metros de largo. El megalodón no tenía competencia en el océano. Estaba en la cima de la cadena alimenticia. Se cree que el tiburón desapareció hace millones de años, pero el océano solo está explorado en un 5 %. Aquí, está vivo y nadando en las misteriosas aguas del Triángulo de las Bermudas.

Todos a bordo del barco entran en pánico. La gente de las cubiertas inferiores corre hacia arriba. El Titanic se hunde lentamente y se inclina hacia un lado. Todo el mundo se dirige a los botes salvavidas, pero nadie se atreve a subir a ellos mientras el enorme y antiguo monstruo esté cerca. La proa del barco se sumerge bajo el agua. Te sitúas en el lado izquierdo de la cubierta y ves cómo el megalodón arranca a mordiscos trozos del casco de hierro.

Gritas a la gente de la sección de popa que el megalodón está ocupado y que tienen tiempo para evacuar. Los primeros botes de rescate con pasajeros bajan al agua. Algunos más saltan por la borda. Afortunadamente, el agua está mucho más cálida que en el lugar donde realmente se hundió el Titanic.

Te pones un chaleco salvavidas y saltas también. El megalodón ataca al barco y lo arrastra a lo más profundo del agua. El olor de la cocina del Titanic debe haberlo atraído. Te encuentras entre los restos de la embarcación y los botes salvavidas. La niebla se levanta por fin. El cielo estrellado y la luna iluminan la superficie del mar. La gente te ayuda a subir a bordo de un bote de rescate. Todos intentan navegar lo más lejos posible del barco que se hunde. Ves al enorme tiburón nadando alrededor del Titanic.

En ese momento, algo lo distrae y el depredador se aleja. Más de la mitad del barco ya está bajo la superficie, la segunda parte parece una vela que sobresale del agua. El océano está en calma, el cielo está claro y sin nubes, no hay viento. Desde un lado, se ve una enorme ola que crece detrás del Titanic. Tiene unos 15 metros de altura, como un edificio de cinco pisos. Derriba el barco tan fácilmente como si fuera de papel.

La monstruosidad se disuelve en el agua tan rápida e inesperadamente como apareció. Acabas de ser testigo de una ola gigante. Este fenómeno ocurre en todo el mundo. Enormes olas aparecen de repente, derriban barcos y desaparecen sin dejar rastro.

Los científicos aún no pueden determinar su naturaleza exacta. Pero según la teoría más popular, estas olas se forman por “vampirismo cinético”. En determinadas condiciones naturales, las olas acumulan e intercambian energía cinética. Entre todas las ondas que existen, hay una vampírica que absorbe la potencia de todas las demás. Cuando se acumula mucha energía, crece una enorme ola que la expulsa toda.

Algunos creen que la frecuente desaparición de barcos en el Triángulo de las Bermudas se debe a las olas vampíricas. La gente de los barcos se calma, alguien envía una luz de emergencia al cielo. Miran al océano y ven la aleta triangular del megalodón emergiendo del agua. Es del tamaño de un velero y viene hacia ti. Mueves los remos tan rápido como puedes, la gente grita y pide ayuda. No hay posibilidad de escapar.

El legendario monstruo se acerca cada vez más. La cabeza del tiburón asoma por debajo de la superficie. Abre sus enormes fauces llenas de cientos de dientes afilados. Cada uno de ellos es del tamaño de la palma de la mano. El barco cabría completamente dentro de la boca del tiburón. Puede tragarte entero.

El tiburón se detiene y cierra la boca a un brazo de distancia del barco. Puedes ver el agua burbujeando a tu alrededor. Desde las profundidades del océano, varios tentáculos gigantes se extienden y envuelven al megalodón. Tiran del tiburón hacia abajo. Miras por encima de la borda y ves un resplandor púrpura con un círculo negro en el centro.

Alguien en el barco también lo nota. La gente empieza a gritar. “¡Nos está mirando!”, grita una mujer. Al cabo de un segundo, se te pone la piel de gallina y un escalofrío te recorre todo el cuerpo. Este brillo púrpura es el ojo de algo. Y el círculo negro es la pupila. La criatura que te está observando ahora es tan grande que el barco le parece un grano de arroz. Es el kraken.

El calamar gigante, un antiguo monstruo que hundió cientos de barcos, pero cuya existencia aún no ha sido demostrada por nadie. Afortunadamente, el navío en el que estás sentado es demasiado pequeño para interesar al Kraken. Puedes ver su ojo alejándose a mayor profundidad. Enormes tentáculos arrastran al megalodón en aprietos hacia las profundidades.

Pasa una hora y otro gran transatlántico llega a los restos del Titanic. Todos los pasajeros son rescatados. Observas de nuevo el mar tranquilo, al lugar donde el Titanic navegó recientemente. Subes a bordo del barco de rescate y te prometes nunca ir en un viaje por mar de nuevo.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas