Si un gato bosteza cuando le frotas la nariz, ¡te quiere!

Animales
hace 7 meses

Los gatos adoran todo tipo de masajes y caricias, pero hay zonas específicas en las que les gusta más. Muchos gatitos cierran los ojos y empiezan a ronronear, durmiéndose lentamente mientras les frotas la parte superior de la cabeza, las mejillas o el puente de la nariz. Y mientras cabecean, bostezan, por supuesto. Los científicos no están seguros de las razones que explican los bostezos de los gatos, pero la principal parece ser similar a la de los humanos: cuando el cerebro necesita más oxígeno para mantenerse despierto, la forma más fácil de conseguirlo es un bostezo grande y profundo. Por eso, cuando un gato lo hace, puedes estar seguro de que quiere quedarse dormido.

Aunque a veces los gatos bostezan a sus humanos solo para mostrar lo relajados que están en su compañía, por lo que también es una señal de afecto y confianza. Pero no hace falta que te lo digan mientras tu amigo peludo está tumbado en tu regazo con los ojos cerrados y ronroneando como un motor diésel, ¿verdad? Cualquier persona orgullosa de tener un gato sabe que despertarse a las 3 a. m. cada noche no es un gran problema: lo más probable es que la bola de pelusa con la que vives corra como loca por todo el lugar. Este comportamiento es totalmente normal: en la mayoría de los casos, ¡significa que tu gato tiene demasiada energía acumulada que necesita usar! Es probable que tu amigo peludo pase la mayor parte de su tiempo, unas 18 horas al día, durmiendo. No hace suficiente ejercicio durante el día y trata de liberar toda esa energía.

Si te acabas de mudar a un nuevo lugar, ¡es posible que ya haya algunas plagas viviendo ahí! Tu gato, con su oído y olfato hipersensibles, podría detectar su presencia. La mayoría de los insectos son más activos por la noche. Tu gatito no podrá descansar con ellos escabulléndose en los alrededores. Así que será mejor que te deshagas de las plagas lo antes posible. Si tu gato no se calma ni siquiera durante el día, será mejor que lo lleves al veterinario. Es probable que tu mascota tenga algunos problemas que le hagan sentir malestar físico, por ejemplo, las pulgas. A veces, los gatos empiezan a castañetear los dientes. Algunos especialistas creen que ocurre cuando los animales se frustran. Su presa potencial parece estar muy cerca, justo al lado de la ventana, pero aún fuera de su alcance. Otros expertos creen que esos extraños movimientos de mandíbula permiten a su mascota prepararse para atrapar su comida. En cualquier caso, solo verás a tu gato hacerlo cuando haya algo pequeño y probablemente comestible en su campo de visión.

A diferencia de los perros, los gatos se frotan la cabeza contra las personas y los objetos, no por falta de atención, sino para marcar su territorio. Los gatos tienen unas glándulas especiales cerca de las mejillas que dejan su olor. Cuando tu minino se ha restregado contra ti, te ha reclamado como propio, por lo que no será receloso la próxima vez que se acerque a ti. Si es un gato ajeno, puede incluso dejar que le frotes entre las orejas, ¡y qué puede ser mejor! Si tu gato empieza a rodar sobre su espalda delante de ti, ¡es un gran cumplido! Para los felinos, es una posición extremadamente vulnerable. Si tu gatito no tiene miedo de mostrarte su vientre desprotegido, te has ganado su confianza. Y si tu mascota se revuelca por el suelo, ¡quiere informarte de que es hora de jugar! Es posible que tu amigo felino empiece a rascarse alrededor de su plato de comida una vez terminada esta o que incluso lo cubra con papel triturado. Es un comportamiento instintivo normal. El gato quiere que su comida esté escondida y a salvo de los demás.

Intenta al menos disimular tu disgusto si encuentras un ratón o un pájaro junto a tu cama o incluso en tu misma almohada. Si tu gato te trae su captura, significa que te reconoce como miembro de su grupo y se preocupa mucho por tu bienestar. También puede pensar que no eres tan buen cazador como para atrapar una presa por tu cuenta, pero, en cualquier caso, es una muestra de afecto por parte del minino. Y como le das de comer a tu bola de pelusa todo el tiempo, puede que también te diga “gracias” de esta manera. De vez en cuando, puede que sorprendas a tu gato haciendo muecas. Este fenómeno tiene un nombre científico, pero de seguro se parece a curvar los labios con desdén. Aunque, no lo verás dirigido hacia ti. Es una reacción a los mensajes invisibles de otros gatos. Tu gato capta las feromonas de los felinos cercanos. La curvatura de los labios se produce cuando tu gatito atrapa estas feromonas con su lengua contra el paladar. Los gatos machos “desdeñan” con más frecuencia que las hembras.

El equivalente felino de un beso es ese parpadeo lento que puedes notar de vez en cuando. Si lo hace, debes saber que tu gatito confía plenamente en ti, y además, ¡te quiere! También puedes devolverle el “beso”: solo tienes que mirarlo a los ojos y parpadear lentamente también. Probablemente no se note, pero tu gato sabrá que le devuelves el cariño. Aunque si miras a tu gato a los ojos y sus pupilas empiezan a aumentar de tamaño, es mejor que dejes de hacerlo o podrías tener problemas. Al igual que las tuyas, las pupilas de los gatos crecen para ver mejor lo que tienen delante. Pero en su caso, quieren verte mejor para coordinar mejor sus acciones que muy pronto sucederán. Otros signos de que tu gatito se está preparando para un ataque son el movimiento de su cola y el de sus patas traseras en el lugar. Si salta hacia delante con un empujón, es una clara llamada para que corras. Otra señal de que es hora de retroceder es que tu gato mueva las orejas. Así expresa su agitación o ansiedad. Si sigues molestando al animal, podría atacarte. Pero si las orejas del gato apuntan hacia arriba, está escuchando algún ruido que ha llamado su atención.

Los pequeños y dulces maullidos de tu gato son su forma de saludarte. Después de emitir este simpático sonido, es posible que salte a tu regazo y te pida que lo abraces. Pero si el maullido es fuerte y exigente, es probable que el felino tenga hambre. Alimenta a tu peludo compañero de inmediato o explícale por qué va a recibir su comida más tarde. Cuando duermes, tus ojos se mueven bajo los párpados. Si tu gato está cerca, puede sentir curiosidad y darte un manotazo en la cara. Para no resultar herido accidentalmente, es mejor que dejes a tu gatito fuera de tu habitación por la noche. Si araña la puerta y llora, pon algo que un felino no quiera pisar cerca de la entrada. Puede ser cinta adhesiva de doble cara, papel de aluminio o una alfombra de pasillo de vinilo, con su lado rugoso hacia arriba. Dale a tu gatito la comida más grande del día por la noche. Los gatos tienden a dormirse después de haber comido mucho.

¿Has estado alguna vez acurrucado con tu gatito cuando empieza a presionar sus patitas contra ti una y otra vez? Cuando los gatos hacen este tipo de movimiento de amasar el pan, en realidad es un remanente de sus días de gatitos cuando solían amamantar. Verás, los mininos lactantes saben instintivamente que deben presionar sus patas contra la barriga de su mamá para que la leche fluya, ¡lo que significa que es hora de cenar! Pero incluso cuando crecen y dejan de amamantar, este comportamiento se mantiene, y significa que tu gato está feliz y cómodo. También lo hacen como una forma de aliviar el estrés, ya que se trata de un ritual muy tranquilizador que saben hacer de forma innata. Si tu gato lo hace a menudo, ¡significa que se siente cómodo y protegido por ti como si fueras su madre! Los gatos a veces pueden ser distantes... okey, ¡pueden ser distantes todo el tiempo! Si a tu gato le gusta estar solo y no ser molestado, es un comportamiento felino bastante normal. Aunque si parece distanciarse de ti más de lo habitual, vale la pena investigarlo. Si observas que tu gato te observa desde lejos, pero nunca quiere relacionarse contigo, podría ser una señal de que está ansioso o incluso enojado contigo.

Los gatos pueden optar por quedarse solos si oyen un ruido fuerte y sorprendente o si hay una actividad inusual en la casa, como una construcción o una gran fiesta. Por desgracia, no hay realmente mucho que puedas hacer al respecto, salvo darle espacio al gato. Dale espacio y no te pongas en su contra. Con el tiempo, ¡volverá a interesarse por la atención! Así que le compras a tu gato el poste rascador más caro, pero tu gatito sigue queriendo clavar sus garras en tu nuevo sofá de cuero. Sí, ¡puede ser muy frustrante y francamente confuso! La raíz de este comportamiento es el deseo del gato de ser territorial. A los felinos les gusta arañar los muebles para mostrar a los demás lo que es suyo. Puedes pensar en estos arañazos como líneas fronterizas designadas. Si quieres salvar tus pobres muebles, puedes rociar tus cosas con un aerosol de feromonas para gatos para ayudarlo a calmarse.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas