¿Y si la Tierra tuviera una “gemela” en nuestro sistema solar?

Curiosidades
hace 6 meses

Entre todos los planetas del sistema solar, nuestra Tierra es especial, ya que es el único que ha desarrollado vida. Pero ¿y si nos saliera un competidor? ¿Y si una segunda Tierra apareciera de la nada? Entonces habría dos escenarios distintos. El primero es la destrucción de ambos planetas. El segundo tiene un final inesperado, pero bastante lógico. Pero empecemos por el escenario catastrófico. La segunda Tierra con las mismas condiciones solo podría existir si recibiera absolutamente la misma cantidad de luz solar que nuestro planeta. La órbita que sigue la Tierra es perfecta para recibir la cantidad necesaria de calor solar. Si estuviéramos un poco más lejos, toda la superficie de nuestro planeta se parecería a la Antártida. Y si la Tierra estuviera un poco más cerca del Sol, todos viviríamos en un enorme desierto habitado por muy pocos seres vivos. Así que, para que la segunda Tierra fuera idéntica a la nuestra, tendría que seguir la órbita de nuestro planeta.

Dos objetos masivos pueden existir cerca el uno del otro. La unión de la Tierra y la Luna es un gran ejemplo. Pero si el segundo objeto fuera tan pesado y enorme como nuestro planeta, no habría espacio suficiente para los dos. La gravedad de dos Tierras sería un gran problema. Los dos mundos colisionarían porque serían atraídos el uno hacia el otro. Este proceso duraría cientos de millones de años. Y al final, los dos planetas se transformarían en un mundo gigante. Y sus restos volarían alrededor del planeta recién formado, asemejándose a los anillos que rodean a Saturno. O uno de los planetas empujaría al otro fuera de su órbita. En este caso, una de las Tierras se lanzaría hacia el Sol y ardería como un cerillo en su atmósfera.

También es importante recordar que la Tierra se mueve a una velocidad de 105 000 km/h en todo momento. Esto es más de 80 veces más rápido que la velocidad del sonido. Y ahora, imagina dos enormes planetas que vuelan el uno hacia el otro a tal velocidad. Ni siquiera un organismo microscópico que viviera en la boca de un volcán tendría la posibilidad de sobrevivir a la colisión de dos Tierras. Incluso la Luna sería despedazada por una onda expansiva. Pero imaginemos que la gemela de nuestro planeta sigue otra órbita, en algún lugar entre Marte y la Tierra. Incluso en esta situación, la vida de la gente cambiaría para siempre.

Por cierto, la teoría de que la Tierra podría tener una gemela apareció hace tiempo. Los científicos del pasado creían que el segundo planeta podría estar escondido en el lado opuesto del Sol. Gracias a las modernas tecnologías de la astronomía, sabemos que esta teoría no es cierta. De lo contrario, nuestros telescopios y otros equipos ya habrían captado algunas señales de este planeta. Los científicos estudian objetos espaciales a miles de años luz de nosotros. Así que, sin duda, se darían cuenta de la existencia de otro mundo en el vecindario.

Pero bueno, imaginemos que la segunda Tierra existe y que la hemos descubierto recientemente. Todo el campo de la astronomía y la astrofísica recibirá inmediatamente cientos de miles de millones de dólares en financiación. El estudio de la gemela de la Tierra se convertirá en un objetivo prioritario para la gente. Los expertos plantearán cientos de hipótesis sobre el aspecto de la segunda Tierra y lo que ocurre en ella. El planeta está casi a la misma distancia del Sol que nosotros. Esto significa que el clima debe ser el mismo ahí. Pronto, los científicos descubren que el doble de la Tierra tiene agua líquida y continentes. Pero no son como los nuestros. Sus formas y ubicación son diferentes. Lo más probable es que ahí también haya vida. Pero ¿cuál es su origen?

Existe la hipótesis de que la vida en nuestro planeta apareció gracias a los aminoácidos traídos por un meteorito. Es muy improbable que lo mismo haya ocurrido en otro mundo. Lo más probable es que la vida haya surgido ahí de una manera completamente distinta. Tal vez, los peces no salieron del agua en ese planeta, y las primeras criaturas inteligentes aparecieron en el océano. Podrían ser anfibios con escamas y aletas o monstruos parecidos a pulpos con enormes tentáculos. Los peces de la segunda Tierra podrían haber salido del agua y tener extremidades. Pero ¿y si no les gustara caminar por el suelo? Entonces, este mundo podría estar habitado por aves inteligentes. O la vida podría haberse originado en las profundidades del suelo. Entonces, la evolución crearía topos humanoides o gusanos muy desarrollados.

Para averiguarlo con seguridad, los científicos envían un róver ahí. Una misión similar a Marte fue un éxito, así que no debería haber problemas con esta. La gente en la Tierra está esperando: ¿qué encontrará el róver en el otro lado? La nave tardará varios años en llegar. Extrañamente, dos días después del lanzamiento, regresa. ¡Pero esta no es nuestra sonda espacial! Durante todo este tiempo, los habitantes de la segunda Tierra también han estado observando nuestro planeta. En un momento dado, también enviaron una sonda. Está hecha de los mismos materiales que la nuestra. Tiene una cámara y un dispositivo de grabación. Pero la gente está preocupada porque el róver se parece a una araña mecánica. ¿Puede ser que en ese mundo vivan tarántulas gigantes?

Los científicos entienden que necesitamos comunicarnos. Enviamos a nuestros huéspedes una señal de radio con información sobre nuestra civilización. Ellos captan este mensaje y envían el suyo. Contiene extraños símbolos que se parecen a arañazos. Los lingüistas de todo el mundo intentan descifrarlo. Mientras tanto, los astrónomos envían a los invitados una grabación del habla humana. Unos días después, nuestros satélites captan un mensaje de nuestros vecinos del espacio con sus voces.

Los científicos están a punto de reproducir la grabación. El mundo entero escucha conteniendo el aliento... Es un gruñido. ¡Un gruñido terrible y absolutamente incomprensible! Tiene pausas y un ritmo inusual, ¡pero no se parece en nada al habla humana! Todo el planeta entra en pánico. Todos los países se están preparando para una invasión. Lo más importante ahora es construir escudos para proteger el planeta. Nadie puede desencriptar los mensajes. Es posible que nuestros vecinos tampoco puedan entendernos. La gente hace un último intento de establecer algún contacto. Enviamos un video para explicar a nuestros invitados, con la ayuda de gestos y signos, que solo queremos paz y colaboración. La respuesta no se hace esperar. Nuestro satélite recibe su archivo de video. Los científicos reproducen la grabación. Es impactante.

Vemos dinosaurios con trajes robóticos. La vida en la segunda Tierra se ha desarrollado de la misma manera que en nuestro planeta. Pero el infame meteorito colosal no cayó ahí. A lo largo de millones de años de evolución, los dinosaurios se volvieron conscientes. En el vídeo, gruñen y señalan con sus garras la imagen de nuestra Tierra. Luego, empiezan a gruñir aún más fuerte y... ¿es una risa? La grabación termina. La gente considera esto como el anuncio de la invasión. Han pasado varios años. Durante este tiempo, los científicos han intercambiado mensajes con los dinosaurios varias veces, y parece que empezamos a entenderlos. Resulta que los reptiles también quieren la paz. Dicen que su planeta estuvo una vez habitado por humanoides similares a los humanos, pero una inundación masiva los eliminó. Los dinosaurios lograron sobrevivir y evolucionar hasta convertirse en seres inteligentes.

Pasarán muchos años antes de que la gente ponga un pie en su planeta. Y cuando esto ocurra, la humanidad se sentirá aliviada, al darse cuenta de que no estamos solos. Pero ¿y si no hubiera vida inteligente en la segunda Tierra? La gente también sería feliz. Sabríamos que siempre tendríamos otro hogar. Tal vez, empezaríamos a explorar la gemela de la Tierra de inmediato o comenzaríamos a extraer sus recursos para reponer los nuestros. En cualquier caso, nuestras vidas no cambiarían inmediatamente porque esa Tierra estaría demasiado lejos de nuestro planeta. Pasarían decenas de generaciones antes de que la gente empezara a asentarse en la segunda Tierra. Nuestro planeta natal iría perdiendo cada vez más recursos, así que todo el mundo querría trasladarse a un nuevo mundo. Al principio, solo los más ricos podrían hacerlo. Pero con el tiempo, los viajes espaciales serían más baratos.

La gente probablemente invertiría mucho dinero para construir un paraíso en la segunda Tierra. Si esto ocurriera, visitaríamos este mundo durante nuestras vacaciones para respirar aire fresco y disfrutar de la naturaleza. En cualquier caso, la población humana crecería. Esto significa que, tarde o temprano, la segunda Tierra estaría tan cargada como la primera. Y entonces la gente empezaría a buscar un nuevo hogar entre las estrellas. Por cierto, si existe alguna vida en un planeta similar al nuestro, es probable que se parezca a... pulpos. Incluso existe la teoría de que los pulpos llegaron a la Tierra desde algún otro mundo. Cualquier animal tiene varias etapas evolutivas de desarrollo. Por ejemplo, los elefantes y los mamuts descendieron de un ancestro común hace 5-6 millones de años. Si miramos más allá, casi todos los mamíferos evolucionaron a partir de un ancestro que compartían con los reptiles. Cada especie ha ido cambiando a lo largo de millones de años.

Pero los pulpos no. Aparecieron de repente en un árbol genealógico. Desde el punto de vista de la evolución, los calamares tendrían que evolucionar hasta convertirse en pulpos dentro de millones de años. Pero mira, ¡ya están aquí! Además, los pulpos son increíblemente inteligentes. Su código genético es mucho más diverso que el humano. Puede que sean visitantes de otro planeta similar al nuestro. Pero, por supuesto, esto es solo una hipótesis.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas