Genial
Genial

10+ Casos en los que diseñadores de vestuario se superaron a sí mismos y recrearon una época al 100 % para una película

El trabajo de un diseñador de vestuario en una película histórica comienza con el estudio de la atmósfera de una época concreta, sus colores, formas y texturas inherentes. A menudo, el diseñador de vestuario se enfrenta a una elección entre la belleza o la conformidad con la época. No renunciar a uno ni otro es un tipo de talento aparte.

Genial.guru ha encontrado looks cinematográficos perfectos en las que no puedes encontrar errores: están muy bien pensados, son históricamente precisos y simplemente hermosos.

Outlander — un conjunto inspirado en la chaqueta Bar de Dior

En la historia, mientras pasea por los círculos de piedra de Escocia de la década de 1940, Claire Randall es transportada misteriosamente al año 1743. El diseñador de vestuario, Terry Dresbach, se encargó de crear imágenes de la protagonista teniendo en cuenta dos realidades. Uno de los más impresionantes fue el conjunto inspirado en la chaqueta Bar de Dior. Combina la moda del siglo XVIII y la de los años 40. Este es el primer look parisino de Claire, era diferente de los tonos madera que solía vestir en Escocia. Al mismo tiempo, se convirtió en el marco perfecto para ella y le permitió ser fiel a sí misma.

Elizabeth: la edad de oro — cuellos voluminosos y faldas anchas

La película sobre la reina Isabel I de Inglaterra muestra con precisión la moda europea del siglo XVI: la falta de cejas, la piel pálida, los corsés rígidos de forma precisa, los cuellos enormes y las faldas anchas. A los diseñadores de vestuario y maquilladores les tomaba tres horas preparar a Cate Blanchett, quien interpretó el papel principal, todos los días. No es de extrañar, ya que preservar el más mínimo detalle era la tarea número uno. Por ejemplo, en la época isabelina se usaban cuellos voluminosos para ayudar a equilibrar la silueta con faldas amplias y torsos alargados. En la película, la reina Isabel y la nobleza iban vestidas con todos los cánones de la moda de la segunda mitad del siglo XVI: el diseñador de vestuario hizo hincapié en los volantes y cuellos dramáticos, y utilizó la silueta típica de la época—dos triángulos invertidos que se cierran en la cintura.

Mad men — ropa de gente real

La diseñadora de vestuario, Janie Bryant, utilizó ropa vintage. La gente traía sus prendas de vestir del pasado a los vestidores. Por ejemplo, Jean Bell, una anciana estadounidense, donó mucha ropa para el proyecto, incluidos todos los bolsos, sombreros y corbatas de su marido. Así, los creadores de la serie tuvieron la oportunidad de abarcar una gran variedad de estilos de ropa, edades y grupos culturales, y reflejar con bastante exactitud la década de 1960.

La reina joven — los camisones de la reina

Sandy Powell trabajó en el vestuario de La reina joven. Los vestidos de la protagonista, interpretada por Emily Blunt, se convirtieron en una obra de arte y fueron asegurados por 10 000 libras esterlinas (14 000 USD) cada uno.

Además de los trajes elegantes, la película cuenta con otras prendas interesantes que aparecen en el cuadro con mucha menos frecuencia, pero que no llaman menos la atención. Entre ellos se encuentran los camisones de Victoria, una suntuosa bata azul marino, camisolas bordadas y de encaje, corsés con cordones y enaguas, todos ellos creados con gran atención al detalle y respeto por la historia de la moda.

El hilo fantasma — vestido de encaje color lavanda

Londres en los años 50. La historia de amor del diseñador de moda Reynolds Woodcock y su musa, Alma, implica una especial atención al vestuario en esta película. Mark Bridges hizo un gran trabajo: estudió los archivos de los diseñadores que fueron los prototipos del personaje principal, Cristóbal BalenciagaHardy Amies, y creó más de 50 atuendos únicos que transmiten la filosofía del diseñador de moda: el rechazo a lo fastuoso y el deseo de belleza eterna. Por ejemplo, para el vestido lavanda de la foto encontraron una auténtica rareza: un refinado encaje flamenco del siglo XVII.

Peaky Blinders — abrigo, gorra de tweed y reloj de oro

La serie Peaky Blinders, que puede utilizarse como guía de la moda masculina de principios del siglo XX, está basada en la historia real de la banda de gánsteres de Birmingham. Los creadores de la película mostraron con precisión el código de honor de los gánsteres, su estilo y cómo el cambio en su estatus se reflejaba en su ropa.

  • El protagonista, Tommy Shelby, lleva un pesado abrigo de lana con cuello de terciopelo negro sobre un traje de tweed. Esta combinación poco convencional de tejidos subraya el lugar que ocupa Shelby en la sociedad: es un gánster sin un cierto estatus de clase.
  • La gorra de tweed de Tommy es un ejemplo del tocado de un trabajador de la época. Así, demuestra que, a pesar de sus aspiraciones de convertirse en miembro de la alta sociedad, sigue siendo un representante de la gente común.
  • Shelby y sus compañeros llevan un reloj de bolsillo con una cadena de oro. La plata no les conviene: es demasiado barata. El dinero y la clase se muestran precisamente por las cadenas de oro que sobresalen descuidadamente de los bolsillos de todos los miembros del grupo.

Jackie — el traje Chanel rosa

La diseñadora de vestuario Madeleine Fontaine recreó los estilos de Jacqueline con mucho detalle. El traje y el sombrero rosas de la casa de moda Chanel están en el tono exacto: uno de los trajes icónicos de Jackie. Fontaine tuvo que hacer varias pruebas de color para conseguir el tono correcto de rosa. Chanel proporcionó botones, una etiqueta de la marca y una cadena para el traje, que se cosió desde el interior a lo largo del borde inferior para mantener la chaqueta en forma.

El romance del siglo — vestido de novia y joyas

Para su segundo trabajo como directora, Madonna contó con su estilista personal y diseñadora de vestuario, Arianne Phillips. Ella, a su vez, llevó a cabo una investigación única: leyó publicaciones impresas y en línea, vio fragmentos de películas, habló con conocidos del rey Eduardo VIII y de la estadounidense Wallis Simpson, todo para entender y poder recrear a los personajes.

Phillips se dirigió entonces a las casas de moda europeas. Se diseñaron nuevas prendas y se utilizaron trajes conservados. Por ejemplo, un vestido de novia de Michael O’Connor del Museo Nacional de Escocia. La marca favorita de Edward, Cartier, recreó un anillo de compromiso de esmeraldas y una pulsera en forma de cruz. A lo largo de 119 minutos de película, Wallis Simpson usa más de 60 looks.

Stranger Things — vestido rosa claro

Al crear las imágenes de los personajes, los diseñadores de vestuario se esforzaron por lograr la autenticidad. Tenían que ser reales, no versiones kitsch de lo que la gente recuerda de los años 80. Kimberly Adams-Galligan y su equipo hicieron una incursión en las tiendas vintage para encontrar prendas específicas de ciertas marcas populares en la época. A menudo, tenían que coser ciertas prendas para conseguir el aspecto perfecto del personaje. El vestido rosa de la heroína, Once, es una referencia directa a los vestidos de la marca infantil Polly Flinders, muy populares en los años ochenta. Tras el éxito de la serie, su vestido se convirtió en el disfraz más popular de Halloween.

Frida — vestido abierto rojo oscuro

La diseñadora de vestuario Julie Weiss abandonó la idea de copiar exactamente los trajes de Kahlo y dirigió su atención a la fuente de inspiración de la propia Frida: el traje femenino mexicano. En primer lugar, para la película utilizaron los principales colores del vestuario de la artista: fucsia brillante, rojos oscuros y verdes tropicales. Sin embargo, como admitió Weiss, la idea no funcionó, ya que estos debían permanecer en los lienzos de Kahlo. Así, el vestido rojo oscuro, que en un principio estaba previsto para la escena del tango, fue sustituido por un rojo vivo más abierto.

Angelique and the King — el legendario vestido dorado

El vestido de brocado dorado que lució Angélica en la recepción en honor del rey Luis XIV de Francia impresionó tanto al rey como al público de la película. El brocado llegó a Europa desde China y fue el tejido favorito de las privilegiadas mujeres de moda del siglo XVII. El brocado se llama a veces tela de oro, y esto es cierto a medias: su hilo principal era de seda y el hilo transversal era de oro auténtico.

¿Qué otros looks cinematográficos fieles a sus épocas recuerdas?

Compartir este artículo