Genial
Genial

10 Cosas cotidianas que los creadores siguen ignorando en sus películas, pero que el mundo entero nota

Los personajes de películas y series parecen tener superpoderes, incluso cuando se trata de una comedia que muestra la vida de los oficinistas. Es decir, la gente en la pantalla apenas suda o se ruboriza y una pareja típica comienza su mañana cepillándose los dientes juntos con las caras más felices del mundo mundial.

En Genial.guru, a veces, nos quedamos sin palabras cuando vemos algo que no se puede imaginar en la realidad. Por eso queremos mostrarte las pequeñas cosas de la vida cotidiana que nos parecen especialmente llamativas.

1. Ignoran los gorros

Por supuesto, todos sabemos que el rodaje se lleva a cabo en pabellones y los metros de nieve pueden ser tan solo los gráficos de computadora, pero, por ejemplo, la ausencia de un gorro, guantes y bufandas es bastante extraña si, según el guion, los personajes atraviesan una tormenta de nieve. Los espectadores llevan años tratando de entender por qué el frío invernal en las películas es tan poco realista.

2. Desayunos de lujo que nadie come

El personaje principal baja a desayunar, agarra su chaqueta, da un rápido mordisco a un bollo, toma un sorbo de café y se va, o incluso no come nada en absoluto y solamente lee el periódico. Mientras tanto, su esposa, por lo visto, ha estado de pie desde las cinco de la madrugada para prepararle a su querido huevos con tocino, tostadas frescas, bollería dulce y ensalada de fruta. Pero él ignora todo esto: tiene cosas más importantes que hacer. Nos preguntamos ¿cómo su esposa tiene tanta paciencia?

3. Se cepillan los dientes sin pasta dental

Las escenas en las que el personaje se cepilla los dientes provocan sentimientos encontrados en muchos espectadores. Porque es absolutamente incomprensible cómo consiguen cepillarse los dientes con un cepillo vacío sin un gramo de pasta. Por supuesto, la espuma que cae por la barbilla y el espejo salpicado son muy poco estéticos, pero la escena en la que el personaje entra en el baño, agarra el cepillo y se lo mete inmediatamente en la boca no convence.

4. Bolsa de papel sin asas

Incluso si, según la trama, la protagonista va a comprar comida para una semana, al final vemos en sus manos una bonita bolsa (rara vez, un par de ellas) hecha de papel marrón grueso, obligatoriamente, sin asas. Para que las deje caer sí o sí. Y cuando toda la comida acaba en el piso a su alrededor, a su rescate acude aquel que la ayudará a levantar una caja de cereales.

5. En la ducha, los personajes nunca se duchan

Si una persona está en la ducha, el agua fluye sobre su cuerpo y ella está esperando el final de este procedimiento, entonces, definitivamente, estás viendo una película y no abriste, por error, la puerta del baño del momento más inoportuno. Porque, en realidad, la gente usa jabón, champú, gel, esponjas y piedras pómez, mientras que en la pantalla, a menudo, simplemente desperdician recursos sin pensar.

6. Departamento de lujo

No importa cuánto dinero tengas. Si eres un mesero, un trabajador bancario, un artista o un analista financiero, es muy probable que tu vivienda sea al menos agradable, bien amueblada y en un barrio decente. Nada de las casas en las afueras y ropa de cama vieja. También vas a tener un coche. Y si el personaje tuvo la suerte de avanzar en su carrera profesional, su auto se reemplaza con uno nuevo y mejor.

7. Camisa de hombre

En ese momento increíblemente romántico cuando la mujer se pone la camisa de hombre, esta le queda grande, suelta, elegante y, al mismo tiempo, cómoda. Así entendemos que en las películas no hay casos en los que él y ella tengan la misma talla: el hombre siempre es más grande y más fuerte. Magia, nada más. Pero una pregunta, al parecer, siempre se quedará sin respuesta: ¿por qué no ponerse sus propias prendas?

8. En la habitación de un adolescente siempre reina el caos

No es ningún secreto que en nuestras propias habitaciones, cuando éramos adolescentes (incluso más tarde, y hasta ahora, quizás) rara vez reina un orden perfecto. Pero este caos tan exhaustivo que suelen mostrar en el cine es muy difícil de encontrar en realidad. Pero en las películas, así viven casi todos los adolescentes, excepto, por supuesto, las estudiantes que sacan notas sobresalientes. Estas sí siempre lo tienen todo bien ordenado.

9. Subir a la cama con los zapatos puestos

De acuerdo, ya no nos quejamos de que los personajes vayan con los zapatos de la calle por todo el departamento. Pero cuando los protagonistas se tumban en la cama o en el sofá de la sala con las mismas botas con las que acaban de salir a pasear al perro, esto ya es demasiado. Incluso si sus calles son muy limpias, no vale la pena hacerlo.

10. El personaje principal come todo lo que quiera

Por regla general, los hombres en las películas no necesitan controlar su peso. Pueden comer lo que quieran, desde la comida chatarra más grasienta hasta un par de filetes y aun así tener abdominales marcados y el cuerpo de un dios griego. Pero sabemos, por supuesto, que tan pronto como una mujer en la película mire una hamburguesa y papas fritas, de inmediato aparecerá a su lado un asesor que le recordará lo malo que es para su figura.

¿Qué opinas, es necesario embellecer la realidad en películas y series?

Genial/Arte/10 Cosas cotidianas que los creadores siguen ignorando en sus películas, pero que el mundo entero nota
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos