Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

9 Mitos de los electrodomésticos que en realidad son solo cuentos

Vivimos en un mundo lleno de mitos y creencias que han pasado de generación en generación. Sin embargo, aunque la mayor parte de los familiares y conocidos que nos aportan consejos populares no lo hacen con mala intención, es normal que el paso de los años y los rumores nos hagan pensar cosas erróneas, tanto en nuestra vida como en los usos de los electrodomésticos de nuestro hogar.

En Genial.guru te mostramos algunas creencias populares que a pesar de parecer ciertas, deberían permanecer en el olvido para siempre.

Mito #1: La radiación del microondas es dañina para la salud

Existe una creencia popular sobre el daño que pueden llegar a producir los microondas. Sin embargo, cuando se usa este electrodoméstico siguiendo las instrucciones del fabricante y manteniéndolo en buenas condiciones, no son dañinos para nuestra salud.

En cuestión de los alimentos calentados mediante las ondas que produce el microondas, no los convierte en un alimento peligroso ni que pueda perjudicarnos, ya que mantiene todas las propiedades y valores nutritivos como lo haría un horno convencional.

Mito #2: Lavar los platos a mano es más barato

Seguramente te has convencido de que lavar los platos a mano en vez de utilizar un lavavajillas, podría ser más barato y ahorrarías más agua. Sin embargo, al limpiar a mano podríamos llegar a gastar más de 88 litros de agua diarios, de los que 52 litros son de agua caliente.

Por otro lado, haciendo uso de un lavavajillas podríamos llegar a gastar 54 litros de los cuales 24 serían de agua caliente. Esto nos supondría un ahorro del al menos un 9 % utilizando el lavavajillas en vez de la limpieza a mano.

Mito #3: La nevera llena consume más energía

Comúnmente, se tiene la creencia de que las neveras que están llenas de alimentos, gastan mucha más energía para mantenerlos a la temperatura adecuada. Sin embargo, esto es solamente un mito, ya que a los refrigeradores les cuesta más enfriar un espacio vacío que se calienta rápidamente con el aire exterior, que enfriar alimentos que llenan el espacio y mantienen su temperatura más fácilmente.

Mito #4: Utilizar más detergente hará que la ropa salga más limpia

Si llenamos nuestra la lavadora con ropa que necesite un lavado intenso, agregar más detergente de lo que lo haríamos normalmente no ayudará en su limpieza. Es más recomendable agregar la cantidad que nuestra lavadora necesite para realizar su proceso de limpieza de una manera más óptima, o de lo contrario, podrían quedar restos de jabones y manchas blancas en nuestras prendas.

Mito #5: Los platos deben enjuagarse antes de usar el lavavajillas

Aunque es común enjuagar los platos antes de comenzar el ciclo de lavado con tu lavavajillas, podría hacer que terminasen por estar sucios. Los detergentes que se suelen añadir están diseñados para adherirse a la suciedad pegada, por lo que si están casi limpios, el jabón no tendrá el efecto deseado y será un gasto de agua innecesario.

Mito #6: La nevera solo necesita limpieza en el interior

Aunque la limpieza interna del refrigerador es necesaria para mantener el control ante patógenos que se puedan adherir a nuestros alimentos, no hay que olvidar el exterior de nuestro electrodoméstico para evitar problemas con su funcionalidad.

De vez en cuando, debemos revisar y limpiar las zonas traseras del refrigerador, teniendo especial atención en las instrucciones de cada fabricante para poder evitar fugas de agua en el sistema de drenaje.

Mito #7: Mirar las pantallas de cerca daña la vista

Uno de los mitos más comunes es el posible daño que tendría nuestra vista si permanecemos mirándola desde cerca. Sin embargo, este hecho común se remonta a los antiguos televisores que emitían una cierta cantidad de radiación que podía dañar los ojos.

Con los televisores actuales no hay ningún tipo rayos X que sean perjudiciales, no obstante, si permanecemos mirándolo desde muy cerca, podría causarnos fatiga ocular, al igual que utilizar cualquier otro elemento a poca distancia de nuestros ojos.

Mito #8: Gasta más energía encender la luz que dejarla prendida

Si salimos y entramos constantemente en habitaciones y encendemos momentáneamente la luz para recoger algún objeto, no es del todo cierto que este hábito consuma más energía que tener la luz constantemente encendida. Encendiendo una bombilla de bajo consumo, utilizamos la energía que requiere 10 segundos de mantenerla encendida, lo que es casi inapreciable en la factura.

Mito #9: La secadora estropea la ropa

Aunque las secadoras aplican una gran cantidad de calor en nuestras prendas, podría ser más dañino para nuestra ropa tenderla al aire libre. Los alérgenos, polen y otros elementos del aire, se adhieren fácilmente a las fibras que componen las prendas de ropa. También podría ser dañino exponer nuestras prendas al aire libre, ya que los rayos solares pueden hacer que se decoloren con facilidad.

¿Conoces algún mito popular que en realidad sea totalmente erróneo?

Imagen de portada moxumbic/Depositphotos
Compartir este artículo