10 Formas de darse cuenta de que un producto es fresco y delicioso

Cuando llegamos a una tienda, por momentos no sabemos dónde mirar: solo de huevos puede haber una docena de fabricantes diferentes. Podemos evaluar la frescura y la calidad de algunos productos en el supermercado o en el mercado, mientras que cuando se trata de otros, recién podemos revisarlos cuando llevamos las compras a casa o sacamos los alimentos que estaban almacenados en el refrigerador.

En Genial.guru siempre queremos ahorrar dinero a la hora de elegir productos, y también evitar hacernos daño con alimentos de baja calidad. Por eso descubrimos trucos que pueden ayudar a comprar artículos frescos y saludables.

El huevo está fresco si la yema está en el medio

Cuando rompas un huevo, mira la yema. Si está ubicada en el medio y a su alrededor hay un círculo bien definido de clara, entonces ese huevo es fresco. Además, la yema debe ser
voluminosa; si es plana, no la comas. Si la clara no tiene límites definidos y el huevo se derrama, entonces esto puede ser una señal de que tienes un producto en mal estado frente a ti.

Otra forma de probar la calidad es colocando un huevo crudo con cáscara en el agua. Si se hunde, entonces está bien. Si un borde sale a la superficie, esto significa que el huevo no es completamente fresco, pero sí apto para comer. Si flota en la superficie, es mejor tirarlo.

La madurez de un aguacate se puede determinar por el “tallo”

Existe un método sencillo para comprobar qué tan maduro está un aguacate. Mira la punta del tallo e intenta sacarlo: si te resulta fácil hacerlo, entonces tienes un aguacate maduro en tus manos. Si no puedes quitarlo, entonces aún no está maduro.

Una buena calabaza suena “vacía”

Para determinar qué tan rica es una calabaza, golpéala. Escucha el sonido. Si es como si estuviera vacía por dentro, entonces el vegetal se puede llevar sin miedo a la caja. Por fuera, debe estar firme.

No es necesario tirar el yogur cuyos líquidos se han separado

A veces, por el contrario, tiramos algo que todavía es bueno para comer. Por ejemplo, cuando aparece una capa de agua encima del yogur. Puedes comer el producto. Este suero está lleno de nutrientes. Es seguro, por lo que simplemente puedes revolver el yogur hasta obtener una consistencia suave.

El pescado debe estar firme

Comprueba siempre la textura del pescado fresco. Presiona su cuerpo con el dedo. La carne debe volver a su forma anterior y las escamas deben estar firmes y apretadas. Además, no olvides mirar los ojos de los peces: deben estar libres de capas blancas y no estar hundidos.

No debe haber líquido cerca del pollo

Al elegir un pollo, da preferencia a aquellos trozos cerca de los cuales no se haya acumulado una gran cantidad de líquido. Si sacas el pollo congelado del congelador y hay mucho hielo alrededor del producto, como si este estuviera en un charco congelado, esa carne puede no ser segura para comer. Por cierto, también hay que evitar el pollo con piel muy roja.

Es fácil detectar la presencia de impurezas en el aceite de coco

Es fácil detectar la presencia de otros aceites en el de coco. Puedes meterlo en el refrigerador durante 30 minutos. El aceite de coco se endurecerá, mientras que los otros aditivos se separarán y aparecerán como una capa aparte.

No debe haber manchas debajo de la primera capa de cáscara de cebolla

Toma una cebolla y mira debajo de la primera capa de la cáscara. Si ves manchas descoloridas, esta puede estar mohosa. No vale la pena comprar una verdura así.

Es mejor elegir limones de color amarillo intenso

La madurez de un limón se puede determinar fácilmente a simple vista. El rico color amarillo y la tersura de la piel son signos por los que puedes reconocer una fruta madura. Un amarillo pálido y los tonos verdosos sugieren que es mejor no comprar ese producto.

Compra café en granos

Se aconseja a los amantes del café no comprarlo molido, porque este producto amado por muchos a menudo se falsifica. Es difícil decir qué hay exactamente en su forma triturada. Le pueden agregar, por ejemplo, bellotas, maíz frito y hasta aserrín. Para evitarlo, puedes comprar granos de café enteros y molerlos tú mismo o pedir que lo hagan frente a ti en una tienda.

¿Cómo eliges productos saludables y de buena calidad?

Compartir este artículo