11 Errores que cometemos una y otra vez a la hora de preparar los alimentos

De vez en cuando, todos le echamos un vistazo a la cocina para preparar algo para comer. Y a menos que seas un cocinero profesional o te apasione la cocina como un hobby, es probable que hagas las cosas como indica la costumbre. En ocasiones, cometiendo los mismos errores una y otra vez.

Nosotros en Genial.guru tampoco tenemos una relación perfecta con la cocina. Por eso continuamos averiguando qué tipos de errores conducen al fracaso.

1. Cocer el bulgur

Este cereal elaborado a partir de trigo ya ha sido pasado por agua hirviendo, ya que esta es una de las etapas de su elaboración. Precisamente por esta razón, no se debe cocer el bulgur, sino que hay que verter agua hirviendo, taparlo y dejarlo reposar una media hora. Es mucho más sencillo y como resultado no obtendrás una gacha, sino una guarnición o una base para ensaladas perfecta.

2. No remojar las papas antes de freírlas

Para que las papas fritas no se conviertan en una masa pegajosa, se deben preparar antes de ser cocinadas. Un truco muy conocido es remojarlas durante unas cuantas horas. Pero esto lleva mucho tiempo. Para deshacerse del exceso de almidón, basta con remojar muy bien las rodajas de papa en agua fría y no olvidar secarlas con una toalla de papel de cocina, ya que la humedad también afecta la formación de la corteza.

3. No secar las papas para el puré

Para que el puré de papas no quede aguado, se necesita dejar escurrir los tubérculos mojados y colocarlos en una olla al fuego durante unos minutos para que se sequen. Cuando toda la humedad restante se haya evaporado, se puede proceder a su preparación. Se puede conseguir un puré cremoso sin leche. Basta con aplastar bien las papas y colocar una gran porción de mantequilla blanda. Si te gusta el puré un poco más líquido, entonces es importante que no olvides calentar la leche antes de agregarla a las papas para que el platillo no se vuelva gris y pegajoso.

4. Cocer las verduras para la sopa crema

Para que la sopa crema salga deliciosa, antes de cocinarla es mejor asar las verduras o freírlas ligeramente por separado en aceite vegetal. Si las pones a hervir de inmediato, el platillo tendrá un sabor menos intenso y será menos aromático. En la sopa crema elaborada con verduras asadas o fritas, no es necesario agregar caldo, será suficiente con añadir agua.

5. Medir la harina incorrectamente

Las personas que hornean con frecuencia conocen la fórmula mágica: “remover, verter, quitar”, correspondiente al proceso de medir la cantidad de harina. Si no utilizas una báscula y mides con vasos y tazas, entonces no te limites solo a verter la harina en un tazón, a menos que quieras obtener productos horneados más pesados y densos. La harina en la bolsa se apelmaza y pierde aire. Primero remueve la harina con un tenedor. Después vierte la harina con una cuchara en el recipiente medidor. Y por último, quita el exceso con la parte trasera de un cuchillo.

6. Apresurarse con el relleno de la tarta Carlota

Incluso preparar una sencilla tarta como la Carlota tiene sus secretos. Si quieres una tarta esponjosa, entonces primero coloca un poco de masa y después las manzanas. Si lo haces al revés, el relleno no se distribuirá de forma uniforme y toda la fruta quedará en el fondo.

7. Freír la cebolla sin sal

No a todos les gusta el olor de la cebolla frita. Para evitarlo y también para que se cocine más rápido, agrega un poco de sal inmediatamente después de que las coloques en la sartén. De esta forma, las cebollas quedarán más doraditas.

8. Agregar a la pasta una salsa no adecuada

Por algo los italianos inventaron muchos tipos de pasta. Cada una de ellas tiene un método de cocción y una función específica. Por ejemplo, los rotini, que tienen forma de espiral, se utilizan para las ensaladas. El ragú a la boloñesa no se sirve con espaguetis, sino con fideos largos llamados tallarines.

9. Cocinar con aceite de oliva

El aceite de oliva virgen extra parece ser un producto perfecto, aromático y saludable. Pero no es apto para freír, ya que se humea al calentarse y arruina el sabor de los alimentos.

10. Freír el tocino sin harina

Espolvorea ligeramente las tiras de tocino con harina al freírlas y obtendrás unas rebanadas doradas y crujientes que no salpicarán aceite en la sartén.

11. Separar la carne molida en una sartén con una pala

Para no estar sobre la sartén con una pala separando la carne molida, se recomienda tomar un pisapapas y aplastar la carne un par de veces. De esta forma, los pedazos quedan más pequeños e iguales en tamaño, lo que hace que el relleno o la salsa tengan una consistencia homogénea.

¿Conoces algún truco culinario que hace a todos exclamar: “¡Increíble! Ojalá lo hubiera conocido antes”?

Compartir este artículo