Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

7 Antojos que pueden decirte lo que tu cuerpo realmente necesita

Puede que te vayas a dormir y te despiertes todavía pensando en comer un sabroso trozo de chocolate, o tal vez tengas dificultades para vivir incluso un día sin tomates. Este tipo de antojos puede significar que estás estresado, pero según algunos investigadores, es posible que también te falten ciertos nutrientes.

En Genial.guru también tenemos algunos antojos de vez en cuando, por lo que decidimos profundizar más y descubrir por qué los experimentamos y qué es lo que el cuerpo realmente necesita.

1. Comida picante

La comida picante se vuelve así principalmente debido a los pimientos. Además de hacer algo grandioso, como acelerar tu metabolismo, tienen un componente llamado capsaicina, el cual puede disminuir el dolor en tus articulaciones y músculos e incluso aliviar tus migrañas. Podríamos consumirlo inconscientemente y ni siquiera darnos cuenta de que nos hace sentir mejor.

2. Chocolate negro

Un poco de chocolate negro contiene más cafeína que una lata de refresco de cola (alrededor de 30 mg). Este componente aumenta tu vigilia y tu energía, ya que estimula el sistema nervioso. Por lo tanto, cada vez que te sientes cansado y con sueño, es normal desear una barra de chocolate para ser más productivo.

La segunda razón por la que puede gustarte tanto el chocolate negro es porque necesitas magnesio. Aun así, los investigadores no están seguros de ello, porque hay otros productos que contienen este componente, por ejemplo, las nueces.

3. Mantequilla de maní

En general, la mantequilla de maní es rica en nutrientes. Contiene un componente que se usa para fabricar medicamentos, principalmente para reducir los niveles de colesterol.

También podrías estar deseando este tipo de mantequilla debido a una deficiencia nutricional. Este producto es una fuente de proteínas, antioxidantes, grasas, hierro, magnesio y calcio.

4. Hielo

El deseo de masticar hielo a menudo se asocia con una deficiencia de hierro. Puede suceder con o sin anemia. La razón real del antojo no está clara, pero existe la creencia de que masticar hielo podría aumentar el estado de alerta si tienes una deficiencia de hierro con anemia.

Otras versiones menos populares de por qué puedes tener este deseo son el estrés y los problemas emocionales.

5. Pasteles

Los pasteles son ricos en carbohidratos. Es fácil sentirse satisfecho después de comer una rebanada de este platillo porque su cantidad de calorías puede generar mucha energía de manera muy rápida. Una investigación descubrió que el “momento universal del antojo de carbohidratos” es entre las 3:30 p. m. y las 5 p. m. todos los días, así que ten cuidado durante ese tiempo si sigues una dieta especial.

Además, si tu cuerpo se siente hambriento y tiene antojo de pan, pasteles o pasta, eso podría indicar que carece de cromo o nitrógeno. Y algunos investigadores relacionan el deseo de comer carbohidratos con el bajo estado de ánimo y el estrés. Comer pastel libera serotonina, la llamada “hormona de la felicidad”.

6. Carne y hamburguesas

Si de repente comienzas a desear hamburguesas, piensa: ¿qué es exactamente lo que te hace anhelarlas tanto? Probablemente sea la carne roja. En primer lugar, esta contiene mucha proteína, lo que es probable que a tu cuerpo le falte. En segundo lugar, la carne roja contiene hierro, zinc y vitamina B.

Además, un estudio sugirió que tener una dieta rica en proteínas podría ser la clave para ayudarte a evitar los bocadillos excesivos y la obesidad.

7. Bebidas gaseosas

Podría ser simplemente una cuestión de gusto el hecho de que prefieras bebidas carbonatadas en lugar de agua simple cuando tienes sed. Pero los refrescos contienen ácido fosfórico, el cual interfiere y filtra el calcio y el magnesio de los huesos. Si bebes botellas y botellas de refresco todos los días, existe la posibilidad de que tengas dificultades para obtener una cantidad suficiente de estos dos nutrientes.

Al consumir más bebidas carbonatadas, aumenta la posibilidad de que empieces a experimentar antojos.

¿Cuáles son tus antojos? ¿Cómo combates normalmente el deseo de comer dulces o pasteles? Cuéntanos en los comentarios a continuación.