Genial
Genial

Un repaso por los alimentos que no deberíamos lavar y los que sí para evitar todo tipo de contaminación

Existe la idea de que es importante mantener la cocina impecable: la vajilla debe estar limpia y las frutas y las verduras del refrigerador deben organizarse por tamaño. Sin embargo, algunos productos, incluidos los vegetales, no necesitan ser lavados; por el contrario, puede ser nocivo hacerlo. Por eso, decidimos averiguar qué es mejor lavar y qué deberíamos dejar como está. Además, en el bono al final del artículo te diremos por qué las latas de bebidas también deben ser lavadas antes de consumir su contenido.

¿Tienes algún truco especial para mantener la higiene en tu cocina?

Los huevos no siempre deben lavarse

Los huevos deben lavarse justo antes de cocinarlos o inmediatamente después de comprarlos. Si tienes la intención de utilizarlos más tarde, no los laves, incluso si no los compraste en un supermercado, sino a agricultores. La razón principal es que duran más tiempo si no los lavas. Los huevos sin lavar pueden conservarse en buen estado a temperatura ambiente durante unas semanas, mientras que los lavados deben guardarse directamente en el refrigerador.

Consejo: los huevos en escabeche duran más tiempo. Se pueden guardar en el refrigerador durante unos 4 meses en este estado.

La carne cruda no debe lavarse

Nuestras madres y abuelas nos enseñaron a lavar la carne. El hecho es que, en aquellos días, las personas solían comprarles estos productos a los ganaderos. Esto significaba que la suciedad, la arena y la hierba podían estar en su superficie. Pero ahora compramos la carne en los supermercados y en granjas especializadas, donde se cumplen normas sanitarias muy estrictamente. Las aves de corral, el cerdo y la carne de vacuno que se venden en los mercados son lavados incluso en las fábricas durante su procesamiento.

Lavar la carne cruda también es una mala idea porque, al hacerlo, podemos extender las bacterias que viven en su superficie al fregadero y a la encimera, corriendo el riesgo de que lleguen a otros alimentos cocinados. Además, es innecesario, ya que la cocción mata cualquier organismo potencialmente dañino.

Consejo: limpia bien la tabla de cortar y los cuchillos después de manipular carne.

Las cebollas no deben lavarse

La pulpa de la cebolla está cubierta de capas, por lo que no es necesario lavarla. Sin embargo, si hay tierra y suciedad en la hortaliza, es preferible enjuagarla. Lo mejor es hacerlo con agua corriente, pero sin jabón.

Consejo: el ajo tampoco necesita ser lavado.

No es necesario lavar las setas

Poca gente sabe que no debe lavar las setas antes de cocinarlas. Si les cae demasiado líquido, simplemente se deshacen y pierden su sabor. Por lo tanto, si no hay tierra en los productos, es mejor directamente cocinarlos. Si observas que hay suciedad en el tallo o en la parte de arriba, puedes eliminarla con una toalla seca.

Consejo: a veces, el área sucia puede eliminarse cortándola con un cuchillo.

No enjuagues el arroz, ponlo directamente en el agua hirviendo

La opinión generalizada es que debemos lavar el arroz durante el mayor tiempo posible antes de cocinarlo, hasta que el agua salga clara. Pero este lavado a fondo arrastra los almidones naturales y beneficiosos del producto junto con la suciedad.

Por ello, científicos descubrieron una forma de eliminar la suciedad del producto y, al mismo tiempo, mantener todas sus propiedades útiles: el arroz sin lavar debe ponerse en agua hirviendo, 5 minutos después debe escurrirse el líquido, verter agua fresca y cocinar hasta que quede tierno.

Consejo: a veces sí es necesario enjuagar el arroz. Por ejemplo, cuando una receta lo pide.

Las hortalizas verdes deben lavarse

En cambio, las hortalizas verdes deben lavarse en varias fases. En primer lugar, hay que enjuagarlas bajo el agua fría del grifo para eliminar la suciedad visible. A continuación, hay que sumergir las hierbas en agua y esperar a que la arena se deposite en el fondo. Estos productos deben ser lavados justo antes de cocinarlos.

Consejo: puedes añadir vinagre o bicarbonato de sodio al agua al remojar las hojas para que queden más limpias.

Las nueces deben lavarse

Los frutos secos deben lavarse y, en algunos casos, incluso ponerse en remojo. Esto se aplica también a los frutos con cáscara. Al fin y al cabo, la mayoría de las veces son almacenados en bolsas y luego empaquetados en una fábrica. Allí, estos son tratados con sustancias especiales que evitan el moho.

Consejo: los frutos secos pueden incluso dejarse en remojo durante la noche.

Hay que lavar los mejillones

Los mejillones deben lavarse, incluso si se compran congelados y envasados al vacío. Y no se trata de virus o bacterias: estos simplemente pueden contener trozos de caparazón que pueden dañar los dientes y la boca.

Consejo: solo se pueden comer los mejillones cuyos caparazones se hayan abierto tras 5 a 7 minutos de cocción.

Hay que enjuagar las verduras enlatadas

Poca gente lo sabe, pero los alimentos enlatados, como los frijoles y el maíz, deben enjuagarse antes de cocinarlos. La razón es que el agua en la que se almacenan los productos contiene demasiado almidón y sal. Enjuagarlos también ayuda a eliminar el sabor a hierro.

Consejo: no es necesario tirar el líquido de la lata, ya que se puede utilizar para hornear.

Bono: las latas de aluminio deben lavarse

Las latas se almacenan en depósitos sin ningún tipo de embalaje adicional. Por lo tanto, el polvo y la suciedad se acumulan en ellas. Debido a eso, debes lavar las latas antes de abrirlas. Esto también se aplica a las de refresco.

Consejo: si compras una lata en una tienda o cafetería y no puedes limpiar su superficie, es mejor pedir un vaso y verter la bebida en él en lugar de beberla del propio recipiente.

Genial/Cocina/Un repaso por los alimentos que no deberíamos lavar y los que sí para evitar todo tipo de contaminación
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos