10 Hábitos simples de implementar en la rutina diaria que el cerebro agradecerá

A medida que pasan los años, todo nuestro cuerpo va envejeciendo. Y así como muchas personas eligen entrenar con regularidad para mantener su estado físico y el de sus músculos, otras deciden que entrenar la mente es igual de importante. Es fundamental ejercitarla para prevenir la pérdida de memoria y mejorar su reserva cognitiva.

En Genial.guru investigamos qué podemos hacer por nuestro cerebro y encontramos varias alternativas para trabajar con él, algunas más simples de las que esperábamos.

1. Aprender nuevas cosas

Capacitarse en algo nuevo activa la memoria, la memoria episódica y trabaja también el razonamiento. Lo ideal es realizar algún curso de una actividad nueva para uno, como aprender a tocar un instrumento, ser parte de un coro o una capacitación en un área de tu interés. Es recomendable que esa actividad se mantenga por un período de tres meses.

2. Hacer ejercicio físico

Está comprobado que realizar ejercicio físico, como andar en bicicleta, activa el cerebro. Ayuda a su funcionamiento, además de fortalecer la memoria. También se detectó que con pedalear por 10 minutos en una bicicleta fija se incrementa la actividad en el hipocampo, el cual es conocido por su función de crear nuevos recuerdos.

3. Hacer las cosas de otra manera

Para estimular el cerebro, lo mejor son las actividades cotidianas. Puedes probar con cosas simples como utilizar un camino que no es el que sueles elegir al conducir o cepillarte los dientes con la mano opuesta a aquella con la cual lo haces habitualmente, ya que el cerebro trabaja por asociaciones.

4. Leer el periódico

Leer el periódico es una gran manera de comenzar el día para tu mente. En general, se pueden encontrar allí juegos simples como el sudoku o los juegos de palabras, que son interesantes para tu cerebro. También, si los hay, puedes leer cómics, donde uno se encuentra con cosas diferentes de una viñeta a la otra.

5. Darle desafíos al cerebro

Haz una lista de algo que necesitas y memorízala. Mientras más cosas sean, más estimularás tu mente, así que la próxima vez que necesites realizar las compras de víveres para tu hogar, deja de lado el papel y el lápiz. ¿Calculadora? Intenta hacer las cuentas mentalmente. Otra cosa que puedes probar es, al visitar un lugar nuevo, dibujar mentalmente un mapa en tu cabeza del sitio.

6. Practicar actividades que estimulen el cerebro

Tomar una clase de cocina es muy productivo, ya que esto implica utilizar varios sentidos: olfato, tacto, vista y gusto, los cuales ponen en funcionamiento distintas partes del cerebro. Aprender un idioma nuevo es bueno, ya que escuchar, hablar y conocer palabras nuevas reducen el riesgo de deterioro cognitivo.

Adopta un nuevo hobby que envuelva la coordinación de las manos y los ojos: como tejer, pintar, dibujar o armar un rompecabezas. Practicar un deporte nuevo que requiera de la mente y el cuerpo también es ideal, como yoga, golf o tenis.

7. Tener una rutina saludable

Todos los pequeños pasos que uno hace en el día a día repercuten en nuestro cerebro. Por ejemplo, tomar agua para mantenerse hidratado, llevar una dieta balanceada, tomar los medicamentos recetados por el doctor o dormir de manera adecuada tienen su impacto. Combinadas, estas tareas ayudan a obtener grandes resultados.

8. No hacer múltiples tareas a la vez

Muchas personas creen que hacer varias cosas a la vez beneficia al cerebro. Pero en realidad es al revés: las personas son menos eficientes al hacerlo, ya que el cerebro puede ocuparse de una tarea a la vez. Cuando uno hace muchas actividades al mismo tiempo, fuerza a este órgano, provocándole estrés.

9. Disminuir el azúcar en la dieta

Las dietas muy ricas en azúcares o carbohidratos no le hacen bien al cerebro. Incluso las personas saludables que no son diabéticas o intolerantes a la glucosa, quienes tienen un nivel bajo de azúcar en sangre, tienen más poder para recordar cosas en períodos cortos.

10. Consumir chocolate amargo

El flavanol, que también se encuentra en la cocoa, en el té, las manzanas y las bayas, beneficia a la función cognitiva del cerebro y al flujo sanguíneo. Mejora las tareas que involucran a la memoria y la velocidad a la hora de procesar las cosas.

¿Qué haces en tu día a día para entrenar tu cerebro?

Compartir este artículo