Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

3 Cambios en los senos que son normales y 6 que pueden ser señales de alarma por posibles problemas de salud

1-4-
13k

Con la edad llega la sabiduría, pero también el riesgo de sufrir muchas enfermedades. Mientras que la mayoría de los síntomas relacionados con la edad que observamos en nuestra apariencia son totalmente normales, algunos pueden ser un poco preocupantes. E incluso los cambios pequeños deben ser monitoreados con sumo cuidado, dado que 2/3 de las muertes diarias son causadas por problemas relacionados con la edad.

Con este artículo, Genial.guru confía en ayudarte a diagnosticar los cambios en los senos que están relacionados con la edad, pero sin entrar en pánico.

Cambios normales en los senos

1. Estrías

Con el paso de los años, aparecen las estrías. Aunque no son estéticas, son totalmente normales. Con la edad, los niveles de las hormonas necesarias para mantener la elasticidad de la piel se ven reducidos y, como resultado, aparecen las dichosas estrías.

El aumento del tamaño del pecho durante el embarazo también es un factor a favor de la aparición de estas. Los niveles altos de estrés también pueden hacer que las estrías aparezcan de manera prematura, por lo que es mejor mantenerse alejado al máximo de estas situaciones.

2. Pezones mirando hacia abajo

Cuando con el paso del tiempo, los senos y los pezones comienzan a apuntar al suelo, es más probable que el tejido mamario vaya debilitándose y la gravedad comience a dejarse notar.

También existen otros factores que debes tener en cuenta. Si tiene pechos voluminosos o un índice de masa corporal alto, entonces es más probable que tus senos se hundan antes y tal vez con más fuerza. Además, si eres fumadora habitual, tus mamas también podrían ceder antes de lo esperado.

3. Aumento del espacio entre los senos

Muchos de estos cambios son fruto de una disminución de la cantidad de estrógenos que produce el cuerpo. Esta importante hormona sexual también es la responsable de mantener la firmeza de los senos.

El tejido denso se sustituye por el graso y el espacio entre las mamas puede parecer más abierto a medida que los senos quedan colgando. Pero dependerá de la forma y el tamaño de los pechos si estos quedarán muy distanciados entre sí o se verán colgados.

Cambios en los senos que son preocupantes

1. Bultos duros

Aunque los bultos en los senos tienen la mala reputación de ser cancerosos, la mayoría no lo son. Según el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido, por ejemplo, la mayoría de ellos resulta ser inofensivo. En gran medida, aparecen como consecuencia del crecimiento del tejido no canceroso o la acumulación de líquidos.

Pero es mejor prevenir que curar. Y el cáncer de mama es mejor de tratar si se detecta en una fase temprana. Por eso, si has notado un bulto nuevo, programa una cita en la clínica y hazte una revisión. Es posible que te realicen una mamografía, una ecografía e incluso una biopsia en la que se insertará una aguja en el bulto para recoger células para dicha prueba.

2. Dolor en los senos

Los tejidos cancerosos rara vez causan dolor en los senos. Aun así, debemos decir que este es motivo de preocupación y que, sin lugar a dudas, debes buscar asistencia médica porque una forma agresiva de cáncer de seno, llamado “cáncer de mama inflamatorio (IBC)” sí causa dolor.

Además del dolor, el IBC también muestra otros síntomas muy característicos, como la aparición de puntos rojos. En cualquier caso, si el dolor continúa durante más de una semana o empeora con el paso del tiempo, deberías consultar a un médico. Como mencionamos anteriormente, es mejor prevenir que curar.

3. Secreción de los pezones

Incluso si no estás embarazada o dando el pecho, la secreción de los pezones no debe arrojar muchas sospechas. La secreción puede ser incolora, lechosa, amarilla, verde, marrón o incluso sangrienta. Sin embargo, si notas que el líquido sale de tus pezones de manera regular, o mientras los presionas, debes hacerte alguna prueba al respecto. Puede estar pasando eso debido a la presencia de tejidos cancerosos.

4. Ambos senos se ven diferentes entre sí

Los pechos perfectamente simétricos son una rareza, así que no entres en pánico si después de leer este artículo te das cuenta de que tus senos son ligeramente diferentes entre sí. Sin embargo, si una de tus mamas cambia repentinamente de tamaño de la copa o una zona, de repente, se ve más gruesa, entonces asegúrate de ponerte en contacto con tu médico. Un cambio repentino en la forma del pecho puede ser un síntoma de cáncer de mama.

5. Puntos rojos

Los puntos rojos en los senos suelen responder a una erupción cutánea o una afección temporal de la piel. Pero también son síntomas del cáncer inflamatorio de mama (IBC). Esta forma de cáncer es rara pero agresiva. Solo entre el 2 y el 4 por ciento de los casos de cáncer de mama son de IBC, sin embargo, del 7 al 10 por ciento de las muertes relacionadas con el cáncer de mama se produce como consecuenca de este.

Para estar segura, debes examinar tus senos de manera regular. Si observas puntos rojos y también sientes dolor en tus pechos, no debes perder tiempo y hacerte un chequeo en una clínica especializada.

6. Pezones invertidos

Los pezones pueden ser invertidos por varias razones. Este fenómeno también se llama retracción del pezón y responde a una inflamación o cicatriz de los tejidos detrás de este. Las causas de dicha inflamación pueden ser numerosas y no necesariamente un cáncer.

En el caso de que lo fuera, el tumor canceroso ataca al conducto de detrás del pezón y lo empuja hacia adentro. De todos modos, si tienes pezones invertidos, debes acudir lo antes posible a un médico, y más todavía, si esto viene acompañado de cualquier otro síntoma mencionado anteriormente en este artículo.

¿Alguna vez te apresuraste a visitar a un médico pensando que estabas afectada por alguna enfermedad, pero resultó ser una falsa alarma?

Imagen de portada Depositphotos.com
1-4-
13k