Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Esta es la guía básica de primeros auxilios que todos deberían saber

En cualquier momento podrías estar en medio de una situación en la que sea necesario auxiliar a alguien ante una emergencia médica. Tener el conocimiento de las indicaciones que se recomienda emplear es fundamental para tu seguridad y la de tus acompañantes. De esta manera sabrás qué es lo que tienes que hacer y cómo reaccionar en circunstancias así.

Genial.guru se preocupa por tu bienestar y tu seguridad, por ello recopiló una guía que te será útil en momentos de emergencia.

1. Hemorragias

En primer lugar:

  1. Presiona la herida para cortar o ralentizar la hemorragia.
  2. Si la hemorragia es fuerte, llama a la ambulancia o pide que alguien lo haga.
  3. Presiona la herida hasta que llegue la ayuda.

2. Hemorragia débil

  1. Si el corte o arañazo es pequeño, lávalo con mucha agua.
  2. No apliques yodo en la herida abierta. Puedes usar agua oxigenada.
  3. Pon una venda.

3. Hemorragia nasal

  1. Aprieta las aletas de la nariz. Aconseja al afectado inclinarse hacia adelante y respirar por la boca.
  2. No le pidas inclinarse hacia atrás, la sangre puede llegar a la tráquea o al estómago y provocar vómito.
  3. Si la hemorragia no se detiene en 15-20 minutos, pide una ambulancia.

4. Hemorragia fuerte

  1. ¿Con qué presionar la herida? Mejor: gasas, vendas. Aceptable: la mano, una camiseta, toalla o cualquier material para vendar.
  2. Si la sangre atraviesa el material de vendaje, no lo retires de la herida, mejor cúbrelo con otra tela conservando la presión.
  3. ¿Hace falta poner un compresor? El compresor se usa solo para cortar una hemorragia fuerte arterial.

5. Hemorragia arterial

  1. Primeras acciones: presiona directamente sobre la herida, aplica un vendaje que la presione, dobla al máximo la extremidad afectada por la articulación o presiona la arteria con los dedos.
  2. Se pone un compresor solo si todos los métodos anteriores no funcionan. Más arriba de la herida, encima de la ropa. Si no hay ropa, hay que poner alguna prenda.
  3. Es fundamental apuntar la hora en la que pusiste el compresor. Es necesario proporcionar esta información a los médicos.

6. Preguntas

  • La persona está pálida, siente escalofrío o mareo y vértigo. ¿Qué significa esto? Eso quiere decir que el afectado entró en estado de shock. Pide una ambulancia sin demora.
  • ¿Puedo contraer alguna infección por el contacto con la sangre de otra persona? Es mejor evitar ese contacto. Puedes usar guantes medicinales, una bolsa de plástico o pedir al afectado que él mismo presione su herida con sus manos.
  • ¿Es necesario lavar la herida? Puedes hacerlo en caso de que sean pequeños cortes o arañazos. En caso de una hemorragia fuerte, no hay que hacerlo, así quitarás la sangre coagulada y la hemorragia aumentará.
  • ¿Qué hacer si dentro de la herida se encuentra un objeto extraño? No lo saques de la herida, eso puede aumentar la hemorragia. En vez de esto, aplica un vendaje apretado alrededor de dicho objeto.

7. Fracturas

¿Cómo identificarlas? Una persona puede sufrir hinchazón hematomas o un dolor fuerte, también puede encontrarse en una posición antinatural.

Qué hacer en caso de una fractura cerrada

  1. Pide al afectado mantener la extremidad lesionada con la mano de un brazo sano, ubícala sobre un cojín o utiliza prendas de ropa para evitar movimientos innecesarios.
  2. Aplica frío (una bolsa de hielo) sobre el lugar afectado.
  3. Si la parte lesionada del cuerpo tiene deformaciones visuales o un dolor muy fuerte llama a una ambulancia.
  4. Asegúrate de que la extremidad lesionada esté inmovilizada hasta que llegue la ayuda sanitaria.
  5. Si es imposible llamar a la ambulancia y hay que organizar el transporte por cuenta propia, en la extremidad posiblemente fracturada hay que poner una férula.

Qué hacer en caso de una fractura abierta

  1. En el caso de fracturas abiertas, primero hay que cortar la hemorragia externa.
  2. Garantiza la inmovilidad de la zona fracturada con ayuda de férulas o con aquello que tengas a mano (un palo, una table de madera...) encima de la ropa.
  3. Llama (por tu cuenta o con ayuda de los que te rodean) al servicio de Emergencias.
  4. Pon sobre la herida un vendaje aséptico no apretado.
  5. Aplica frío (bolsa de hielo) sobre el vendaje encima de la herida.
  6. Cubre con ropa o mantas densas al herido.

8. Cómo utilizar correctamente una férula

  1. La férula se pone de tal modo que se inmovilicen dos articulaciones ubicadas más arriba y dos más abajo de la zona fracturada.
  2. En lugar de la férula, puedes utilizar palos, tablas de madera, reglas, varillas, chapas de madera, carbón, etc. En caso de que las fracturas sean cerradas, la férula se pone sobre la ropa.
  3. Si es una fractura abierta, nunca debes poner la férula en zonas donde sobresalgan posibles huesos rotos.
  4. Sujeta la férula por toda su longitud (excepto la zona de la posible fractura) a la extremidad con una venda sin apretar demasiado para no afectar la circulación de la sangre.
  5. En caso de que la fractura comprenda las extremidades inferiores, debes poner la férula por dos lados. Si no tienes nada que te sirva de férula, es posible inmovilizar una pierna lesionada o fracturada si la unes con vendaje hacia la pierna sana y el brazo hacia el cuerpo.

Importante: Si el hueso tiene un aspecto antinatural o está desplazado o desviado, en ningún caso puedes intentar reubicarlo en su sitio por tu cuenta.

9. Luxaciones y esguinces

¿Cómo identificarlos? La persona puede sufrir un dolor agudo, hinchazón o hematoma alrededor de la articulación, o a lo largo del músculo. Si está lesionada, la articulación puede sufrir dificultades durante un intento de movimiento.

Qué hacer

  1. Garantiza el reposo. Convence al afectado de que no mueva la parte lesionada y no intentes enderezarla.
  2. Aplica una bolsa de hielo cubierta con toallas a la zona lesionada durante 20 minutos. No más.
  3. Ubica la extremidad afectada más arriba si eso no causa dolor adicional.
  4. Suministra algún tipo de analgésico o calmante para el dolor.
  5. Acude a un traumatólogo para hacer una radiografía o solicita una ambulancia si el herido no puede andar o el dolor es muy agudo.

Importante:

  • Con la mínima posibilidad de una fractura cerrada, considera que el afectado la tiene y necesita una radiografía (mira el apartado de “Fracturas”).
  • No intentes arreglar el esguince por tu cuenta.

10. Quemaduras

Qué hacer

  1. Enfría la zona quemada bajo un chorro de agua durante un mínimo de 10 minutos.
  2. Aplica sobre la misma un vendaje estéril que no apriete mucho. En caso de que abarque una superficie de gran magnitud, cúbrela con tela limpia, por ejemplo, una sábana.
  3. En caso de ser necesario, llama a una ambulancia. Llama siempre si el afectado es un niño, si la superficie quemada presenta ampollas, si resultan afectadas varias zonas del cuerpo o si pueden verse los tejidos interiores del cuerpo.

Lo que no debes hacer

Importante:

  • No toques nada de lo que se ha pegado a la zona quemada.
  • No apliques aceite en la zona quemada, este guarda el calor y puede causar más daños.
  • No utilices hielo para enfriar la quemadura porque puede dañar la piel.
  • No utilices tiritas porque se adhieren a la piel y podrían causar daños adicionales.

11. Obstrucción de las vías respiratorias

¿Cómo identificarlo? El afectado se ahoga (movimientos convulsivos de intento de respiración), no es capaz de hablar, de repente se pone cianótico, puede perder el conocimiento.

Qué hacer

Si el ataque de asfixia lo sufre un adulto o un niño mayor de un año:

  1. Ponte detrás del afectado, abrázalo con ambas manos, a la altura de la mitad superior del estómago.
  2. Inclina al afectado hacia adelante.
  3. Encoge la mano en un puño y ubícalo entre el ombligo y el xifoides.
  4. Abraza el puño con la otra mano y, de una manera fuerte, presiona el estómago del afectado adentro y hacia arriba.
  5. Repite la maniobra 5 veces.
  6. Si el afectado ha perdido el conocimiento, siéntate encima de sus caderas y con las dos manos, de una manera fuerte, presiona los arcos de las costillas.
  7. Extrae el objeto extraño con los dedos cubiertos de gasas o vendas. Antes de la extracción, gira la cabeza del afectado hacia un lado.

Si el ataque de asfixia lo sufre un niño menor de un año:

  1. Túmbalo boca abajo de tal manera que su cabeza se ubique debajo del pecho, manteniendo su cabeza y cuello.
  2. Aplica cinco golpes en la zona entre los omóplatos y luego cinco empujones en el centro del tórax con tus dedos.
  3. El centro del tórax en un niño de menos de un año de edad se encuentra entre los pezones.
  4. Repite este procedimiento hasta que el objeto que obstruye salga hacia afuera o el niño empiece a gritar.

12. Ataque cardíaco / Infarto

¿Cómo identificarlo? Dolor con presión detrás del esternón, sensaciones desagradables, puntiagudas, en brazos, cuello, mandíbula, espalda o estómago. Respiración frecuente e intermitente. Latidos acelerados carentes de sentido rítmico, pulso en extremidades débil y acelerado. Sudor frío pegajoso y abundante. Náuseas y vómito.

Qué hacer

  1. Llama urgentemente a una ambulancia.
  2. Si hay posibilidad, mide la tensión arterial y el pulso.
  3. Aconseja al afectado tomar una aspirina si no tiene alergia. Es importante masticar bien la pastilla.
  4. Pregúntale al afectado si tiene medicinas recetadas por su médico habitual.
  5. Asegúrate de que él se encuentre en una posición cómoda: en un sillón con reposabrazos o una cama con la cabeza en posición elevada.
  6. Tranquiliza y anima al afectado esperando a que llegue la ambulancia.

13. Hemorragia cerebral

¿Cómo identificarla? Debilidad repentina, inestabilidad en un brazo o una pierna, alteraciones en el habla y dificultad de comprensión, alteración de la coordinación en los movimientos, dolor de cabeza agudo, desmayo, torsión del rostro.

14. Un test simple de hemorragias cerebrales

  1. ¿No puede sonreír? ¿Una esquina de la boca está baja?
  2. ¿No puede levantar los dos brazos? ¿Uno se puso débil?
  3. ¿No puede pronunciar su nombre de una manera comprensible?

Qué hacer

  1. Llama a una ambulancia.
  2. Tumba al afectado metiendo cojines altos debajo de los hombros, los omóplatos y la cabeza.
  3. Abre la ventana asegurando la entrada de aire fresco.
  4. Desabrocha el cuello de la camisa y el cinturón que aprieta, quítale cualquier ropa que apriete.
  5. Tómale la presión.
  6. Con los primeros síntomas de vómito, pon la cabeza del afectado hacia un lado.
  7. Habla con el afectado tranquilamente, procura animarlo.

15. Golpe de calor

¿Cómo identificarlo? Cese o interrupción del sudor, fiebre (hasta 40°C), piel pálida y caliente, presión arterial baja, pulso débil y frecuente, calambres musculares, vómitos, diarrea, pérdida del conocimiento.

Qué hacer

  1. Llama a una ambulancia.
  2. Lleva al afectado a un lugar más fresco.
  3. Garantiza la entrada de aire fresco.
  4. Quítale o desabróchale la ropa apretada o estrecha.
  5. Cubre el cuerpo con tela fresca y húmeda. Ubica sobre su cabeza, cuello e ingle toallas humedecidas con agua fría.
  6. Dale de beber agua fresca mineral o agua normal con un poco de sal.
  7. En caso de ser necesario, sigue enfriándolo aplicando hielo (o un objeto frío envuelto en tela) sobre las muñecas, el interior de los codos, ingle, cuello y axilas.

16. Hipotermia

¿Cómo identificarla? El afectado está pálido, frío al tacto, puede no tener temblores pero la frecuencia respiratoria es más lenta. La temperatura del cuerpo estará por debajo de los 35°C.

Qué hacer

  1. Llama a una ambulancia.
  2. Mueve o reubica al afectado a un lugar caliente. Cúbrelo con mantas.
  3. Dale una bebida caliente, pero sin cafeína ni alcohol. Ofrécele alimentos con muchas calorías.

Importante: Si hay síntomas de congelamiento (pérdida de sensibilidad, color de la piel blanco, punzadas...) no se puede frotar ni friccionar las zonas afectadas con nieve, aceite o vaselina. Esto puede hacer daño a la piel. Simplemente, cubre estas zonas con varias capas.

17. Traumatismos en la cabeza

Qué hacer

  1. Corta la hemorragia. Presiona fuertemente la herida con una gasa estéril. Mantenla con la mano hasta que se corte la hemorragia. Aplica frío a la cabeza.
  2. Llama por tu cuenta, o con ayuda de personas a tu alrededor, a una ambulancia.
  3. Controla el pulso, la respiración y la reacción de las pupilas a la luz.
  4. Si no hay pulso ni respiración, y las pupilas no reaccionan, inicia una reanimación cardiopulmonar.
  5. Después de recuperar la respiración y tras una reanimación, ubica a la víctima en una posición lateral estable, tápala para que no tenga frío.

18. Pérdida del conocimiento

Qué hacer

  1. Ubica a la víctima en posición lateral de seguridad para que, por ejemplo, no se ahogue con posibles vómitos.
  2. Inclina su cabeza hacia atrás. Entonces, la lengua debe moverse hacia adelante para no bloquear las vías respiratorias (ver dibujo).
  3. Llama a una ambulancia.
  4. Revisa si la víctima respira.
  5. Si el afectado no respira, empieza la reanimación cardiopulmonar.

19. Reanimación cardiopulmonar

Cómo identificar cuándo hay que hacer la ventilación pulmonar artificial

  1. Busca el pulso en las carótidas (si hay pulso, la víctima está viva).
  2. Observa si respira, si hay movimientos del tórax o ruidos respiratorios (si hay movimiento, la víctima está viva)-
  3. Identifica la reacción de las pupilas a la luz, levantando el párpado superior en ambos ojos (si las pupilas bajan de tamaño con la luz, la víctima está viva).

Importante: Inicia la reanimación solo en caso de faltar estos tres síntomas.

20. El orden de la maniobra de ventilación pulmonar artificial

  1. Con ayuda de gasa (pañuelo), con un movimiento circular de los dedos, elimina de la cavidad bucal las mucosas, sangre y cualquier objeto o cuerpo extraño.
  2. Inclina la cabeza de la víctima hacia atrás: levanta un poco el mentón sujetando el cuello por detrás. No inclines la cabeza si sospechas la fractura de las vértebras cervicales.
  3. Con los dedos, en forma de pinza, aprieta la nariz del afectado para que no salga el aire. Realiza dos espiraciones a pleno rendimiento, con la maniobra de boca a boca. Espera 2-3 segundos por cada expiración pasiva de la víctima.

21. Normas del masaje cardíaco externo

  1. Descubre el lugar de la ubicación de xifoides, tal como muestra el dibujo.
  2. Identifica el punto de la compresión que es la mitad inferior del hueso central del pecho (llamado esternón) de la víctima.
  3. Ubica la base de una mano sobre el punto de la compresión.
  4. Realiza la compresión estrictamente en la línea vertical que une el tórax con la columna vertebral. Ejerce presión suavemente, sin movimientos bruscos, con el peso de la parte superior de tu cuerpo. Comprime fuerte y rápido, con una velocidad de 100-110 compresiones por minuto. La profundidad del movimiento debe ser de, no menos, 3-4 centímetros.
  5. Alterna dos ventilaciones artificiales con 30 compresiones.
  6. En lactantes menores de un año, las compresiones se hacen con dos dedos. En adolescentes con la palma de una mano. En adultos, el apoyo se fija en la base de las manos, el pulgar se dirige hacia la cabeza (pies) de la víctima, los dedos están levantados y no tocan el tórax.
  7. Controla el pulso de la carótida y la reacción de las pupilas a la luz para identificar el éxito de la reanimación.

22. Ahogamiento

Qué hacer

  1. Asegúrate de que no te amenaza peligro alguno. Saca a la víctima del agua.
  2. Tumba al afectado con su estómago encima de tu rodilla, deja que el agua salga de las vías respiratorias.
  3. Limpia la cavidad bucal de objetos extraños (mucosas, restos de vómito, etc.). De inmediato, avisa a una ambulancia.
  4. Identifica la presencia del pulso en las carótidas, la reacción de las pupilas a la luz, respiración individual e independiente.
  5. Si no tiene pulso, respiración ni reacción de pupilas a la luz, empieza la reanimación cardiopulmonar. Sigue haciéndola hasta que llegue la ambulancia o bien hasta que la víctima respire y su corazón empiece a latir.
  6. Cuando se recupere la respiración y su latido, ubica a la víctima de lado, cúbrela y procura que entre en calor.

Importante:

  • Si hay sospecha de que existen lesiones en la columna cervical, hay que extraer a la víctima del agua sobre una tabla de madera o un tablero flotante.
  • Es inadmisible perder tiempo en eliminar el agua de los pulmones y estómago si no hay pulso en las carótidas.
  • Hay que hacer la reanimación aunque la víctima haya pasado debajo del agua más de 5-20 minutos.

23. Picaduras de insectos

  1. Revisa la zona de la picadura. Cuidadosamente extrae el aguijón, si lo encuentras.
  2. Pon hielo o una compresa fría en la zona de la picadura.
  3. Llama a una ambulancia si el afectado ha sufrido una reacción alérgica o anafiláctica.

24. Mordeduras de serpiente

  1. De inmediato, llama a una ambulancia si a una persona la ha mordido una serpiente venenosa.
  2. Revisa el lugar de la mordedura.
  3. Puedes aplicar hielo en la zona de la mordedura.
  4. Garantiza el reposo de la parte afectada del cuerpo y mantenla en un nivel inferior al corazón.
  5. Calma a la víctima y no le permitas caminar salvo que hubiera una necesidad imperiosa.

Importante:

  • En ningún caso cortes la herida ni succiones el veneno.
  • Síntomas de envenenamiento por mordedura de serpiente: náuseas, vómito, sensación de punzadas en el cuerpo (envenenamiento de magnitud mediana), shock, un coma o parálisis (envenenamiento grave).

¿Qué agregarías a esta guía? Cuéntanos tu respuesta en los comentarios.

Imagen de portada elenabs / Depositphotos
Compartir este artículo