Por qué es importante perder grasa abdominal y qué debes hacer para lograrlo

Panza, barriga, guata, abdomen rellenito. Más allá de la manera en que la conozcas, y aun sabiendo cómo en los últimos años se han derribado ciertos estereotipos de “cuerpos perfectos”, en esta oportunidad nos centraremos en las causas de la grasa acumulada alrededor del vientre y las consecuencias que esto puede traer.

Genial.guru encontró estudios muy relevantes que hablan sobre el tema y decidió preparar un artículo para que revises tus hábitos y seas un poco más consciente de ellos.

Por qué es la grasa más peligrosa

Independientemente de tu peso total, puede que, por alguna razón, tengas una mayor cantidad de grasa abdominal de lo que podría considerarse “saludable” para tu tipo de cuerpo. El problema con esta adiposidad es que no solo se trata de la que está justo debajo de la piel, llamada subcutánea, sino que también incluye la grasa visceral, que es la que está en el interior del abdomen, alrededor de los órganos.

Posibles problemas

Si tienes una cantidad excesiva de grasa en esta zona, pueden aumentar considerablemente tus posibilidades de padecer:

  • Resistencia a la insulina y diabetes tipo 2

  • Presión arterial alta

  • Enfermedades cardiovasculares

  • Apnea del sueño

Qué cosas contribuyen a que tengas grasa abdominal

Los principales factores que determinan tu peso son los siguientes:

  • Cuántas calorías consumes por día

  • Cuántas calorías consume tu cuerpo diariamente

  • Tu edad y genética

Ingerir demasiadas calorías y no tener el hábito de hacer actividad física es una ecuación que muy probablemente te lleve a aumentar de peso, incluyendo la zona de tu abdomen.

El paso de los años también influye notoriamente. Cuando creces, vas perdiendo músculo, más aún si no tienes el hábito de hacer ejercicio o si no eres muy activo. Cuanto menos masa muscular tienes, más difícil es quemar calorías, y, por lo tanto, mantener un peso adecuado. Los hombres de 50 años necesitan 200 calorías diarias menos que cuando tenían 30, según las Pautas Alimentarias para Estadounidenses de 2015-2020.

Tu herencia biológica y tus genes también pueden influir en las posibilidades de que padezcas sobrepeso, como también así el lugar donde se almacene la grasa en tu cuerpo. De todas maneras, más allá de esto, equilibrar tu dieta puede ayudarte a combatir tanto este factor como el de tu edad.

Veamos cuál es tu estado: mide tu cintura

  • Parado, toma una cinta métrica y colócala alrededor de tu estomago desnudo, justo por encima de la cadera.

  • Tira de la cinta hasta sentir que, de manera cómoda, rodea tu cuerpo. No aprietes demasiado ni la empujes dentro de tu piel. Debe estar nivelada en tu perímetro.

  • Relajado, exhala y ve el punto donde se une la cinta para determinar los centímetros exactos (no metas barriga, sé fuerte, resiste).

En los hombres, tener más de 102 centímetros en la cintura, y en las mujeres, más de 89, indica que la cantidad de grasa en el vientre es poco saludable y, por lo tanto, existe mayor riesgo de contraer problemas de salud.

¿Qué medidas puedes tomar para controlar tu barriga?

Con que te enfoques en hacer ejercicios abdominales específicos no alcanzará. Las mismas estrategias para perder grasa corporal total son las mismas que pueden funcionar para perder el exceso alrededor de tu cintura. Pero ¿cuáles son estas tácticas?

  • Tener una alimentación saludable

Frutas, verduras, cereales integrales. También fuentes magras de proteína, como puede serlo el pescado. Y si consumes lácteos, que sean bajos en grasa. Intenta reducir el consumo de carne, carnes procesadas y lácteos ricos en grasa. Estos alimentos contienen grasas saturadas. En vez de ellos, procura ingerir moderadamente grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, como las de las nueces, algunos aceites vegetales o las del pescado.

  • Controla las porciones

Aun eligiendo opciones saludables, todas las calorías suman. Siendo consciente de esto, en tu casa intenta reducir las porciones. Cuando comas en otros sitios, trata de compartir comidas o no consumir todo lo que pidas, llevándote el resto a tu hogar.

  • No más bebidas azucaradas

Reemplázalas con agua. Si eso te resulta muy difícil, elige bebidas con edulcorante.

  • Que la actividad física se vuelva rutina

El Departamento de Salud y Servicios Humanos recomienda, para la mayoría de los adultos sanos, actividad aeróbica moderada, como caminar ligeramente, por unos 150 minutos a la semana. Sobre la actividad aeróbica más fuerte, como correr, indican por lo menos unos 75 minutos semanales. Y si además de esto puedes realizar ejercicios de fuerza dos veces por semana, mucho mejor.

Hagamos un balance para no centrarnos ni en un extremo ni en el otro. ¿Qué hábitos consideras que son muy buenos en tu vida y quieres mantener por mucho tiempo? ¿Cuáles no son tan geniales y por qué actividades te gustaría reemplazarlos?

Compartir este artículo