Qué es la dieta solar y cómo afecta nuestro cuerpo a la hora de bajar de peso

Un poco de sol al día aporta muchos beneficios para el cuerpo; desde absorber la vitamina D hasta mejorar la calidad del sueño y el estado anímico. Existen múltiples ventajas relacionadas a la estrella de nuestra galaxia y, también, algunas otras basadas en sus ciclos y en el impacto que genera en el organismo, como una mejor alimentación, que te llena de energía, te permita retener mejor los nutrientes y te evita la retención de grasas innecesarias.

Genial.guru encontró para ti esta dieta, que además de ayudarte a perder peso, te aportará un metabolismo más equilibrado; con tan solo unos pequeños cambios en tu forma de comer.

1. Relación entre el ritmo circadiano y el organismo

Todo ser vivo posee un reloj biológico que le impulsa a realizar acciones evidentes como sentir sueño a determinadas horas, o completamente imperceptibles como la interrupción del movimiento intestinal; a este reloj se le conoce también como ritmo circadiano. El sol es primordial en esas actividades, pues le marca las horas del día al organismo, para ejecutar todas sus funciones. Toda aquella decisión de la persona, como escoger cuándo comer o dormir, debería seguir al ritmo circadiano, para procesarse y aprovecharse de la mejor manera; si se hace lo contrario a lo que el reloj biológico indique, puede haber desbalances en la salud, como alteraciones metabólicas producto de la privación del sueño.

2. Cuestión de horarios, no de calorías

El cuerpo humano es una maquinaria perfectamente diseñada que distribuye cada acción y función diaria del organismo en torno a los principios de la cronobiología; según la dieta propuesta por los expertos Mauro Todisco y Paolo Marconi, elegir en qué momento se debe comer y en cuál reposar, es fundamental para evitar la acumulación de grasas y favorecer el consumo de calorías. Sin quitar el hecho de que es ideal elegir alimentos saludables, los doctores explican que, si consumimos cualquier alimento fuera de la hora, éste se convertirá en grasa.

3. Hacer ayunos invertidos

La cronodieta, también conocida como dieta circadiana o dieta basada en el ciclo solar, tiene un requisito primordial, reajustar los horarios del cuerpo; no es sobre lo que se come solamente, sino cuándo se come. Se habla de ayuno invertido, por el hecho de que habrá una privación de alimentos por un lapso amplio de horas, pero, en lugar de hacerse desde la mañana o el día completo, se realiza desde que arranca la noche. La recomendación es de no consumir ningún alimento, por saludable que sea, después de ciertas horas; pues la absorción de nutrientes no es igual las 24 horas del día. Un sistema digestivo que funcione bien, asegura un metabolismo equilibrado.

4. La importancia de desayunar, y hacerlo bien

No por nada se dice que el desayuno es la comida más importante del día. Una comida completa en las mañanas aporta la energía suficiente para activar nuevamente el organismo, dándole al cuerpo la capacidad de realizar diversas actividades como el ejercicio físico, sobre todo después de haber pasado cerca de 10 horas sin consumir alimentos. Según la endocrinóloga Daniela Jakubowicz, si continuamos el ayuno nocturno en horas del día, el metabolismo empieza a ahorrar energía, de tal modo que requiere guardar cada preciada caloría, las calorías acumuladas se convierten posteriormente en grasas; todo este cambio que ocurre en el cuerpo favorece un metabolismo lento y además de aumento de peso, genera una mayor dificultad para perderlo.

5. Recomendaciones de Todisco y Marconi

Para favorecer la pérdida de peso, Marconi y Todisco recomiendan en su libro seguir ciertos pasos y distribuir los alimentos en determinadas horas del día. Por ejemplo:

  • 7 hs a 15 hs: Pan, galletas, cereales, arroces y pastas.
  • 10 hs a 12 hs: Variedad de verduras y hortalizas; a excepción de tomate, judías verdes, col, remolacha y zanahoria.
  • 12:30 hs a 15 hs: Leguminosas, papa, tomate, judías verdes, remolacha, col y zanahoria.
  • 10 hs a 21 hs: Carnes magras, lácteos, pescados y huevos.
  • Hasta las 17 hs: Fresa, manzana, piña, melón, naranja, sandía, pomelo, kiwi, pera y durazno.
  • Hasta las 12 hs: Mango, bananas, frutas con gran cantidad de calorías como el aguacate y frutos secos.

Factores a tener en cuenta para una dieta efectiva:

  • No se debe saltar ninguna de las tres comidas principales del día.
  • Se deben incluir comidas balanceadas a media mañana y media tarde.
  • Solo se permite comer durante el transcurso del día.
  • No se puede consumir pan en la cena.
  • Los dulces pueden ser consumidos ocasionalmente, no como una merienda completa.
  • Está prohibido el consumo de refrescos, preferiblemente debe beberse agua, jugos y un vaso de vino en el almuerzo.

6. Beneficios de seguir el ciclo solar

La cronodieta suele ser, además de una dieta que favorece la pérdida de peso, un cambio de estilo de vida beneficioso para la salud, que por ejemplo ayuda a procesar mejor los azúcares en las personas con prediabetes, según un estudio. Una ventaja añadida es no tener que contar calorías, con seguir la estructura de la dieta bastará para cumplirla y llegar a perder hasta 3 kilos al mes, sin afectar la piel o los músculos. Si tienes cualquier duda, siempre es ideal consultar con tu médico de cabecera o un nutricionista; recuerda que, si además tienes alguna condición médica, cualquier cambio que hagas, debe ser hecho con prudencia.

¿Te animarías a hacer la cronodieta? Dinos en los comentarios si conoces otras dietas que no requieran contar calorías y te permitan perder peso.

Compartir este artículo