Genial
Genial

11 Productos que usamos de forma incorrecta, y luego nos quejamos de que no funcionan

Muchos de nosotros disponemos de una gran cantidad de productos para el cuidado del cuerpo. Algunos de ellos nos gustan y los usamos todo el tiempo, y otros nos decepcionan porque no funcionan, pero permanecen en nuestros estantes: por un lado, ya no queremos usarlos, por otro, nos da pena tirarlos.

Sin embargo, Genial.guru averiguó que a veces no se trata de que el cosmético sea malo, sino que lo usamos de forma incorrecta. Y resulta que hay muchos casos como este.

1. No esperar a que un producto muestre su efecto completo

A veces compramos algún tipo de producto y después de una o dos semanas nos damos cuenta de que no funciona. Y luego compramos otros, esperando obtener un resultado más eficaz. Entonces tenemos una gran fila de frascos, a los que ni siquiera les dimos una oportunidad.

Por supuesto, los expertos dicen que es posible cambiar los productos para el cuidado, y en algunos casos, es necesario si el producto que usas no te sirvió. Sin embargo, vale la pena dar tiempo a los cosméticos para que muestren su efecto. Normalmente se tarda un mes, aproximadamente, porque el período promedio de renovación celular de la piel es de 28 días.

2. Usar poco bloqueador solar

Desde hace mucho tiempo es sabido que los rayos del sol no son tan beneficiosos como pensábamos hace décadas. Por esta razón, aprendimos a usar cremas con filtros FPS que funcionan, pero no de la forma que esperábamos, ya que de todos modos aparece un bronceado ligero en la piel.

La causa de este problema es la aplicación incorrecta del cosmético. La mayoría de las personas usan solo del 25 al 50 % de la cantidad necesaria. Para garantizar la protección completa del cuerpo de un adulto, se necesitan unos 30 gramos de crema. Además, vale la penar recordar que es necesario aplicar el bloqueador 15 minutos antes de salir. Al mismo tiempo, es recomendable volver a aplicarlo cada 2 horas si estás bajo el sol.

3. Usar retinol con demasiada frecuencia o en el tiempo inadecuado

Los cosméticos con retinol son muy populares entre las mujeres que luchan contra el envejecimiento. Sin embargo, se deben usar con cuidado para evitar el enrojecimiento y la descamación de la piel. Además, el retinol hace la piel más sensible a la luz solar. Por lo tanto, se recomienda aplicar cosméticos con retinol solo por la noche. Al mismo tiempo, es necesario utilizar productos con máxima protección de FPS en el transcurso del día.

Para evitar posibles consecuencias desagradables, es mejor usar cosméticos con retinol en la temporada de otoño-invierno, dado que el efecto de los rayos ultravioleta no es tan agresivo.

4. Aplicar la crema para el contorno de ojos directamente en los párpados

No es una buena idea aplicar esta crema solo en los párpados. De hecho, este tipo de cosmético sirve para “nutrir” la piel debajo de los ojos. Por lo tanto, debe aplicarse en la zona ósea alrededor de los ojos.

Al realizar esta manipulación, es mejor usar el dedo anular, ya que es el más débil de todos y minimizará la probabilidad de presionar demasiado la piel en esta zona tan sensible.

5. Aplicar aceite sobre la piel seca

A muchas personas no les gusta usar aceites, ya que dejan una capa grasosa en la piel. De hecho, esto es muy fácil de evitar: solo necesitas aplicar el aceite sobre el cuerpo húmedo. Los aceites penetran mejor en la capa superior de la epidermis, gracias al agua. Además, de este modo se produce una especie de intercambio, ya que el aceite retiene agua en la piel, hidratando sus capas superiores.

6. Combinar cosméticos incorrectamente

A veces mezclamos productos de cuidado al azar, sin sospechar que neutralizamos su efecto. Los cosméticos con retinol y vitamina C son un ejemplo claro. Para la absorción de vitamina C, la piel debe tener un nivel de pH bajo (de 0 a 3,5). Por el contrario, la absorción de retinol requiere un pH más alto (5,5 a 6). Cuando mezclamos vitamina C y retinol, el pH de la vitamina C aumenta y el pH del retinol disminuye. De este modo, estos 2 ingredientes se vuelven ineficaces.

La solución de este problema es simple. Debes aplicar estos cosméticos a la hora adecuada. El retinol se usa preferentemente por la noche, y la vitamina C en las horas diurnas.

7. Usar el antitranspirante a cualquier hora

Creemos que podemos usar un antitranspirante a cualquier hora. Pero resulta que si lo aplicamos de forma aleatoria, es en vano. De hecho, es mejor hacerlo por la noche, antes de acostarte. Los antitranspirantes muestran mejor su efecto en la piel limpia y seca (por ejemplo, después de la ducha), cuando los conductos sudoríparos están menos activos. Por lo general, este periodo es por la noche.

8. Aplicar con apuro los cosméticos para la limpieza y el cuidado

No vale la pena tener prisa para aplicar cosméticos del cuidado después de lavarte la cara, como los tónicos y los cosméticos necesarios para las zonas problemáticas de tu piel. Debes esperar de 3 a 5 minutos para que la piel absorba todos los nutrientes. Si no le dejas suficiente tiempo, entonces al final simplemente se mezclarán todos los cosméticos. Debido a esto, es posible que no funcionen tan bien como deberían. Es verdad que puede tardar un poco más de lo que estamos acostumbrados, pero el resultado merece la pena.

9. Reutilizar mascarillas faciales de tela

Las mascarillas faciales de tela son muy populares porque son una excelente manera de cuidar tu piel sin gastar mucho dinero en salones de spa y cosmetólogos. Y, probablemente, a muchas mujeres que han usado una mascarilla de este tipo, al menos una vez se les ha ocurrido la idea de volver a aplicarla, porque ha sobrado mucho suero dentro de la bolsita.

Sin embargo, trata de no hacerlo. Recuerda que las bacterias y las impurezas de tu piel permanecen en la tela, sin importar qué tan bien te hayas limpiado la cara antes de aplicarla. Si vuelves a usar la máscara, todas las sustancias necesarias e innecesarias nuevamente estarán sobre tu piel.

10. Usar el cepillo facial con demasiada fuerza

A la hora de lavarse la cara, muchas personas usan suaves cepillos faciales. Es verdad que limpian bien, masajeando suavemente la piel y eliminando las impurezas y partículas muertas. Sin embargo, es importante no exagerar para no obtener el efecto contrario. Tienes que saber que un cepillo de este tipo apenas debe tocar la piel de tu rostro, ya que una presión excesiva puede lastimarte y, a veces, incluso provocar la ruptura de los capilares.

11. Usar constantemente toallitas desmaquillantes

Los anuncios publicitarios nos dicen que son algo necesario. De hecho, son prácticas, porque puedes limpiarte tu rostro y no gastar tiempo en el lavado. Sin embargo, no olvides que el uso diario de toallitas desmaquillantes puede dañar la piel por los conservantes en su composición que sirven para prolongar su fecha de caducidad y limpiar bien el rostro. Además, usando este tipo de toallitas, frotas adicionalmente tu piel, lo cual no es nada de bueno.

Está bien usar estas toallitas, pero es mejor hacerlo en los casos en que es difícil o imposible realizar un lavado del rostro sin ellas.

¿Has notado que algunos productos no funcionan como lo esperabas?

Compartir este artículo