Genial
Genial

12 Cosas que podemos limpiar y dejar relucientes con simples productos que tenemos en casa

Si vamos de compras, podemos encontrar miles de productos dedicados a ciertos aspectos específicos para hacer limpieza en tu hogar, pero a veces no tenemos la posibilidad de guardarlos todos en nuestra casa o únicamente queremos salir de un apuro. Lo bueno es que existen maneras de eliminar manchas o hacer limpieza con productos que seguramente ya tenemos en nuestro hogar.

En Genial.guru, juntamos algunos trucos que podrían ayudarte a ahorrar un poco de espacio y dinero cuando hablamos de limpieza.

1. Quita las manchas de esmalte de uñas en la ropa con acetona y papel de baño

El esmalte de uñas puede ser muy difícil de eliminar, pero no des tu prenda como perdida si te ocurre un accidente; aún puedes salvarla. El primer paso es tomar alguna herramienta suave, como una cuchara, y retirar el exceso del esmalte sin esparcirlo más. Después, toma un pedazo de papel de baño y ponlo debajo de la mancha como base. Finalmente, llena un algodón o un trapo blanco de acetona y da pequeños toquecitos en la mancha hasta que desaparezca.

Antes de intentar este truco, prueba el algodón con acetona en un pedazo de la prenda que no se vea cuando la usas para probar que no afecte el color.

2. Mantén tu alfombra limpia con maicena y bicarbonato de sodio

A veces, para mantener nuestra casa limpia durante más tiempo, podemos dar tratamientos a las decoraciones entre lavados profundos. Una buena opción para las alfombras es el lavado en seco. De este modo, la alfombra quedará fresca y sin daños por tratamientos con químicos fuertes o exceso de uso de agua.

Para llevarlo a cabo, hay que mezclar maicena (almidón de maíz) y bicarbonato de sodio en partes iguales y espolvorearlo por toda la alfombra. Estos elementos absorberán los malos olores y la humedad entre las hebras. Deja actuar durante mínimo media hora, y después aspira toda la alfombra. Si es de hebras delicadas, pon un paño arriba y aspira sobre el paño.

3. Elimina las manchas de humedad en las prendas con vinagre de alcohol puro

En ocasiones, los productos de tela, como almohadas, ropa o cortinas, presentan ciertas manchas que se generan por la humedad que podemos encontrar en nuestros armarios y paredes o por dejarlas remojándose tiempo de más al lavarlas. Para combatir estas manchas, puedes remojar la tela afectada en vinagre de alcohol puro por 24 horas y después pasar un cepillo de dientes por toda la zona. Finalmente, solo la tienes que meter a lavar como normalmente lo haces y notarás la diferencia.

4. Retira la cera de vela derramada en alfombras con la plancha de ropa y un trapo blanco

Si en algún momento cae un poco de cera en un tapete o tela, ¡no te asustes! Lo único que tienes que hacer es tomar una tela o algún trapo blanco y pasar por arriba la plancha que utilizas para tu ropa. Esto hará que la cera se pegue al trapo y se desprenda del tapete en su mayoría.

En caso de que la cera haya caído en alguna prenda de ropa o tela delgada, también pon otro trapo blanco por debajo de la zona afectada.

5. Regresa las prendas teñidas accidentalmente de otros colores durante el lavado a su color original usando una papa

Suele pasar que metes tu ropa blanca a lavar, pero no te das cuenta de que con ella va algo de algún otro color que termina pintando todos tus blancos. Si, cuando te ocurre esto, tienes una papa en tu refrigerador, este tip es para ti.

Primero, lava bien la papa que vayas a utilizar y métela a hervir. Mientras esto ocurre, remoja la prenda a tratar en agua muy fría o métela a enfriar al congelador un rato. Cuando el agua ya se encuentre hirviendo, mete la prenda a la olla y deja que actúe mínimo durante media hora. Finalmente, sácala y lávala de nuevo como comúnmente lo haces.

6. Limpia tu lavadora con cloro, vinagre y bicarbonato de sodio

La lavadora mantiene limpias nuestras prendas, así que también démosle el mismo trato. Hay tres partes esenciales que debemos atender de nuestra lavadora: la goma, el tambor y el cajón que recibe el detergente. Para lavar la goma que sella a la puerta de la lavadora, únicamente tienes que remojar algodones en cloro. Cubre totalmente la goma y déjala actuar durante toda la noche. Mientras esto ocurre, retira el cajoncito y lávalo con una mezcla de jabón y vinagre.

Una vez que esos dos pasos sean completados, espolvorea una taza chica de bicarbonato de sodio en el tambor de la lavadora y vierte una taza grande de vinagre en el cajoncito ya limpio y colocado en la lavadora. Ponla a funcionar en el ciclo de limpieza de tambor o en algún ciclo que dure aproximadamente una hora. Lo recomendable es seguir estas recomendaciones de lavado cada uno o dos meses, dependiendo de su estado.

7. Quita el sarro del inodoro con una lija de agua

El sarro en el inodoro es un compuesto de calcio que se genera en zonas que están constantemente expuestas al agua. A pesar de que este no requiere de un servicio profesional para removerse, no es tan fácil como únicamente pasar el cepillo de baño.

Para este caso, te será de utilidad tener a la mano unos guantes de plástico y una lija de agua. Toma un trozo de la lija, humedécela un poco con el agua del inodoro y talla toda la superficie que contenga sarro. Aplica la fuerza que consideres necesaria para las distintas áreas y verás como, poco a poco, este se desprende.

8. Deja tu horno reluciente con bicarbonato de sodio y vinagre

Con el tiempo, el horno va acumulando restos de la comida que se cocinó en su interior. Otras veces, algún alimento lo ensucia tanto que no podemos eliminar los restos fácilmente. En vez de frotar por horas, hay un truco que ayudará a que el proceso sea más fácil y rápido.

Primero espolvorea bicarbonato de sodio por todo el horno, incluyendo la tapa. Moja muy bien todo el bicarbonato que aplicaste hasta que se vea como una pasta. Deja actuar durante toda la noche y retira con una esponja, frotando en las zonas complicadas. Finalmente, rocía con vinagre de alcohol todo el horno (incluyendo el frente) y seca con una toalla de papel.

9. Remueve grasa o manchas de tus paredes con pan blanco

Ver manchas de grasa o suciedad en las paredes blancas puede ser un tanto molesto, en especial cuando tienes que acudir a todos tus productos de limpieza para removerlas. Por suerte, hay una manera más fácil y rápida de eliminarlas. Cuando estén comiendo pan blanco, no deseches las tapas que casi nadie quiere comer, ya que te servirán para este truco.

La textura de esponja del pan blanco hace que sea fácil borrar manchitas. Aparte, el gluten que contiene es excelente para absorber polvo y suciedad. Cuida no tallar con el pan, ya que hará que este se desmorone. Solo da toques gentiles con este sobre las manchas y ve cómo estas desaparecen.

10. Limpia tus pantallas con filtros de café

Comúnmente, por el constante uso, las pantallas de los celulares o tabletas terminan con marcas de nuestra grasa corporal, que pueden afectar el aspecto visual y la calidad del equipo a largo plazo, por eso, mantenerlos limpios es importante. Si no tienes un paño específicamente diseñado para pantallas, una excelente alternativa es tomar un filtro de café.

Estos contienen fibras muy delicadas y suaves que te ayudarán a dejar la pantalla reluciente y levantan el polvo, y sin ningún residuo de tela o rayón inesperado. Puedes utilizarlos en cualquier tipo de pantalla, pero nunca olvides la delicadeza al lidiar con este tipo de electrónicos.

11. Renueva el brillo de tus cubiertos de plata con aluminio y bicarbonato de sodio

La plata es un elemento que hace joyería y artefactos del hogar hermosos, pero puede ser difícil de mantener por la oxidación que puede presentar al poco uso. La solución más común para limpiar este material es el uso de limpiador de plata, pero en algunas ocasiones, no tenemos de este a nuestra disposición. Lo bueno es que puedes lograr un gran resultado con pedazos de papel aluminiobicarbonato de sodio.

Toma un tazón grande y forra su interior de papel aluminio, con el lado brilloso hacia afuera. Introduce en el tazón los elementos de plata que quieras revivir y llénalo con agua hirviendo, cubriéndolos en su totalidad. Agrega 1,5 cucharaditas de bicarbonato de sodio por cada galón de agua utilizado y deja reposar por mínimo 30 minutos. Finalmente, retira los cubiertos del tazón y lava cuidadosamente.

12. Retira las marcas de goma con una pelota de tenis

En algunas ocasiones, el calzado con suelas de goma tiende a dejar marcas en el piso que pueden resultar molestas de limpiar. En estos casos, una de las mejores soluciones es tomar una pelota de tenis y frotarla sobre la marca. Las pequeñas fibras de esta permiten que funcione como si fuera una goma de borrar.

¿Qué otro truco con materiales sencillos conoces? ¡Dinos en los comentarios!

Genial/Consejos/12 Cosas que podemos limpiar y dejar relucientes con simples productos que tenemos en casa
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos