Genial
Genial

17 Consejos para los interesados en comprar una casa

Comprar una casa es una de las grandes metas en la vida de muchas personas, dado que hacerlo significa estabilidad financiera, dejar de pagar renta y, tal vez, un ingreso extra en caso de tener varias propiedades. Sin embargo, una decisión tan importante requiere de una búsqueda y análisis minuciosos entre muchas opciones, dado que no es algo que se pueda revertir con mucha facilidad.

En Genial.guru sabemos lo difícil que puede ser elegir la casa ideal, dado que implica muchísimo tiempo y esfuerzo (especialmente para las personas primerizas en el mercado inmobiliario), por eso traemos esta lista de 17 cosas que deberías revisar antes de comprar una vivienda.

1. Examina los cimientos y el estado del suelo

Lo más importante son los cimientos y el suelo, puesto que son literalmente las bases sobre las que se va a sostener tu casa. Las grietas en la base o en los techos son una red flag que no puedes pasar por alto, porque ponen en peligro toda la estabilidad de la estructura. Otras señales de alerta son las construcciones erigidas sobre pendientes (especialmente si el cemento de base también está inclinado). También hay que estar atento a ventanas o puertas que no abren con facilidad, dado que pueden estar soportando más peso del adecuado. Presta mucha atención a la existencia de huecos o socavones en el suelo, ya que pueden convertirse en un problema muy serio y costoso.

2. Revisa si hay humedad, salitre y ¿hongos?

El salitre aparece cuando el agua de alguna filtración interna se mezcla con alcalinos presentes en cemento, cal o ladrillo. Se nota cuando las paredes o techos “burbujean” y se sienten húmedos al tacto. Las manchas verdes o negras en círculos son hongos generados por exceso de humedad y falta de circulación del aire. Si bien el daño que el salitre y los hongos pueden causar a la construcción es variable en el corto plazo, pueden poner en riesgo tanto la estructura como la salud de los habitantes (particularmente el moho), en especial si se trata de un problema abundante o desatendido por mucho tiempo.

3. Los accesos

Confiarse y decir “el transporte no es problema, tengo carro”, implica que el auto siempre debe estar disponible. Eso no se puede dar por sentado en entornos urbanos donde el tráfico, las averías y los imprevistos son parte de la realidad cotidiana, como es el caso de América Latina. Por otro lado, tener varías vías de transporte público o alternativo (ciclovías) no solo se traduce en comodidad para moverse, sino también en plusvalor. Es decir, una casa mejor conectada probablemente valdrá más en el futuro.

4. Una casa descuidada cuesta mucho

Las casas son como los automóviles: si no se usaron por mucho tiempo y tampoco se les dio mantenimiento, no estarán en condiciones de utilizarse. Una vivienda “descompuesta” necesita mucho dinero en reparaciones. Si bien no está mal comprar casas en mal estado para posteriormente arreglarlas, muchas veces se desestima el valor de las posibles reparaciones y los materiales que se necesitan. Tener un presupuesto y asesorarse con un contratista o arquitecto sobre los costos de mano de obra y materiales (una vez revisada la casa) ayudará a dimensionar y tener un precio tentativo de las reparaciones necesarias.

5. Presta mucha atención al agua y a las tuberías

Un sistema de tuberías en mal estado o con fugas puede suponer desde una pequeña reparación en cierta zona expuesta, hasta quitar el piso de un cuarto o pasillo en búsqueda de algo que anda mal. Desatender una fuga de agua puede tener consecuencias en la estructura de la casa. Además, gastar agua continuamente sin aprovecharla supone una pérdida significativa tanto en lo económico como en lo ambiental. Algo que debes hacer al inspeccionar la vivienda es probar todas las llaves de agua y verificar que esta salga en buen estado, además de asegurarte de que tenga la presión y cantidad adecuadas para cada situación. Asimismo, es necesario verificar el medidor de consumo y los recibos previos para comprobar que el uso de agua esté en niveles proporcionales.

6. Identifica el tipo de calentador de agua y cómo se encuentra

Todas las viviendas necesitan un calentador o boiler, ya sea para generar la flama en la estufa o para calentar el agua mediante gas. Tener este combustible en casa es un tema de cuidado y es necesario conocer las recomendaciones para evitar fugas, por lo que al revisar una vivienda nueva hay que verificar que el contenedor esté en buen estado, sin golpes o abolladuras. En América Latina, el gas más común es el licuado de petróleo (LP), que se almacena en cilindros móviles o tanques estacionarios. Por comodidad y seguridad, recomendamos este último. Por otro lado, un gran plus que beneficiará tanto a tu bolsillo como al medioambiente es el calentador solar para agua, de manera que destines el gas solo a la estufa.

7. Revisa si la casa tiene deudas pendientes

A nadie le gusta pagar las deudas de alguien más. Lamentablemente, hacerse dueño de una propiedad en muchas ocasiones implica tener que saldar las cuentas que los dueños o inquilinos anteriores descuidaron. Es importantísimo revisar detalladamente los recibos previos de electricidad, agua, televisión e Internet. Por otro lado, muchas casas pueden ser objeto de disputas legales sin que el comprador potencial lo sepa. Es muy importante que el dueño o agente inmobiliario te muestre una copia del título de propiedad certificada ante las autoridades. Por tu parte, deberás investigar si hay un problema legal en torno a la casa. Si te ponen “peros” para cualquiera de los trámites mencionados previamente, será mejor que comiences a sospechar.

8. Quizá haya algunas sorpresas desagradables en el sótano o la azotea

El sótano es el espacio ideal para esconder algún desperfecto de la casa, desde grietas en la estructura, hongos, humedad y plagas hasta objetos viejos e inservibles que tendrás que sacar por tu cuenta. Por otro lado, las señales de alerta en la azotea son las acumulaciones de agua o humedad, desgastes en las tejas o que estas se encuentren levantadas. Lo ideal es un sótano limpio y sin triques que entorpezcan la revisión, mientras que en la azotea hay que esperar que esté bien impermeabilizada en caso de ser plana, o que las tejas se encuentren en buen estado.

9. Revisa la casa en un día lluvioso

Aunque la casa cumpla con todos los requisitos mencionados previamente durante otoño, invierno y primavera, nada garantiza que las buenas condiciones se mantengan en verano. Por ello es muy necesario revisarla en un día lluvioso, para saber cómo la pasarás en esos tiempos. Así sabrás si hay goteras, tuberías que se saturan fácilmente o si la zona tiene un drenaje efectivo. Por otra parte, el calentamiento global es una realidad. Cada año las lluvias son más fuertes, causan inundaciones y deslaves que no solían suceder, por lo que es importante verificar la localización de la vivienda en el mapa de riesgo de inundación elaborado por el gobierno de cada país.

10. Investiga la zona

Existen bastantes factores que definen una buena ubicación para una casa, entre los que destaca la cercanía (entre 5-15 minutos en auto) de un supermercado, una escuela si tienes hijos, una farmacia y un hospital. Las tiendas de conveniencia, restaurantes y parques son un gran plus, pero no son tan indispensables. Otro factor muy importante es la seguridad. Si notas que las casas están excesivamente protegidas de los ladrones, las calles se quedan vacías una vez que se mete el sol, o que las patrullas de la policía pasan demasiado seguido y a alta velocidad, mejor busca otra zona donde vivir. Puedes darte una idea rápida de la criminalidad de una colonia buscando en Internet, especialmente si revisas los sitios de noticias locales.

11. Ruido

No está mal si tus vecinos celebran fiestas en casa uno o dos sábados al año, pero a nadie le gusta tener uno que celebra continuamente o, peor, entre semana. Otro factor que querrás evitar es la cercanía a bares, clubes nocturnos o restaurantes con música. También los aeropuertos o vías del tren supondrán una fuente de ruido constante. Por último, la cercanía inmediata a canchas de pasto o áreas verdes puede implicar podadoras sonando durante las primeras horas del día.

12. Revisa muy bien los electrodomésticos y muebles integrados

Armarios, inodoros, fregaderos e incluso estufas son algunos de los objetos que vienen “integrados” a la casa. Es importante evaluar el estado en el que se encuentran, si cumplen su función y si no esconden sorpresas desagradables. Muchas veces se resalta la existencia de alacenas o armarios como parte de la vivienda; sin embargo, estos pueden ser demasiado antiguos o haber sido hechos por personas que no eran precisamente expertas en carpintería y construcción. Por ello es importante evaluar estos objetos, dado que su reparación o remplazo supondrá una cantidad considerable de dinero, aunque a veces simplemente basta con lavar usando los productos adecuados. Asimismo, existen varios tips para limpiar artículos del hogar que pueden facilitar la remodelación.

13. Evalúa el estado del aire acondicionado (y los posibles daños que haya causado)

En ciudades calurosas, como en el norte de México, tener un sistema de aire acondicionado es prácticamente una necesidad. No obstante, existen ciertos peligros vinculados con esta tecnología. Muchas veces, estos aparatos guardan polvo u hongos en su interior, lo cual lógicamente resulta muy dañino para la salud de los habitantes de la casa, así que será importante quitarles la cubierta para evaluar su situación. Asimismo, son propensos a tener fugas de gas refrigerante o goteras, por lo que será importante revisar que estén en el mejor estado posible.

14. Mucha atención a las termitas

Todas las plagas son un dolor de cabeza que puede solucionarse de manera rápida y con un desembolso relativamente moderado, a excepción de las termitas, en especial si la casa es predominantemente de madera. Identifica y busca las señales que dejan estos pequeños y molestos seres, que pueden desde comerse nuestro libro favorito hasta dañar muebles o vigas. En caso de encontrarlos, lo ideal sería evaluar con un experto en plagas el posible daño de la estructura, además del costo y tiempo que requeriría el proceso de eliminación.

15. Hazle caso a tu olfato y desconfía mucho de los aromatizantes artificiales

Esperemos que no sea el caso, pero muchos dueños o inmobiliarias deciden esconder los olores desagradables (que pueden significar fugas, humedad o simple suciedad) usando aromatizantes artificiales. Si este es el caso, pide amablemente que tu próxima visita sea sin estos maquilladores de olor, para que puedas identificar si algo anda mal. Normalmente deberías esperar el olor a vacío o un poco de polvo, pero nada más. Si se niegan a quitar los aromatizantes, mejor pasa de largo con esa vivienda.

16. Lo que no te dicen los agentes inmobiliarios, quizá te lo digan los vecinos

A fin de cuentas, lo que desean los propietarios de las casas o los agentes inmobiliarios es venderte una idea de vivienda que puede o no coincidir con la realidad. Darse una vuelta y platicar con los vecinos puede ayudarte a saber cómo perciben la colonia. Incluso te pueden aportar algunos datos sobre la casa, sus antiguos inquilinos o la reputación del dueño. Lo mejor es siempre decir la verdad: que buscas comprar una vivienda y te interesa esa zona. Quizá puedas hacer amistades antes de vivir ahí, o al menos darte una idea del tipo de gente con el que compartirás espacios.

17. No te bases en (solo) una tasación de valor

No siempre las estimaciones de quienes venden la casa coinciden con la realidad. Para asegurarte de que sea un precio justo, puedes investigar el valor de viviendas similares en la cercanía, aunque lo ideal sería contratar a un tasador particular o que trabaje para otra inmobiliaria. Recuerda que los principales factores que determinan el precio de una propiedad son la ubicación, el tiempo que lleva sin venderse o rentarse, el estado en que se encuentra, la competitividad del mercado de la ciudad y la reputación de la colonia.

Comprar una casa es una de las decisiones más importantes que se puede tomar en la vida, y de ninguna manera queremos hacerlo a la ligera. ¿Qué otro factor consideras se debe revisar antes de comprar una propiedad? ¿Tienes algún dato o experiencia valiosa para otras personas? Cuéntanos en los comentarios, y asegúrate de compartir esta lista con tus amigos y familiares si crees que puede ser de utilidad en el futuro.

Genial/Consejos/17 Consejos para los interesados en comprar una casa
Compartir este artículo