Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

8 Hábitos relacionados con la pérdida de peso que los novatos deben tener en cuenta

Los participantes de un estudio acerca de la importancia de seguir una dieta y mantener una rutina alimenticia perdieron, de media, de 3,1 kilos tras pasar 12 semanas. Lo más importante es que disminuyó el riesgo de desarrollar diabetes y enfermedades cardíacas. Todos tenemos que seguir una rutina alimentaria y llevar a diario hábitos saludables, sin tener que centrarnos en un tipo específico de comida.

Genial.guru ha elaborado para ti una lista de consejos que pueden ayudarte a controlar tu peso sin estresarte. ¡Esto es lo que puedes hacer desde ya mismo para transformar tu cuerpo para mejor!

1. Beber 9 vasos de agua al día

En primer lugar, debes beber un vaso de agua 30 minutos antes de cualquier comida. Una investigación demostró que esto aumentó la pérdida de peso en un 44 % tras pasar 3 meses.

En segundo lugar, se recomienda tomar entre 12-13 tazas de agua para hombres y 9 tazas para mujeres al día. Este hábito te mantendrá hidratado y te ayudará a eliminar toxinas, nuestros enemigos a la hora de intentar perder peso. Además, te llena y te hacer sentir menos hambre.

2. No temer a los aguacates

Frijoles negros, coles de Bruselas, aguacate, brócoli, manzanas y zanahorias poseen un ingrediente especial denominado fibra soluble. No solo es bueno para mantenerse en forma, sino que también para tu salud en general. Reduce el riesgo de diabetes y enfermedades cardíacas.

Un estudio descubrió que por cada incremento en 10 gramos de este tipo de fibra, la grasa corporal baja en un 3,7 %. Se recomienda tomar 25-38 gramos de fibra soluble al día.

3. Sentarse de espaldas al mostrador de comida en los restaurantes

Parece sencillo, pero muchos de nosotros probablemente no lo tenemos en cuenta. Si estás sentado frente a un hermoso pastel durante mucho tiempo, tu deseo de probarlo aumentará.

Lo mejor es sentarse en un restaurante o en una cafetería de espaldas al mostrador al objeto de evitar pegar mirada a las filas de interminables y deliciosos alimentos.

4. Obtener suficiente vitamina D

La luz solar tiene un efecto positivo en la pérdida de peso. Esto es así a causa de la vitamina D. Un estudio que analizó a 4 659 mujeres durante 4 años reveló que mayores niveles de esta vitamina están relacionados con un menos peso ganado.

En el caso de que no recibas suficiente luz solar, puedes recurrir a los suplementos dietéticos. De lo contrario, sentarse en el exterior durante 10-15 minutos cada mañana puede ser muy beneficioso.

5. Tomar una variedad de alimentos con cada comida

Tendemos a perder el interés en un sabor en concreto y por eso, incluso después de una comida copiosa, todavía tenemos espacio para el postre.

Para evitar comer de más, lo mejor es disponer de pequeñas porciones de diferentes alimentos para una comida (tipo tapas). De esta manera, puedes disfrutar de diferentes sabores, sin sentirte muy lleno. Y siempre es mejor recurrir a un plato pequeño. Un buen ejemplo de esto pasa por un desayuno turco, con muchos platos pequeños y gran variedad de alimentos.

6. No tomar té con leche

Podemos haber cenado, pero todavía sentirnos hambrientos antes de ir a la cama. Algunos de nosotros prefiere tomar un poco de té con leche para reducir el apetito nocturno, pero según los estudios, esta no es precisamente una buena idea.

Los investigadores afirman que el té contiene altos niveles de compuestos que ayudan a quemar grasa. Las proteínas en la leche de vaca aniquilan la capacidad de luchar contra la grasa propia del té. Así las cosas, si necesitas matar la sensación de hambre durante la noche, simplemente disfruta de un vaso de té sin leche.

7. Soltar el tenedor tras cada bocado

Tu cuerpo puede registrar una sensación de saciedad de inmediato. Pero, por regla general, esto implica un periodo de 20 minutos hasta llegar a tu cerebro. Así que la cuestión pasa por cómo aprender a comer más lentamente.

Prueba soltando el tenedor tras cada bocado. Esto te ayudará a extender la duración de la comida e impedirá que te sirvas una ración adicional innecesaria.

8. Compartir las comidas principales con alguien más cuando sales a cenar

Compartir los platillos y entrantes principales con tu amigo o compañero de trabajo es un buen truco cuando intentas comer raciones más pequeñas. Simplemente, pide una ración para ambos y luego 2 platos pequeños adicionales. Al terminarse el platillo principal, no te sentirás culpable de disfrutar de un buen postre.

¿Alguna vez has intentado perder peso? ¿Te han ayudado alguno de estos trucos? ¿Qué otros consejos le darías a alguien que está intentando adelgazar? Comparte tu experiencia en los comentarios.