Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

13 Síntomas infantiles que los padres piensan que son peligrosos, pero los médicos confirman que están bien

6135
15k

Es normal preocuparse por tu hijo cuando no se siente bien. Pero la parte importante es evaluar sus síntomas y concluir si son realmente insalubres o simplemente un signo de algo benigno. Para disipar sus preocupaciones, los médicos tienen algo que decirte sobre los síntomas que pueden presentar tus hijos.

Aquí en Genial.guru, resumimos algunos de los problemas de salud más comunes en los niños y les preguntamos a los médicos qué pensaban de ellos. Esto es lo que encontramos.

1. Vómito

Este es un síntoma que ocurre a menudo, pero la mayoría de las veces no tiene nada que ver con ningún problema grave. Tu hijo probablemente comió demasiado o está luchando contra una infección. Los padres tienden a entrar en pánico, pero aunque sea un poco aterrador, no es un gran problema.

Los médicos no pueden hacer mucho al respecto y, por lo general, recomiendan que mantengas a tu hijo hidratado, que te asegures de que tenga suficiente aire fresco y que tenga algo de alimento en su estómago.

2. Nariz tapada

Una nariz tapada es otro problema que ocurre frecuentemente. En promedio, por año, los niños contraen alrededor de 6 a 8 casos de infecciones de las vías respiratorias superiores. Sin embargo, los padres se asustan cuando su bebé o un niño pequeño tienen la nariz tapada, ya que les dificulta la respiración, especialmente de noche.

Los médicos nos recuerdan que algo como esto se puede tratar fácilmente en casa. Recomiendan usar gotas de solución salina y un bulbo para aspirar la mucosa.

3. Dolores de estómago

Los dolores de estómago también son comunes y generalmente ocurren cuando un niño come en exceso o consume alimentos que no son buenos para el estómago. Si bien puede ser aterrador, no requiere la atención de un médico siempre que no impida que tu hijo actúe de forma regular.

Algunas investigaciones recientes afirman que los niños más pequeños pueden decir que tienen dolor de estómago cuando realmente se sienten estresados ​​o ansiosos, por lo que sería una buena idea hablar con ellos.

4. Diarrea

Los virus estomacales suceden frecuentemente y generalmente están acompañados de diarrea. No es divertido y tanto los padres como los niños odian que esto suceda, pero no requiere una visita al médico. Lo importante, como afirman los médicos, es mantener a tus hijos hidratados y con una dieta blanda.

Eso puede incluir bananos, manzanas, pan, etc. Mantén al niño con algo de alimento en su estómago y no te preocupes, incluso si dura unos días. Mientras tus hijos estén hidratados, estarán bien.

5. Dolores de cabeza

Los dolores de cabeza les ocurren a los niños tanto como a los adultos. Pero a menudo no es el resultado de algo serio. Como dicen los médicos, generalmente es consecuencia de que tu hijo se olvida de beber suficiente agua, salta demasiado o se encuentra estresado por la tarea.

Para ayudarlos, asegúrate de que tomen un poco de agua y que tengan la oportunidad de relajarse. Los médicos recomiendan siempre descansar cuando los niños presentan dolores de cabeza.

6. Fiebre

La fiebre es un signo de que algo más está sucediendo con tu hijo. Podría ser la dentición, un virus estomacal o un resfriado común. La gravedad de la situación depende de la temperatura. Si no supera los 38 °C, puedes tratarlo en casa. Los médicos dicen que es importante que los padres recuerden que la fiebre es solo parte del sistema de defensa del cuerpo y que en la mayoría de casos, no es grave.

7. Letardo

Algo que con frecuencia alarma a los padres es cuando sus hijos actúan de manera diferente, especialmente cuando les falta energía. Pero los médicos tienen una explicación simple para esto: tu hijo probablemente solo está creciendo.

Cuando pasan por un período de crecimiento acelerado, pueden dormir más y sentirse cansados. Mientras no se comporten así durante un período de tiempo prolongado y en medio de esto aún tengan períodos felices y enérgicos, es completamente normal.

8. Un moretón

Los niños a menudo se caen y sufren moretones, es consecuencia del juego brusco. Los médicos dicen que no hay nada de qué preocuparse, siempre y cuando no sea extremo. Los tratamientos no son necesarios ya que los moretones generalmente desaparecen en unos cuantos días.

9. Dormir más de lo común

Los padres son conscientes de que sus hijos necesitan dormir más que ellos, sin embargo, no están seguros de cuánto más. Los médicos afirman que los niños pequeños de entre 1 y 2 años necesitan dormir entre 11 y 14 horas junto con algunas siestas durante el día.

Sin embargo, los niños entre las edades de 3 y 5 años dormirán durante aproximadamente 13-14 horas durante la noche sin siestas durante el día. Esto es lo que a veces preocupa a los padres, pero es completamente normal.

10. Dolor de garganta

El dolor de garganta es doloroso, pero no es motivo de preocupación en la mayoría de los casos. Por lo general, es un síntoma de un resfriado, gripe o virus y pasará dentro de los próximos 10 días. El té de menta caliente o una pastilla podrían ayudar a que la garganta de su pequeño se sienta mejor un poco antes.

11. Tos

La tos es otro ejemplo de algo que suena aterrador pero que por lo general no es grave. Es un síntoma común de un virus y no se necesitan antibióticos. Los médicos recomiendan aplicar remedios caseros y evitar alimentos y bebidas que podrían generar un estrés adicional en la garganta.

12. Sarpullido

En bebés y niños más pequeños, las erupciones son una afección común. Las erupciones del pañal y las erupciones faciales son inofensivas y se pueden tratar en casa. Según los médicos, debe asegurarte de que los pañales de tu hijo estén secos la mayor parte del tiempo, que sus manos estén limpias y que su piel esté protegida.

No es necesaria una visita al médico a menos que la erupción cause dolor.

13. Estreñimiento

Al igual que la diarrea y los dolores de estómago, el estreñimiento puede ocurrir debido a algo que tu hijo comió y que no le sentó bien a su cuerpo. Los médicos recomiendan hidratación constante y esperar hasta 7 días. Después de esto, debes visitar a tu médico pediatra para ver si hay algo que pueda ayudar a tu hijo.

¿Tus hijos han presentado últimamente alguno de estos síntomas? ¿Cómo reaccionaste? Comparte tus experiencias con nosotros en los comentarios.

Descargo de responsabilidad: ciertamente no estamos calificados para dar ningún diagnóstico. Pero si estos síntomas aplican a tu hijo, tal vez sea una buena idea consultar a un médico y hacer un chequeo general.

6135
15k