Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

20+ Personas que estaban criando niños, pero les salieron verdaderos filósofos

Los niños son un depósito de sabiduría, y muchas veces, sus dichos son mejores que cualquier refrán popular. Estos pequeños genios logran entender cómo funciona este mundo con tan solo 5 o 7 años, o incluso antes. Después de todo, ¿quién sino un niño podría explicar de forma simple y clara qué son el amor y la amistad? ¿Y quién más sería capaz de encontrar una posible solución cuando no queda absolutamente nada de dinero?

En Genial.guru consideramos que todos los padres deberían tener un cuaderno especial donde escribir las gemas filosóficas más brillantes de sus hijos. Y si los protagonistas de esta colección aún no tienen uno, nosotros nos ocuparemos de guardar algunas de las declaraciones de sus niños para la posteridad.

  • Yo: “Hijo, es hora de dormir, vamos”. Mi hijo: “Mamá, pero no quiero dormir”. Yo: “Bueno, ya es hora. Es tarde. Mamá estuvo trabajando y está muy cansada, así que necesita dormir”. Mi hijo: “¿Cuál es el punto? Mañana trabajarás de nuevo y te cansarás otra vez”. Tiene 4 años y ya entendió cómo es esta vida. © chertovka00 / Twitter

  • Estábamos almorzando. Preparé unas papas con carne y una ensalada de verduras. Los platillos estaban deliciosos y todos se sirvieron más papas, pero a papá (a mí) no le alcanzó. Mi hija miró mi plato vacío y dijo: “Papá, si quieres, toma la mía. No me importa. Sé que si hace falta prepararás más”. Gracias, hija, por supuesto que prepararé más. © Sibirskix / Pikabu

  • Recién, mi hijo de 5 años se me acercó con un atomizador para flores e hizo “psh psh” con las palabras: “¡Eres una planta!”. © leni_kotik / Twitter

  • Mi hija (5 años) estaba comiendo activamente unos copos de chocolate y mirando dibujos animados. Pasaron una publicidad que decía: “Y tú, ¿qué haces para ser perfecta?”. Y ella dijo: “¡Yo como!”. © valenayaspers / Twitter

  • Cuando mi hijo tenía 3 años, vino en medio de la noche, me despertó y me pidió que lo dejara dormir conmigo, porque tenía miedo de hacerlo solo. Por supuesto que me moví y, abrazándolo, seguí durmiendo. Después de un rato, volvió a despertarme y dijo: “Mamá, ¿puedo ir a mi cama a dormir? Roncas tanto que te tengo más miedo a ti”. © Oídoporahí / Ideer

  • Vi a una joven madre empujando una carriola con un bebé. Junto a ella caminaba su pequeña hija, quien iba lloriqueando: “¡Tengamos un loro!”. La madre estaba totalmente en contra. “¿Crees que se quedará contigo 2 días y morirá? ¡Para nada! Vivirá mucho tiempo”, explicó la mujer con irritación. La pequeña aceptó este argumento y dejó de lloriquear. ¡Nunca se sabe qué palabras encontrará convincentes un niño! © Tomaal / Pikabu

  • Mañana, mi hijo cumplirá 6 años, y estoy un poco conmocionada por eso. ¡Está tan grande! Le dije: “¡Ven, déjame abrazar a mi pequeño bollo creciente!”. Él: “Está bien, porque mañana ya seré una BAGUETE”. © leni_kotik / Twitter

  • Hace unos días, tuve una conversación con mi hermano menor (tiene 8 años). Yo: “¿Qué es el amor?”. El pequeño: “Bueno... es cuando las personas no se dejan en paz, quieren pasar todo el tiempo juntas”. Yo: “¿Y qué es la amistad?”. Mi hermano: “Es como el amor, pero no es necesario casarse al final”. © Oídoporahí / Ideer

  • Estaba enseñándole a mi hija a freír papas. Su iniciativa: “Papá, enséñame a freír papas como tú, con costra dorada”. Bueno, yo, feliz, le expliqué paso a paso y detalladamente. La miré y noté que estaba algo triste. Le pregunté: “Hija, ¿qué pasa? ¿Por qué esa carita?”. Y ella respondió: “Papá, me explicaste todo en detalle. Me parece que a partir de ahora solo yo freiré las papas para nuestra familia. Tú ya no lo harás, me pasaste todos tus conocimientos”. © Sibirskix / Pikabu

  • Mi hijo visitó a su bisabuela. La mujer, quien tiene más de 80 años, se quejaba de su salud diciendo: “Ya no tengo nada que hacer aquí, quiero ir al cielo, con el bisabuelo”. Mi hijo respondió: “¿Y si el bisabuelo no quiere?”. Todavía no es muy bueno para expresar empatía. © oldValkyrie / Twitter

  • Mi hija tiene dos años y medio, y está bastante delgada. A veces, la gente le aconseja que coma más para engordar. Hace unos días estábamos yendo a una boda y nos cruzamos con una vecina. Ella le preguntó a mi hija si estaba lista para el casamiento y si comería más en la mesa festiva. Mi niña respondió que sí. “¿Lo prometes?”, preguntó la vecina. “No se preocupe, señora, seré tan gorda como usted”, dijo mi hija. © Gaurav Sharma / Quora

  • Me lo contó una colega en el trabajo. Su perro se fue al cielo. Vivió mucho tiempo, pero, al parecer, había llegado su hora. A su hija (de 5 años) le dijeron que el animal se había ido a la casa del pueblo con la abuela, para que ella no se aburriera. Después, el loro también se fue a visitar a la abuela (salió volando de la jaula, se encontró con el gato y...). En fin, la mujer tenía todo un grupo de visitantes en el pueblo. Luego llegó el verano, y decidieron llevar a la pequeña con su abuela para que pasara algún tiempo allí, pero ella se negó rotundamente. Rompió a llorar y dijo: “Mamá, no quiero ir con mi abuela. Nadie ha regresado nunca de su casa”. © Sibirskix / Pikabu

  • Estaba explicándole a mi hijo (3 años y 10 meses) sobre el cambio de apellido: “Tú tienes un apellido, y tu futura esposa tendrá otro. Pero cuando te cases, ella lo cambiará y la traerás con nuestro apellido”. Mi hijo, sin escuchar el final, dijo indignado: “Lo único que nos falta es una esposa. No hay suficientes camas en esta casa”. Ahora sueño con replicar esta frase en su boda. © 53223244234 / Pikabu

  • “Me gustaría gobernar el mundo”, dijo mi hijo de 5 años con voz triste, “pero lo más probable es que me convierta en un señor común que trabajará en alguna tienda por poco dinero”. Parece que es hora de abrirse una cuenta de Twitter. © lessprit / Twitter

  • En un paseo, mi hija (5 años) corrió hacia mí y felizmente dijo: “¡Encontré un amigo!”. “Bien”, respondí, “¿cómo se llama?”. “¡Señor Pedro! ¡Y tiene 75 años!”. Maravilloso. Pasando por alto a todos los niños en el patio de juegos, mi hija se hizo amiga de un anciano. © valenayaspers / Twitter

  • Cuando mis hijos eran pequeños, no salía con hombres. Simplemente no tenía ni tiempo ni la energía para hacerlo. Y entonces, un día sucedió. Les dije a los niños que ellos se quedarían en casa, y yo me pondría ropa bonita e iría a cenar con un hombre al que no conocía muy bien. Estaban confundidos: “¿Por qué comer con alguien que no conoces muy bien?”. “Para conocerlo mejor”, contesté. Y entonces, mi hija soltó: “Es decir, vas a ir a comer con esta persona, y luego será como: ’Ñam, ñam, ahora nos conocemos mejor’. ¿Así es cómo funciona?”. © Gina Creedon / Quora

  • Estaba acostando a mi hija para que durmiera y le dije: “¡Buenas noches, cariño!”. Ella me respondió: “¡Buenas noches, lavadora!”. Resultó que “lavadora” era un hada de la limpieza. © valenayaspers / Twitter

  • A veces dejamos que nuestro hijo de 5 años juegue Fallout. Todavía no es muy bueno, pero sí es muy divertido: “Encontré un gato, ¿cómo acariciar a un gato?”. Lo ataca un “ghoul”: se escucha el sonido del mouse cayendo y los pisotones de pequeños pies huyendo. Y la más dulce: “¡El héroe de papá tiene esposa! Mmmm, mamá es más bonita”. © leni_kotik / Twitter

¿Qué dichos brillantes pero divertidos de tu hijo nunca olvidarás?

Imagen de portada valenayaspers / Twitter