Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Periodista y esposa de un milmillonario contó sobre cómo viven realmente las esposas ricas

Para marzo de 2020, había 2 095 milmillonarios en el mundo. Muchos de ellos ya están casados, pero algunas chicas no pierden la esperanza de conseguir a los solteros o divorciados que quedan como maridos. No hay que culparlas, porque los beneficios son obvios: una vida cómoda y sin necesidad de trabajar hasta la vejez. Pero estas bellas mujeres no conocen las desventajas de un matrimonio con un hombre rico.

Genial.guru decidió contarte lo que realmente se esconde detrás de las fachadas de lujosas mansiones, usando como ejemplo la vida de una popular periodista y esposa de un magnate de los medios, Bárbara Black. Como bono adicional, encontrarás varias historias de otras mujeres que decidieron cambiar su libertad por una vida llena de riquezas.

Cómo se convierten en esposas de milmillonarios

Melinda y Bill Gates. Rupert Murdoch y Wendi Deng.

Muchos multimillonarios pasan casi todo su tiempo en el trabajo y, por lo tanto, encuentran a sus esposas allí. Melinda Gates era gerente de Microsoft antes de conocer a Bill Gates. Rupert Murdoch también encontró a su segunda y tercera esposa en su empresa: Anna Torv era periodista de su publicación The Daily Telegraph, y Wendi Deng era la directora de su canal Star TV en Hong Kong.

No es ningún secreto que muchos hombres eligen mujeres espectaculares mucho más jóvenes que ellos como esposas, las así llamadas esposas trofeo, que deben enfatizar el estatus de un hombre. Pero hay excepciones: por ejemplo, el magnate de los medios Konrad Black se casó con la famosa periodista Bárbara Amiel cuando ella tenía 51 años y ya tenía 3 matrimonios a sus espaldas. Y además de eso, era 4 años mayor que él.

Ser esposa de un multimillonario también es un trabajo, y no es nada fácil

Si bien parece que ser la esposa de un multimillonario es pura diversión, en realidad estas mujeres tienen muchas responsabilidades que no cualquiera puede manejar. Cuando Bárbara se casó con Conrad Black en 1992, de repente se encontró en el epicentro de la vida social. Y esto es de lo que contó en su libro Friends and Enemies: A Memoir.

  • Antes de este matrimonio, llevaba una vida completamente tranquila como periodista, vivía en un departamento alquilado y se alimentaba de comidas congeladas. Luego, de repente, tenía que organizar cenas a las que asistían estrellas de cine, magnates financieros, damas de alta sociedad y aristócratas, por ejemplo, podían pasar en cualquier momento un primer ministro o miembros de la realeza. Ella simplemente no tenía idea de cómo hacerlo. Según Bárbara, decir que preferiría trabajar en las minas de sal a esta élite mimada no sería una exageración.

  • Se le encomendó la responsabilidad de administrar una finca de 2 400 metros cuadrados, para lo cual ella también se sentía mal preparada.

  • Al mismo tiempo, era necesario ganarse la aceptación de la clase alta y poder comportarse en el círculo de damas bien educadas que venían a cenar, pero apenas comían.

  • A lo largo de toda su vida, Bárbara no había hecho el diseñado interior de ninguna habitación. Y de repente ella misma tenía que seleccionar la decoración de enormes casas en Londres, Toronto y Palm Beach. Y no podía fallar. Tan pronto como el decorador entendía por las respuestas vagas que no entendía nada, las facturas aumentaban automáticamente en un 60 %.

  • También tuvo que olvidarse de los habituales vestidos confeccionados de una tienda. Pensó que causaría una gran impresión cuando fue a una modista en Roma a probarse un nuevo atuendo, pero el resultado fue una situación embarazosa: una visita se acercó a su esposo y le dijo de forma condescendiente: “No debes dejar que esta pequeña modista italiana vista a tu esposa”.

Las esposas de multimillonarios a menudo sufren de soledad

  • Para Bárbara, las relaciones entre las esposas ricas se limitaban a comentarios agudos y sonrisas de deber. Ella escribe: “Una vez, la esposa de un multimillonario me regañó por usar zapatos blancos de tacón alto. ’Nunca vistas de blanco’, dijo Mercedes. ’Es solo para las vendedoras’”. Sin embargo, era imposible simplemente dejar de comunicarse con Mercedes: junto con su esposo formaba parte de un grupo de élite con el que Konrad Black quería mantenerse en contacto.

  • Cuando Bárbara se unió al grupo de las mujeres ricas, descubrió que, en su opinión, ella pesaba demasiado. A diferencia de ellas, Bárbara no abusaba de las cirugías plásticas para parecer más joven: solo se había hecho una rinoplastia y se inyectaba rellenos. En una de las galas de caridad, estiró la mano para agarrar un pan y recibió otro comentario: “El pan no es la base de la vida”. En el grupo de estas mujeres, la mantequilla, el pan y los postres eran el mal, y las ensaladas, que Bárbara odiaba, eran bien recibidas.

  • No solo las mujeres, sino también los hombres hacían comentarios tajantes. “Pensé que mis aretes colgantes de esmeraldas eran hermosos”, dice Bárbara. “Me echaba el pelo hacia atrás para mostrarlos. Pero durante un almuerzo entre un grupo de cinco personas, comenzaron a denigrarme. ’Tus pendientes’, dijo burlonamente un banquero y famoso rey de Wall Street, ’son del color equivocado’. Me encogí interiormente y él continuó: ’Probablemente tengan demasiado aceite y eso no les hace bien’”. (Las grietas en las esmeraldas baratas a menudo se rellenan con aceites naturales, por ejemplo, madera de cedro. Aclaración de Genial.guru).

  • Mientras tanto, Bárbara tenía muchas ganas de ganarse la amistad de otras mujeres ricas. Después de las cenas en casas adineradas, enviaba generosos obsequios a las anfitrionas como agradecimiento, pero no eran aceptados o quedaban sin respuesta. Eso la hacía sentirse realmente perdida: “No podía entender si la bolsa de piel de cocodrilo que había enviado era demasiado llamativa o simplemente estaba hecha de la pieza equivocada de cocodrilo”.

Las ventajas de una vida así

  • Uno de los beneficios de casarse con un multimillonario es que hace cosquillas a la vanidad. Bárbara se acostumbró rápidamente a la forma en que todos volteaban la cabeza cuando la veían a ella, la esposa de un magnate de los medios, y esto la halagaba. La comunicación con fotógrafos famosos o celebridades tampoco era un problema.

  • También disfrutaba mucho del dinero que tenía. En una entrevista con la revista Vogue en 2002 dijo que su “extravagancia no conoce límites”. Bárbara tiene un guardarropa para pieles, un guardarropa para suéteres, otro guardarropa tan lleno de vestidos de noche que el excedente tuvo que guardarse en varios armarios más. Contaba con más de cien pares de zapatos Manolo Blahnik y una variedad de bolsos y joyas de marcas reconocidas.

  • Las esposas de los multimillonarios tienen toda una fuerza laboral a su disposición, desde cocineros, niñeras y mayordomos 24/7 hasta paseadores de perros.

Sin embargo, toda esta innumerable riqueza es una excusa dudosa para un matrimonio de conveniencia, porque los multimillonarios también se arruinan. Después de una escandalosa entrevista con Bárbara, en la que habló de sus atuendos, su esposo recibió la visita de unos revisores y fue arrestado. Después de eso, casi todos los amigos y conocidos se alejaron de la mujer. Su esposo fue liberado recién en 2019, pero aunque los cónyuges ahora tienen mucho menos dinero, rodeada de sus amados perros, Bárbara se volvió más feliz que en compañía de amigas seculares.

Bono: la experiencia de otras esposas de personas ricas

  • Conocí a la esposa trofeo de una de las 10 personas más ricas de China. Ella y sus dos hijos vivían en Vancouver y veían al jefe de familia dos veces al mes. Su esposa era significativamente más joven que él y sufría de depresión debido a la soledad. Todos sus “amigos” intentaban utilizarla para sus propios fines. © Evelyn Huang / Quora

  • Mi madre es la esposa trofeo de mi padrastro. Van al club de campo y pasan mucho tiempo en el lago o de vacaciones. Él le da dinero de bolsillo decente cada semana. Pero rara vez lo ve, ya que casi siempre está en fiestas o jugando al golf con otros hombres. No la deja trabajar, para poder dejarla cuando quiera. La soledad la ha convertido en una psicópata que dedica todo el día a las compras. Y espera a que su “papi” le dé un poco de atención (cosa que en realidad no quiere). © tokieofrivia / Reddit

  • Soy una esposa trofeo y, aunque a menudo me quejo con mis amigos sobre mi vida, en realidad estoy bastante feliz con lo que tengo. No necesito preocuparme por los gastos y puedo comprar cosas, como un Ferrari, sin pensar en su precio. Puedo comunicarme con mucha gente interesante. Muchos de ellos han logrado el éxito a través de sus esfuerzos, mientras que mis amigos de la escuela todavía están perdiendo el tiempo y desperdiciando su vida. Pero también hay desventajas. Muchos me condenan por llevar la vida de una mujer mantenida, a pesar de que mi esposo y yo somos felices. No siento que realmente tenga nada porque todo se compró con su dinero. Y en cierto sentido soy rehén de la situación, porque me interesa preservar el matrimonio. Todavía no tenemos hijos y, en caso de divorcio, lo más probable es que no reciba nada. © winrooms / Reddit

¿Cambiarías tu vida habitual por una jaula de oro por un mes o dos? ¿Cuál crees que es el verdadero secreto de la felicidad?

Compartir este artículo