14 Personas que tuvieron jornadas laborales tan absurdas que ni ellas mismas podían dar crédito a lo que pasaba

En promedio, una persona trabaja más de 90 mil horas en su vida. De acuerdo, eso es mucho, y el trabajo se convierte casi en un segundo hogar para nosotros: en ocasiones pasamos más tiempo con los colegas que con la familia. Y, naturalmente, de vez en cuando en el trabajo hay situaciones que se recuerdan durante años.

Genial.guru está seguro de que incluso un empleado de una biblioteca tranquila tiene un par de historias sobre días de trabajo locos. Ni hablar de las 14 personas de nuestra selección de hoy.

  • Una amiga trabajaba como administradora en un costoso salón de belleza. En ese momento, recién empezaban a hacer depilación con cera. Un chico fue allí y pidió que le hicieran ese procedimiento. La profesional se negó. Pero él dijo que pagaría 300 USD, porque había hecho una apuesta con sus amigos por 3000 USD. Se lo hicieron. Pagó. Se fue con los ojos cuadrados. ¡Pero feliz! © Oídoporahí / Ideer
  • Me fui de luna de miel, y cuando volví a trabajar, me sorprendió descubrir que casi todos los empleados, y eran unos 100, ¡habían sido despedidos! Excluyendo al gerente, a mí y a otros cinco colegas. © Improvedandconfused / Reddit
  • Un hombre vino a una entrevista para conseguir un puesto en la comisaría. Durante la revisión de antecedentes, a la que él mismo accedió, resultó que lo buscaban por robo. Fue detenido allí mismo. © radiomix / Reddit
  • Estábamos transportando las cosas de un departamento viejo al nuevo en taxi por la noche, y nos disculpamos con el taxista por las molestias. Él respondió: “Chicos, la otra noche llevé a una enorme tortuga terrestre, untada con ensalada, a un hospital de reptiles en un asiento de seguridad para bebés. Ya nada es una molestia”. © ferdalangurin / Twitter
  • Nuestra jefa guardaba recambios de bolígrafos de repuesto en su oficina en una caja fuerte. Ni siquiera los bolígrafos en sí, sino los repuestos de tinta. Teníamos que ir a verla, mostrarle el bolígrafo terminado y sacar solemnemente el repuesto de la caja fuerte. Una vez tomé dos cajas de grapas a la vez, para no ir tan seguido a verla, porque ella repartía todos los suplementos de oficina con una cara que parecía decir que nos los comíamos y que deberíamos comer menos. Entonces me dijo: “Tienes que ser más modesta”. Porque dónde se ha visto que alguien se lleve dos cajas enteras de grapas. El lugar era un banco, por cierto. © Julia Ivanova / Genial.guru
  • Trabajaba en un concesionario de automóviles. Llegó una pareja y se llevó un auto para una prueba de manejo. Generalmente, la gente prueba un auto durante 10 o 15 minutos, 30 como máximo. Pero estos dos desaparecieron. Después de 2 horas y media, los llamamos, pero no respondieron. Al final de la jornada laboral llamamos a la policía, pero nos dijeron que no hubo un secuestro formal, porque no había límite establecido de tiempo ni de distancia. Y a la mañana siguiente, la pareja, como si nada hubiera pasado, devolvió el coche con el depósito vacío y un recorrido de 800 km. © penclnck / Reddit

“Tenemos una situación en la oficina. Todas las chicas están gritando, el trabajo se ha detenido”

  • En mi trabajo, el equipo se dividió en dos grupos, no nos soportamos. Discutimos y nos peleamos por las cosas más pequeñas. El equipo es completamente femenino: mujeres de 20 a 39 años. Encontramos una salida: cuando alguien molesta a alguien, fijamos una hora para jugar al Counter-Strike. Jugamos equipo contra equipo. Las perdedoras lavan los platos de todas. Mientras jugamos, no nos comunicamos entre nosotras. Discutimos como perros rabiosos, pero esta es la única forma en la que resolvemos los conflictos. © Oídoporahí / Ideer
  • Trabajo en una fábrica, me entró una llamada: “Gerente de depósito, Alex”:
    —Andrés, hola, no están dejando pasar la mercancía en el puesto de control, piden unos documentos, llámalos, es urgente, ¡la jefa lo sabe!
    —Hola, ¿qué carga? No estaba esperando nada, ¿cuál es el número del punto de control?
    —742. Llama rápido.
    —Está bien, ahora lo resuelvo.
    Luego colgué y empecé a pensar. No recordaba para nada a ningún Alex, los números internos de nuestra fábrica eran de cuatro dígitos y solo había mujeres trabajando en el depósito. Además, tampoco teníamos una jefa. Aunque la fábrica era grande: había 9 mil empleados. Y luego gradualmente lo recordé: 2 años antes había renunciado en otra fábrica. ¡2 años, Alex! ¿Dónde has estado? © 103623 / Pikabu
  • Trabajo como extra en televisión y en cine. Pueden despedirte por la cosa más pequeña. Una vez, estaba en una escena con Jimmy Smits. Estábamos sentados y, en medio de un completo silencio, mi teléfono empezó a sonar. Salí corriendo de la habitación, y cuando regresé, alguien decía que deberían despedirme por eso. Y entonces Jimmy Smits anunció en voz bien alta: “Lo siento, me llamó mi agente”. Y luego me hizo un leve gesto con la cabeza. Me salvó ese día. © MsDigbyChickenCaesar / Reddit

“Mi impresora se averió: masticaba papel. El jefe se la llevó para repararla. Me envió una foto del centro de servicio con la solicitud de que no me hiciera la manicura en el lugar de trabajo”

  • Soy una vendedora de gorros. A menudo, las mujeres vienen con sus maridos. Si el marido está de buen humor, suele bromear. ¿Sabes cómo bromean? Todos, sin excepción, ¡toman un gorro infantil y tratan de ponérselo a su esposa! Y solo unos pocos bromean de una manera diferente. ¿Sabes cómo? ¡Se ponen el sombrero en su propia cabeza! Después de eso, el gorro suele quedar arruinado, pero ¿a quién le importa? © Victoria Sergeeva-Filippova / Facebook
  • Soy tatuador. Una vez me llamaron a las 2 de la mañana, una voz de mujer: “¿Cómo hay que cuidar el tatuaje?”. Yo, por decirlo suavemente, me quedé estupefacto, pero traté de mantener un tono educado, aunque dentro de mí ya se estaba despertando un monstruo. Pregunté: “¿Cuándo te hice el tatuaje?”. A lo que obtuve una respuesta por la que el monstruo se terminó de despertar: “No me lo hiciste tú”. Yo: “¿Y por qué crees que debo asesorarte gratis a las 2 de la mañana?”. Ella: “Bueno, eres un tatuador, deberías asesorar”. Colgué. © Glasseskit / Pikabu
  • Trabajo con una señora muy tóxica. Puede escupir detrás de la espalda de los colegas y los clientes, maldecirlos. Deja alfileres y agujas constantemente en todas partes. Yo no creo en nada de eso, pero es desagradable, por supuesto. Hace poco, una excolega suya me contó que la mera presencia de la sal saca de quicio a la señora. Bueno, agregué un poco de sal a su lugar de trabajo. ¡Qué escándalo se armó! Se puso a gritar y se quejó a la administración. Descubrió que fui yo revisando las cámaras de seguridad. La administración quedó un poco estupefacta por la situación. Ahora la señora y su jefa inmediata me consideran una bruja y me evitan. © Iryna Aliashkevich / Facebook
  • Tenía una colega que había sido criada por un padre soltero. Un día se nos permitió no seguir el código de vestimenta y usar jeans, y esta chica apareció en mallas y una remera blanca. ¡Sin brasier! Tuve que hacerle un comentario. ¡Y ella se sonrojó y dijo que no tenía brasier! Nunca se había comprado ni uno solo. Yo estaba muy asombrada y me ofrecí a ir con ella después del trabajo a una tienda de lencería. © Cheryl Gorrian / Quora

¿Qué incidentes extraordinarios has tenido en el trabajo?

Imagen de portada Cheryl Gorrian / Quora
Compartir este artículo