20+ Reglas de un experto en etiqueta, que muchos no conocen hoy en día

En el siglo XIX, una persona de modales impecables tenía que saberlo todo sobre las secuencias de bailes en los eventos y los movimientos correctos con el abanico. Pero aún hoy, el concepto del “buen gusto” no ha desaparecido, sino que simplemente se han modificado las reglas de comportamiento en la oficina, el transporte e incluso las redes sociales. Y una experta en ética empresarial, etiqueta y protocolo, Albina Holgova, ayuda a todos a comprender estos difíciles detalles en su cuenta de Instagram.

Genial.guru ha seguido la cuenta de la especialista durante mucho tiempo, y ahora sabe exactamente cómo mejorar tales habilidades como la cortesía.

  • Solo se puede hablar en el transporte público en voz baja (si se trata de un dialogo entre dos personas). ¡Hablar por teléfono es tabú! Como último recurso: “¿Hola? Es incómodo para mí hablar ahora, te llamaré un poco más tarde”. Es lo máximo que uno puede permitirse. Y, en general, esto se aplica a todos los lugares donde hay cerca gente ajena. De esta manera, las personas educadas (que se conocen entre sí) incluso en el elevador hablan solo cuando no hay nadie más en la cabina. ¿Por qué? Porque la distancia con alguien ajeno es demasiado pequeña en ese recinto. La persona se convertirá en una oyente involuntaria, aunque probablemente no le gustaría serlo.
  • En el mismo transporte público, según las reglas de los buenos modales, un hombre siempre cede el asiento a una mujer. Este no puede sentarse en un vagón de metro o un autobús si al menos una dama está parada. Los niños a partir de 5 — 6 años también deben ceder. Una imagen frecuente: una madre y un hijo entran al vagón; el niño tiene unos 10 años y se sienta. Solo hay un asiento libre, así que la madre queda de pie. De acuerdo con las reglas de etiqueta, todo debe ser al revés: la madre debe sentarse y el niño puede pararse o, en casos extremos, sentarse en su regazo. Otro punto importante: una mujer no debe ceder el asiento a otra dama si son del mismo escalón de edad. Hay 3 escalones: aprendiz (hasta unos 30 años), medio (desde los 30 hasta la edad de jubilación) y “dorado” (jubilación). De esta manera, una chica de 35 años no debe ceder el asiento a una de 45: están en el mismo escalón de edad. Pero a una mujer del escalón “dorado” sí se le debe dar el lugar.
  • La sandía se come con cuchillo y tenedor de postre.
  • No se unta la mantequilla en todo el pan. Se pone solo en un trozo que debe ser separado para ser comido de una vez.
  • Ni la anfitriona ni nadie más puede preguntar: “¿Por qué no comes pescado?”.
  • La rodaja de limón del té no se come.
  • Cumpleaños en la oficina. Nada de pizzas ni pasteles (en caso de tener en cuenta la etiqueta). Solo bocadillos chiquitos que deben comerse de una vez. Canapés pequeños, frutos secos, algo que pueda tomarse, llevarse a la boca y comerse de un mordisco, sin tenedores ni cuchillos.
  • Y por último, nada de “alimentarse”. Hay que decir “comer”. Se alimenta a los niños, pero los adultos comen.
  • Puedes limarte las uñas en casa, en un salón de manicura y en el baño de un lugar público, pero de ninguna manera en presencia de desconocidos.
  • Por cierto, la etiqueta no permite usar una manicura cubierta de gel. Se entiende que una chica (mujer) elegante no puede gastar mucho tiempo para ponerse bella. Y no puede convertirse en rehén de ningún tipo de manicura. Es decir, de acuerdo con la ciencia del buen gusto, una chica en cualquier momento debería poder quitarse el esmalte en casa ella misma, sin recurrir a la ayuda de un especialista. Además, vale la pena recordar que la etiqueta le permite salir sin recubrimiento en absoluto, dándole libertad a la chica: hoy puede ser esmalte rojo, pasado mañana beige, y después de eso sin pintura en absoluto. Ni siquiera quiero hablar de la raya del crecimiento de la uña. Una cantidad increíble de mujeres salen así. Eso significa que no hubo tiempo suficiente para visitar a un especialista. Afirman que nadie se da cuenta de eso, pero muchos lo notan. El hijo de una de mis clientas una vez le preguntó: “Mamá, ¿por qué la chica tiene el dedo separado de la uña?”. También me gustaría llamar la atención sobre el hecho de que la manicura francesa también está prohibida. Si a alguien le encanta el esmalte transparente, puede usarlo, pero una raya blanca en la uña es algo completamente innecesario.
  • En la correspondencia, no puedes referirte a una persona por sus iniciales. Solo nombre completo o apellido. Aquí Julia escribe que el gerente se dirige a ella en un correo electrónico: “J. V., ¡buenas tardes!”. Es una grave violación de las reglas de etiqueta. Si las iniciales están en el encabezado, es una cosa, pero en el cuerpo de la carta, el nombre debe escribirse completo.
  • Los mensajes de voz son de mal gusto si este método de comunicación no fue acordado de antemano.
  • ¿Cómo terminar una disputa? Hacer una pausa, amablemente proponer que cada uno quede con su opinión e inmediatamente iniciar otro tema de conversación. Además, la benevolencia debe ser sincera. “Pero, Ana, ya estamos discutiendo. ¿De qué sirve? Dejemos a cada una con su propia opinión. Mejor dime, ¿cómo estuvo tu visita al teatro? ¿Te gustó la ópera?”. En general, cuando nos comunicamos con alguien querido, hay que pensar en lo que estamos diciendo. Conozco varios casos en los que una tierna amistad fue destruida por el hecho de que alguien se permitió demasiado en las palabras.
  • Muchos no estarán contentos con esto, pero incluso en días de calor, se debe asistir a reuniones importantes con pantimedias (o medias). Eso dice la etiqueta.
  • Halagar a un desconocido no es de mal gusto. Pero rechazar un halago o no estar de acuerdo con él es de malos modales. Solo hay que dar las gracias. Un halago es un regalo.
  • Nunca dejes que nadie con quien no quieras tener un contacto físico te toque. La gente me pregunta cómo pedirles a otros niños que no toquen a su bebé en la calle. Podrías decir, por ejemplo, que tu pequeño se asusta cuando lo tocan desconocidos. Piensa en una explicación para todos los casos. Lo principal es decirlo en un tono muy amigable para no ofender a un niño sociable. Los pequeños rompen la distancia sin darse cuenta. Con los adultos es otra situación. En este caso, ellos, por regla general, siempre saben que no pueden acercarse tanto, pero lo hacen. Puede haber muchas razones, una de las cuales es hacerte perder el equilibrio. ¡Respeta tus límites y defiende tu distancia personal! Por ejemplo, puedes dar un paso atrás, pero manteniendo la confianza.
  • Los adultos deben ponerse en cuclillas al hablar con niños pequeños.
  • Por cierto, los niños deben dirigirse a un adulto desconocido con la frase “Disculpe, por favor”, y no “señor” o “señora”.
  • No hay que sostener la puerta a una persona que está a unos 10 pasos de nosotros, ya que la hacemos apurarse. Debemos sostenérsela solo a los que están cerca, a 2 pasos de distancia.
  • Si tocaste las servilletas o los cubiertos en un restaurante, ya no puedes evitar hacer una orden.
  • No tiramos del respaldo del asiento de adelante en un avión ni lo golpeamos. Cuidamos a los niños. Actuamos como si el respaldo no existiera.
  • Parches para los ojos en un avión o tren = tabú. Y de nuevo sobre lo obvio. Hay una fotografía bastante conocida. Fue tomada durante el primer viaje transatlántico. Las personas a bordo vestían trajes. Fue muy hermoso. Yo misma vuelo muchas veces en falda, pero estoy de acuerdo con que este tipo de ropa puede causarle incomodidad a alguien. Por la misma razón podemos ver pantalones deportivos estirados en los aviones. Aunque, según las reglas del código de vestimenta, esta ropa no es apta para vuelos. Bueno, está bien. Pero parches en un lugar público, señoras, es demasiado.

Admítelo, ¿qué reglas de estas has seguido de todos modos y cuáles han resultado nuevas para ti?

Imagen de portada Depositphotos.com, East News
Compartir este artículo