Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

20 Usuarios compartieron las peores experiencias que tuvieron en una boda (y no vivieron felices para siempre)

Tener una boda perfecta es el sueño de muchos: novios enamorados, música celestial, comida deliciosa y un gran baile que dura hasta el día siguiente. Sin embargo, la realidad humana no siempre es así. Algunos casamientos tienen sus tropiezos, y quienes cumplen el rol de invitados se convierten en testigos de situaciones que van desde lo hilarante hasta lo desastroso.

Genial.guru recopiló algunas historias de bodas catastróficas que podrían parecer insólitas, pero que se convirtieron en la peor pesadilla de sus protagonistas.

¿Y vivieron felices para siempre?

  • La peor boda a la que fui duró dos horas y media. Cantaron canciones, encendieron velas, se escribieron poemas el uno al otro y tuvieron una ceremonia de arena. Es como si hubieran tomado algo de cada boda a la que fueron y hubieran decidido poner TODO en una sola. Se motivó a los invitados para que llevaran a sus niños (ella era maestra de kínder y amaba a los pequeños), por lo que pueden imaginar qué tan bien le fue una boda tan larga. Después decidieron tomarse fotos durante una hora y media, pero no dejaban a los invitados comer hasta que ellos terminaran. Cuando finalmente sirvieron la comida, ya eran las ocho de la noche y todo estaba frío. © FiendishCurry

  • Que los novios se queden sin cenar. Me tocó en mi boda... estábamos en la mesa del centro y solo veíamos pasar los platillos. Teníamos todo el día sin haber probado bocado. Mi marido dijo: “parece mentira que en mi boda los novios no sean el centro de atención”. Tuvo que levantarse y solicitar que nos trajeran comida, así que fuimos los últimos en cenar. © Cecilia Escobar

  • Mi amiga tenía un novio por correspondencia. Él estaba en otro país, pero su familia vivía aquí. Se conocieron por la hermana del novio y se comprometieron; la boda civil se celebró en casa de la cuñada. Ahí nos ocurrió un hecho muy gracioso y, a la vez, horroroso. Una vez que estábamos en la ceremonia, firmaron los novios y después nosotros, los testigos. En ese momento, comenzaron a volar cucarachas, de las más grandes que yo haya visto. A mi amiga se le posaron en su pecho; a mí, en mi cabello (que es o era rizado). Toda la gente corría, y mi amiga y el novio estaban muy apenados. ¿De dónde salieron? No sabemos. La dueña de la casa lucía ruborizada. En cuanto nos calmamos comenzó la risa hasta que llegar a las carcajadas. Unos días después se realizó la boda religiosa. El cuñado debía pasar por nosotras en un Lincoln clásico para llevarnos a la iglesia, pero se hizo muy tarde y, finalmente, nunca llegó. El novio de la hermana de mi amiga era chofer de un camión repartidor de refrescos y estaba entregando en un supermercado en la esquina de la casa de la novia. Lo más gracioso es que fuimos al templo junto con la novia, quien estaba bien chula, y nosotras, las madrinas, con vestidos rosas con diademas de flores rosas, en un camión repartidor de refrescos. Al llegar a la iglesia, el sacerdote nos regañó por llegar tarde. Cuando estábamos en la ceremonia, solicitaron las arras y anillos. A mí me tocaba llevar las arras y llevé unas monedas que mande dorar, pero anteriormente el novio me dijo que el cuñado llevaría centenarios y los anillos. El sujeto nunca llegó: ni con el carro, ni con las arras y anillos. Tuvimos que sacar las que yo llevaba, y la mamá de él y su hermano se quitaron sus anillos y se los dieron. Llegamos al final de la ceremonia y el cuñado se robó el carro, los centenarios y los anillos que llevaban diamantes de adorno. Dejó a su familia por robarles. Y mi amiga aún sigue felizmente casada y viviendo en Canadá. © Sonia del Carmen Sánchez García

  • Que el novio o la novia deje plantado al otro. No fui yo, sino que lo presencié en una boda, y quería que la tierra me tragara. Creo que es lo más humillante que puede pasarle a una persona. © Milagro Rodríguez

  • Una pareja muy religiosa realizó la ceremonia de su boda en una pequeña iglesia al sur de España, a mitad de agosto. Duró tres horas y yo sentí que moriría de un golpe de calor. Podía ver a la persona que estaba frente a mí sudar a través de su traje. Posteriormente, los autobuses llevaron a todos al lugar de la recepción, pero no estaba listo, así que tuvimos que esperar afuera en el calor. Solo había algunos pocos asientos para los adultos mayores, así que todos los demás tuvimos que quedarnos parados durante dos horas. El resto de la boda transcurrió sin problemas, pero todos estábamos exhaustos. © sikamikanica

  • Lo peor fue cuando la novia dijo “supongo” en lugar de “sí, acepto”. Fue muy incómodo y todos sabían que no duraría. Ella lo engañó y ahora están divorciados. © Persistent_Vulture

  • La novia se presentó tarde a su propia boda, llorando y queriendo reponerse porque le había dicho adiós a la otra persona con la que salía. El matrimonio duró probablemente seis meses. © brighteyes82

  • La boda de unos primos lejanos. Ella se veía hermosa, pero olía HORRIBLE, y eso que tenía total acceso a una regadera y a un desodorante. Ella y su esposo ganan más dinero que yo. © suddatomic

  • El novio invitó a la ceremonia a su ex, con la que no hacía mucho tiempo atrás había terminado antes de llegar con la nueva chica (quizás seis meses antes, como máximo). La ex los vio feo todo el tiempo. Mala idea. © candyqueen1978

  • En la boda de unos amigos hubo muy poca comida; una ceremonia muy larga a cargo de un sacerdote que no se veía muy feliz de estar ahí y se los hizo saber; no hubo palabras o algo que hiciera sentir a la boda como algo especial. Tampoco hubo suficientes lugares en la recepción y, además, no estaban asignados, así que te dejaban a tu suerte si querías sentarte con alguien. © sooperspecial

  • Después de tener una relación durante 10 años, se casaron. Era doloroso ver la boda, ya que habían tenido una pelea muy fuerte la noche anterior, por lo que apenas si volteaban a verse. Se separaron ocho semanas después. © Ankekid

  • Cuando el sacerdote dijo “puedes besar a la novia”, ella se volteó para que le diera un beso en el cachete. Incluso un niño hubiera detectado las alarmas. Llevan mucho tiempo divorciados. © MyHandleisHandle

  • Aproximadamente una hora antes de la boda de mi prima, ella dijo que su próxima boda no sería tan grande y complicada. Tenía razón: la segunda fue muy pequeña. © PapillonMom

  • La novia, quien creíamos que iba tras el dinero, soltó una carcajada en la parte de “en la riqueza y en la pobreza” durante el ensayo de la boda. Prometió que se controlaría durante la ceremonia. Sin embargo, no lo logró y volvió a reírse. Jamás pronunció esa frase. © HoopOnPoop

  • En su primer baile, él trataba de besarla y ella lo evitaba sutilmente. Me di cuenta de eso y pensé: “Mmm... no creo que ella lo ame”. No estaba equivocado. Se divorciaron durante el primer año de casados. © wehnaje

  • Durante la recepción de la boda de mi mejor amigo bailamos juntos un rato. Él me dijo al oído: “Debiste haber sido tú”. Me fui en un taxi y lloré todo el camino a casa. No he hablado con él desde entonces. Él todavía está casado con ella. © Jennymoonbean

  • Un invitado a la boda miraba por la ventana y, al ver llegar a la novia, le dijo sonriente al novio, quien esperaba en el altar: “¡Ya llegó ella!”. De broma, él fingió que escapaba. Cayó como un balde de agua fría porque, en realidad, él se había escapado el año anterior. Literalmente se fue y no regresó durante ocho semanas, mientras ella estaba embarazada de su primer hijo. La madre de la novia le dirigió una mirada que habría marchitado las flores de la boda y la alegre plática en el salón se convirtió en un silencio helado, justo a tiempo para la entrada de la novia. Después de muchos años siguen juntos y han tenido más hijos, pero no los describiría como felizmente casados. © AppleRhubarbCrumble

  • Poco después de la ceremonia, el novio anunció a todos, incluyendo a la novia (mi sobrina), que se había enlistado en la Marina y que se iría en unas pocas semanas. Ella estaba más que sorprendida. Ni siquiera duraron un año. © ALinLOSANGELES

  • La familia de la novia se presentó vestida muy informal a la boda, excepto su hermano, y no hubo un baile de padre e hija. Ella bailó llorando con su hermano. Su familia se fue temprano, excepto el muchacho. La familia del novio la amaba y no entendía por qué no se mostraban solidarios. Todavía están juntos y recientemente tuvieron un hijo. © thequeenofshade

  • Le pidieron al oficiante que no dijera todo el asunto de “si alguien algún motivo por el cual estas dos personas no deberían casarse...” porque “ya no querían escuchar las opiniones de nadie”, y sabían que más de una persona estaba planeando ponerse de pie para decir su objeción. © HatchlingChibi

¿Has presenciado algún momento incómodo en una boda? ¿Qué es lo más extraño que has visto en una de ellas? Cuéntanos en la sección de comentarios.